EL RE­GRE­SO A CLA­SES

Mujer (Panama) - - Consultori­o -

Siem­pre he pensado que el re­gre­so a cla­ses es cuan­do ofi­cial­men­te arran­ca­mos el año. Pa­ra mu­chos, es otro si­nó­ni­mo de es­trés. Cuan­do nos ha­bi­tua­mos a una ru­ti­na, es di­fí­cil vol­ver a la nue­va ru­ti­na de los chi­cos en la es­cue­la. Sin em­bar­go, no tie­ne que ser una pe­sa­di­lla. Aquí te de­jo cin­co con­se­jos que te pue­den ayu­dar a que es­te re­gre­so sea una nue­va ex­pe­rien­cia: más tran­qui­la, po­si­ti­va y sa­lu­da­ble pa­ra to­dos.

1. Tran­si­ción. Pa­ra un re­gre­so a cla­ses más sua­ve y or­de­na­do, lo im­por­tan­te es ha­cer la tran­si­ción lo más sua­ve po­si­ble. Una se­ma­na an­tes, los ni­ños de­ben em­pe­zar a acos­tar­se a la ho­ra que se acer­que a su ho­ra­rio nor­mal. Ca­da día unos 15 mi­nu­tos o me­dia ho­ra más tem­prano. Tam­bién se re­co­mien­da no de­jar to­do pa­ra el fin de se­ma­na an­tes, ya que es cuan­do más es­ta­mos co­rrien­do de un la­do al otro. En Pa­na­má su­fri­mos de es­to, por en­de, com­prar los uniformes con an­ti­ci­pa­ción es im­por­tan­te pa­ra no que­dar­se sin ta­llas.

2. Eco­no­mía. El as­pec­to eco­nó­mi­co tam­bién es im­por­tan­te, no de­jes a lo úl­ti­mo el gas­to que abar­can los úti­les es­co­la­res y de­más. De ser po­si­ble, guar­da un pe­que­ño fon­do pa­ra los te­mas aca­dé­mi­cos, así no sen­ti­rás el “gol­pe” de un so­lo. Lue­go vie­nen las ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res que tam­bién pue­den ser cos­to­sas, y aun­que son im­por­tan­tes pa­ra los ni­ños, a ve­ces pue­den so­bre­car­gar­los. Ana­li­za qué ne­ce­si­ta tu hi­jo a ni­vel in­di­vi­dual y colectivo que pue­de ayu­dar­lo a sen­tir­se me­jor y no afec­te el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

3. Or­ga­ni­za­ción. El re­gre­so a cla­se es tam­bién un tra­ba­jo que in­vo­lu­cra to­da la fa­mi­lia y una de las he­rra­mien­tas más im­por­tan­tes es la or­ga­ni­za­ción. A medida que van cre­cien­do los ni­ños, in­vo­lu­crar­los en ayu­dar la no­che an­te­rior: Pre­pa­rar el uni­for­me, ayu­dar con la lon­che­ra y de­jar la bol­sa lis­ta. El re­sul­ta­do es me­nos co­rre­de­ra en la mañana. El uso de la agen­da, un ho­ra­rio en la ca­sa pa­ra que se­pan cuán­do ha­cer las ta­reas, co­mer y ju­gar y, por úl­ti­mo, un calendario fa­mi­liar pa­ra las fe­chas im­por­tan­tes de exá­me­nes y guías de es­tu­dio. To­das son he­rra­mien­tas que nos ayu­dan a po­ner or­den.

4. Me­tas y Ex­pec­ta­ti­vas. Pue­den tam­bién crear me­tas con tus hi­jos so­bre el año aca­dé­mi­co pa­ra in­vo­lu­crar­los en su pro­pio desem­pe­ño. Las no­tas no lo son to­do, más es la mo­ti­va­ción por apren­der y la res­pon­sa­bi­li­dad de cum­plir con sus obli­ga­cio­nes. Pre­gún­ta­les ¿qué quie­ren lo­grar es­te año?, ¿qué de­ben me­jo­rar del año pa­sa­do?, ¿qué les preo­cu­pa?, ¿qué les mo­ti­va? Con­ver­sar con ellos pa­ra pre­pa­rar­los con men­te po­si­ti­va.

5. Sa­lud emo­cio­nal. Por úl­ti­mo, no des­cui­de­mos la sa­lud emo­cio­nal de nues­tros chi­cos. El re­gre­so a cla­se pue­de ser de mu­cha an­sie­dad, y más aún si tie­nen di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je, so­cia­les o emo­cio­na­les. Pre­gún­ta­les có­mo les fue en la es­cue­la, so­bre las cla­ses, los ami­gos o al­go po­si­ti­vo que ha­ya ocu­rri­do. Si se que­jan de dolores fí­si­cos y no quie­ren ir al co­le­gio, pre­gun­ta si al­go más es­tá pa­san­do en su vi­da. La pre­ven­ción si­gue sien­do la me­jor es­tra­te­gia pa­ra si­tua­cio­nes de ries­go co­mo el acoso es­co­lar, la de­pre­sión y otros.■

MARINE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.