DES­CU­BRE ÁMSTERDAM

Mujer (Panama) - - Moda - MOE PETTERSON l que­di­ce­[email protected]­sa.com l @que­di­ce­moe

Ca­na­les, que­so gou­da, tu­li­pa­nes, mo­li­nos y cer­ve­za. Hay mu­cho que des­cu­brir en es­ta her­mo­sa ciu­dad que al­ber­ga mu­seos fa­mo­sos, co­mo el de Van Gogh y la ca­sa en don­de se ocul­tó An­na Frank.

Ámsterdam tie­ne mu­cho que ofre­cer y es una ciu­dad pa­ra re­co­rrer a pie. Sus her­mo­sos ca­na­les, pro­te­gi­dos por la Unes­co, que mi­den 75 km y re­co­rren to­do el cen­tro de la ciu­dad, se pue­den dis­fru­tar a pie, en bi­ci­cle­ta o en bar­co y el trans­por­te pú­bli­co fun­cio­na muy bien. Des­de el agua po­drás ver las fa­mo­sas ca­sas dan­zan­tes que es­tán a los bor­des de los ca­na­les, muy pe­ga­das unas a las otras.

El área co­no­ci­da co­mo Mu­seum­plein es el co­ra­zón de la cul­tu­ra de la ciu­dad. Aquí se en­cuen­tran el mu­seo de Van Gogh, que al­ber­ga la co­lec­ción más gran­de de obras de es­te au­tor. A unos me­tros de dis­tan­cia es­tá el Rijs­mu­seum, el más gran­de del país. En el par­que, en­tre los mu­seos, es­tá el fa­mo­so le­tre­ro Iams­ter­dam, don­de se fo­to­gra­fían mu­chos vi­si­tan­tes. Las fi­las en que com­prar en­tra­das pa­ra es­tos mu­seos son siem­pre lar­guí­si­mas, por lo que es me­jor com­prar­las en lí­nea.

La ca­sa de Ana Frank, el es­con­di­te de ella y de su fa­mi­lia an­tes de ser des­cu­bier­tos, arres­ta­dos y en­via­dos a un cam­po de con­cen­tra­ción, es un mu­seo que va­le la pe­na vi­si­tar y se lle­na con ra­pi­dez. Los bo­le­tos se ven­den en lí­nea has­ta dos me­ses an­tes de la vi­si­ta.

El Bloe­men­mar­ket es un gran mer­ca­do de flo­res y de plan­tas y en su ori­gen era un mer­ca­do flo­tan­te a ori­llas del ca­nal Sin­gel. Aquí pue­des en­con­trar to­do ti­po de tu­li­pa­nes, bul­bos y flo­res, ade­más de re­cuer­dos de tu vi­si­ta a Ho­lan­da.

Hay ocho mo­li­nos de vien­to en la ciu­dad. El más fá­cil de vi­si­tar es el Goo­yer, que que­da al la­do de una reconocida y ga­lar­do­na­da cer­ve­ce­ría ar­te­sa­nal que, ade­más, ofre­ce “tours” guia­dos.

La pla­za Dam es la prin­ci­pal de Ámsterdam, y en ella se en­cuen­tran el Pa­la­cio Real, el Mo­nu­men­to Na­cio­nal y el Mu­seo de Ce­ra de Ma­da­me Tus­sauds, ade­más de mu­chí­si­mas tien­das y res­tau­ran­tes.

Si lle­gas en la épo­ca de los tu­li­pa­nes, no de­bes de­jar de ver el fa­mo­so Keu­ken­hof, un par­que de tu­li­pa­nes de 32 hec­tá­reas, con más de 7 mi­llo­nes de bul­bos de flo­res. Que­da en las afue­ras de la ciu­dad y su tem­po­ra­da va de mar­zo a abril.

Pa­ra mu­chos, re­co­rrer los fa­mo­sos “cof­fee shops” en los que se pue­de con­su­mir li­bre­men­te ma­rihua­na re­sul­ta una vi­si­ta in­tere­san­te, y tam­bién lle­gar al cer­cano ba­rrio ro­jo, don­de es­tá el mu­seo del se­xo. El área es muy vi­si­ta­da (a cual­quier ho­ra) por turistas de to­das las eda­des.

Pa­ra los aman­tes de la cer­ve­za, el “tour” de la cer­ve­ce­ría Hei­ne­ken, ubi­ca­da en la fá­bri­ca ori­gi­nal, en el cen­tro de la ciu­dad, se­rá al­go que dis­fru­ta­rán, ade­más de que la en­tra­da in­clu­ye una cer­ve­za al fi­na­li­zar la vi­si­ta.

Muy cer­ca, por tren, es­tán Bruselas, Bru­jas y Lu­xem­bur­go, her­mo­sas ciu­da­des que pue­des apro­ve­char pa­ra vi­si­tar en el mis­mo via­je. Hay vue­los di­rec­tos des­de Pa­na­má en KLM y oca­sio­nal­men­te sa­len ofer­tas de via­je a pre­cios tan ba­jos co­mo 361 dó­la­res, con es­ca­la en Es­ta­dos Uni­dos. Los pa­na­me­ños no ne­ce­si­tan vi­sa de tu­ris­ta pa­ra Ho­lan­da si van por me­nos de tres me­ses.■

Em­pre­sa­ria pa­na­me­ña, fun­da­do­ra de la pri­me­ra bol­sa de tra­ba­jo por in­ter­net, Mas­tra­ba­jo. com. Ca­sa­da, ma­má de tres ni­ños. De raí­ces mul­ti­cul­tu­ra­les, tri­lin­güe, via­je­ra apa­sio­na­da. Siem­pre en bús­que­da de co­no­cer nue­vos lu­ga­res, aven­tu­ras y ex­pe­rien­cias. “Tr

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.