En­té­ra­te

Em­ba­ra­zos mas­cu­li­nos

Mujer (Panama) - - Index -

Nos cree­rías si te di­jé­ra­mos que un hom­bre pue­de ex­pe­ri­men­tar un em­ba­ra­zo de ma­ne­ra muy pa­re­ci­da a la que lo ha­ce una mu­jer cuan­do atra­vie­sa la dul­ce es­pe­ra?

No es un mi­to, se tra­ta de una reali­dad que pue­de ex­pe­ri­men­tar un hom­bre y tie­ne por nom­bre Sín­dro­me de Cou­va­de (que en fran­cés si­ni­fi­ca ‘in­cu­bar’). Fue un an­tro­pó­lo­go fran­cés el que usó el tér­mino por pri­me­ra vez, en 1865, pa­ra des­cri­bir los há­bi­tos ob­ser­va­dos an­te la es­pe­ra de un be­bé en las co­mu­ni­da­des pri­mi­ti­vas, co­mo en la an­ti­gua Gre­cia.

Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad, el sín­dro­me abar­ca una se­rie de sín­to­mas que pue­den abar­car ma­les­ta­res fí­si­cos co­mo náu­seas, vó­mi­tos, ma­reos, do­lor ab­do­mi­nal y den­tal, cam­bios en el ape­ti­to, fa­ti­ga, in-

Los hom­bres pue­den lle­gar a ex­pe­ri­men­tar un em­ba­ra­zo en su pro­pio pe­lle­jo, te con­ta­mos de qué se tra­ta es­to.

som­nio, es­tre­ñi­mien­to, pro­ble­mas in­tes­ti­na­les y cam­bios de pe­so, en­tre otros. In­clu­so, al­gu­nos hom­bres lle­gan a su­frir tras­tor­nos hor­mo­na­les du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del em­ba­ra­zo de su pa­re­ja.

En el año 2014 hu­bo un ca­so bas­tan­te po­pu­lar de un hom­bre in­glés lla­ma­do Harry Ashby, un guar­dia de se­gu­ri­dad, que su­frió es­te con­jun­to de sín­to­mas ex­tra­ños pa­ra tra­tar­se de un hom­bre. “En un pri­mer mo­men­to, las náu­seas del em­ba­ra­zo, ob­via­men­te, el au­men­to de pe­so... mis te­ti­llas do­lían y te­nía cam­bios de hu­mor. Lo ig­no­ré al prin­ci­pio, pe­ro con­ti­nuó su­ce­dien­do, es cuan­do in­ves­ti­ga­mos y me en­te­ré de que te­nía un em­ba­ra­zo sim­pá­ti­co”, na­rró Harry en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión in­glés.

Se­gún Gil Sán­chez, gi­ne­có­lo­go y psi­quia­tra, ex­pli­có a la BBC, exis­ten evi­den­cias de que el pa­dre su­fre cam­bios a ni­vel ce­re­bral pa­ra po­der vin­cu­lar­se y ape­gar­se al be­bé, y tam­bién cam­bios a ni­vel psi­co­ló­gi­co y so­cial re­la­cio­na­dos con las ex­pec­ta­ti­vas cul­tu­ra­les de lo que sig­ni­fi­ca ser pa­dre.

Jeremy Adam Smith, au­tor de The Daddy Shift, ex­pli­có que “en los úl­ti­mos 20 años, los cien­tí­fi­cos han he­cho nue­vos des­cu­bri­mien­tos so­bre la for­ma co­mo los cuer­pos de los hom­bres cam­bian cuan­do se con­vier­ten en pa­dres, por ejem­plo, los hom­bres pier­den tes­tos­te­ro­na y ga­nan pro­lac­ti­na, que es una hor­mo­na aso­cia­da con la lac­tan­cia ma­ter­na, así co­mo el cor­ti­sol, que se li­be­ra co­mo res­pues­ta al es­trés que ayu­da a las nue­vas ma­dres a pres­tar aten­ción a las ne­ce­si­da­des del be­bé. Así que en mu­chas, mu­chas ma­ne­ras, los cuer­pos de ma­dres y pa­dres con­ver­gen cuan­do se con­vier­ten en pa­dres”.

No exis­ten mu­chos es­tu­dios acer­ca de es­te sín­dro­me. En el 2013 se reali­zó uno por par­te de un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res po­la­cos que pos­te­rior­men­te fue pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da “Me­di­cal Scien­ce Mo­ni­tor”. En él se ob­ser­va­ron a 143 hom­bres que es­pe­ra­ban un be­bé y el es­tu­dio con­clu­yó en que el 72% de los mis­mos ex­pe­ri­men­tó du­ran­te el em­ba­ra­zo de su mu­jer al me­nos uno de 16 sín­to­mas iden­ti­fi­ca­dos.

Se­gún ex­pli­có el doc­tor Art­hur Bren­nan, quien es­tu­dió el fe­nó­meno jun­to a la Uni­ver­si­dad St. Geor­ge's de Lon­dres en el 2007, y ex­po­ne sus ex­pli­ca­cio­nes en el do­cu­men­tal ‘Cou­va­de Syn­dro­me’: “al­gu­nas per­so­nas pue­den pen­sar que es­tos hom­bres es­tán fin­gien­do, pe­ro es­tán le­jos de bus­car aten­ción so­bre sí mis­mos, es­tos sín­to­mas son in­vo­lun­ta­rios”. Es­to sig­ni­fi­ca que es­te sín­dro­me no se pue­de ca­te­go­ri­zar co­mo en­fer­me­dad psi­quia­tra ni pa­to­ló­gi­ca. Se tra­ta de una “so­ma­ti­za­ción de un con­flic­to psi­co­ló­gi­co que no se pue­de re­sol­ver ra­cio­nal­men­te”.

Al ser un sín­dro­me psi­co­ló­gi­co, es­te pa­de­ci­mien­to no tie­ne un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. Los pa­dres son alen­ta­dos a man­te­ner una bue­na sa­lud y con­sul­tar a un mé­di­co en ca­sos ex­tre­mos.

Una vez que la ma­dre dé a luz, los sín­to­mas di­si­pa­rán de­jan­do una gran ex­pe­rien­cia de acer­ca­mien­to con su pa­re­ja, ya que la vi­ven­cia le per­mi­tió ex­pe­ri­men­tar en su pro­pio pe­lle­jo lo que sig­ni­fi­ca es­tar em­ba­ra­za­do.■

MACARENA BA­CHOR macarena.ba­[email protected]­sa.com @ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.