NUES­TRO PRI­MER AMOR

Mujer (Panama) - - Editorial -

La ma­ter­ni­dad es el don más pre­cia­do pa­ra al­gu­nas mu­je­res, es el mo­men­to de la rea­li­za­ción má­xi­ma, es la tran­si­ción exac­ta pa­ra asu­mir la ma­du­rez que de­be­mos afron­tar en es­ta nue­va eta­pa. Ca­da em­ba­ra­zo es un mun­do, na­die te pue­de de­cir có­mo te de­bes sen­tir, es el mo­men­to en el que em­pie­zas a es­cu­char cual­quier can­ti­dad de ex­pe­rien­cias y vi­ven­cias con al­gu­nas de las cua­les te iden­ti­fi­ca­rás y con otras no tan­to; en es­ta edi­ción, por ejem­plo, es­cu­cha­rás el testimonio de dos pre­sen­ta­do­ras de te­le­vi­sión panameñas que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do por pri­me­ra vez la ma­ter­ni­dad, ellas son Ca­ro­li­na De­men­tiev y Ro­se­ta Bor­da­nea.

Par­tien­do de es­to, de­be­mos te­ner en cuen­ta que el em­ba­ra­zo es una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes, lle­na de ex­pec­ta­ti­vas, de mu­chas ilu­sio­nes y, en cier­tas oca­sio­nes, an­gus­tia y an­sie­dad, na­die pe­ro na­die que no ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do la ma­ter­ni­dad sa­be real­men­te lo que se sien­te el ser ma­dre; sean em­ba­ra­zos pla­ni­fi­ca­dos o por sor­pre­sa, siem­pre son un re­ga­lo de Dios que de­be­mos asu­mir con la ma­yor de las res­pon­sa­bi­li­da­des, ya que vie­ne un ser a nues­tras vi­das que de­pen­de­rá al 100% de no­so­tros.

Los hi­jos son los que real­men­te nos cam­bian, por ellos em­pe­za­mos a pen­sar de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, nues­tras prio­ri­da­des y ne­ce­si­da­des ya no van a ser las mis­mas, to­do de­pen­de­rá de es­te pe­que­ñín que vino a com­ple­men­tar­nos de una ma­ne­ra má­gi­ca.

Quie­ro com­par­tir una pa­la­bras de la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, quien di­jo: “En­se­ña­rás a vo­lar, pe­ro no vo­la­rán tu vue­lo; en­se­ña­rás a so­ñar, pe­ro no so­ña­rán tu sue­ño; en­se­ña­rás a vi­vir, pe­ro no vi­vi­rán tu vi­da”. Sin em­bar­go, en

LA MA­TER­NI­DAD ES EL DON MÁS PRE­CIA­DO, ES UNA MON­TA­ÑA RU­SA DE EMO­CIO­NES.

ca­da vue­lo, en ca­da vi­da, en ca­da sue­ño per­du­ra­rá siem­pre la hue­lla del ca­mino en­se­ña­do... y es así, ya que los hi­jos, en de­fi­ni­ti­va, son de la vi­da no una ex­ten­sión de la nues­tra, ellos vi­nie­ron a com­ple­tar­nos, no a que no­so­tros reali­ce­mos nues­tros sueños por me­dio de ellos.

Por eso, to­dos los años he­mos tra­ta­do de acer­car­te es­te es­pe­cial de ma­ter­ni­dad, pa­ra que jun­tas po­da­mos se­guir cre­cien­do en es­te ca­mino, pa­ra que po­da­mos co­rre­gir erro­res y apren­der co­sas nue­vas y po­der vi­vir un po­co me­jor. En es­ta edi­ción en­con­tra­rás con­se­jos de be­lle­za y mo­da, te­mas que in­vo­lu­cran a tu pa­re­ja, el fa­mo­so “mom sha­ming”, en­tre otros. Y no ol­vi­den bus­car los te­mas com­ple­men­ta­rios en nues­tro por­tal web a par­tir de hoy. ¡Has­ta la si­guien­te edi­ción, que ten­gan un her­mo­so mes!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.