MI­LES DE EJEM­PLA­RES PATRIOTAS

Mujer (Panama) - - Editorial -

Qué tris­te es vi­vir en un país don­de los ma­lean­tes son hé­roes de la pa­tria”. Mu­chos di­rían que esa des­crip­ción ca­be a la per­fec­ción pa­ra la si­tua­ción que vi­ven nues­tros her­ma­nos ve­ne­zo­la­nos, otros es­ta­rán en desacuer­do, pe­ro en es­tos mo­men­tos no pue­do vol­tear la mi­ra­da y ha­cer­me la vis­ta gor­da so­bre es­te te­ma, no pue­do mos­trar una in­di­fe­ren­cia an­te la si­tua­ción de un país que su­fre, por eso hoy quie­ro es­cri­bir­le a to­dos los que es­tán y que al­gu­na vez lu­cha­ron en las ca­lles, ha­cien­do his­to­ria, ha­cien­do Pa­tria, quie­ro ase­gu­rar­les que no es­tán so­los, que en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas to­dos los he­mos vis­to, y lo que he­mos ob­ser­va­do es una na­ción que ha vol­ca­do su al­ma por la de­mo­cra­cia.

Ve­ne­zue­la es una na­ción que me ha­ce tras­no­char, llo­rar, asus­tar­me y ali­viar­me, por­que cuan­do lo me­di­to por un se­gun­do, cual­quie­ra de no­so­tros pu­die­ra es­tar en esos za­pa­tos, pe­ro tam­bién es una na­ción que me ha­ce in­fi­ni­ta­men­te or­gu­llo­sa por­que pa­re­ce que es­tá he­cha de pu­ro co­ra­zón.

Un pue­blo que sin me­di­ca­men­tos, sin se­gu­ri­dad, con es­ca­za co­mi­da, en mu­chos ca­sos sin ser­vi­cios bá­si­cos ge­ne­ra­les, si­gue en pie de lu­cha por lo que cree jus­to. Mi­les de per­so­nas que han de­ci­di­do des­per­tar y lu­char.

Un es­ta­do fa­lli­do con un pue­blo que es­tá he­ri­do pe­ro con pe­cho a tie­rra y con ga­nas de se­guir lu­chan­do con ho­nor por un “Glo­ria al Bravo Pue­blo”. ¿No es esa aca­so la de­fi­ni­ción de un pa­trio­ta, una per­so­na que ama pro­fun­da­men­te la pa­tria pro­pia y tra­ba­ja y se arries­ga por es­ta? ¿No es esa aca­so la ma­ne­ra de pe­lear por la de­mo­cra­cia?

Co­mo di­ría el po­lí­ti­co es­pa­ñol Mú­gi­ca Her­zog “la de­mo­cra­cia no es el si­len­cio, es la cla­ri­dad con que se ex­po­nen los pro­ble­mas y la exis­ten­cia de me­dios pa­ra re­sol­ver­los”. Allí es

“LA DE­MO­CRA­CIA NO ES EL SI­LEN­CIO, ES LA CLA­RI­DAD CON QUE SE EX­PO­NEN LOS PRO­BLE­MAS ”

don­de en­tran en ac­ción he­rra­mien­tas co­mo es­ta re­vis­ta, he­rra­mien­tas que qui­zás no son más que una fuen­te de in­for­ma­ción, en­tre­te­ni­mien­to y ex­pre­sio­nes de dis­tin­tos pun­tos de vis­ta, pe­ro que man­tie­nen la co­mu­ni­ca­ción y el in­ter­cam­bio de ideas y con­cep­tos. Po­cas ve­ces ca­llar­nos es una op­ción, po­de­mos de­ci­dir ce­der, pe­ro no sin an­tes ex­pre­sar­nos. Y pa­ra eso hay que apren­der a es­cu­char al que ten­go al la­do sin juz­gar­lo.

¿Qué he­mos he­cho co­mo so­cie­dad? ¿He­mos apren­di­do a es­cu­char a ve­ci­nos de otras na­cio­nes, o juz­ga­mos an­tes de tiem­po? Uno nun­ca sa­be dón­de va a es­tar, así que es me­jor no es­cu­pir ha­cia arri­ba por­que no hay ni que de­cir qué ocu­rre lue­go. Por esas ra­zo­nes no po­de­mos ser in­di­fe­ren­tes y vol­tear la mi­ra­da an­te es­ta si­tua­ción, de la cual es­toy se­gu­ra sal­dre­mos vic­to­rio­sos.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.