¿EL FIN DE UN TABÚ?

Mujer (Panama) - - Consultori­o -

La se­rie de Netflix, “13 Rea­sons Why” de­fi­ni­ti­va­men­te ha da­do que ha­blar en las úl­ti­mas se­ma­nas. Qui­zás sea por­que fi­nal­men­te po­ne fin a un tabú: el del acoso es­co­lar u hos­ti­ga­mien­to, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo “bull­ying” y el sui­ci­dio ado­les­cen­te. La his­to­ria em­pie­za con la na­rra­ción de una jo­ven ado­les­cen­te, de 16 años, Han­nah Ba­ker, re­cién mu­da­da, cu­ya adap­ta­ción a su en­torno es­co­lar es le­jos de ser fá­cil y ter­mi­na qui­tán­do­se la vi­da de­jan­do atrás unas gra­ba­cio­nes en ca­se­tes en las que ex­pre­sa los mo­ti­vos que la lle­va­ron al sui­ci­dio.

En la se­rie se pro­yec­tan los as­pec­tos más co­no­ci­dos del “bull­ying” co­mo lo es el acoso ver­bal, fí­si­co, psi­co­ló­gi­co, ci­ber­né­ti­co y sexual, la pro­pa­ga­ción de ru­mo­res, en­tre otros. Pe­ro ade­más, se lo­gra pro­fun­di­zar en va­rios ele­men­tos que nun­ca an­tes se ha­bían co­nec­ta­do con el “bull­ying”.

A con­ti­nua­ción, quie­ro des­ta­car cin­co ele­men­tos que nos brin­dan una nue­va luz (u os­cu­ri­dad) en la pro­fun­di­dad del “bull­ying” y el sui­ci­dio:

La co­si­fi­ca­ción sexual (en es­te ca­so, de la mu­jer): Des­de que las ni­ñas en­tran en la pu­ber­tad y sus cuer­pos van cam­bian­do se trans­for­man en se­res a quie­nes so­lo se les re­sal­ta los atri­bu­tos se­xua­les, su be­lle­za fí­si­ca, y se ig­no­ra el res­to de la per­so­na­li­dad y exis­ten­cia del in­di­vi­duo. La ima­gen e iden­ti­dad pro­pia de Han­nah se va des­tru­yen­do y dis­tor­sio­nan­do a tra­vés del cons­tan­te acoso sexual (ci­ber­né­ti­co, ver­bal y fí­si­co) pro­vo­ca­do por sus com­pa­ñe­ros de cla­ses; hom­bres y mu­je­res. Es­to ocu­rre en la vi­da real.

La di­fu­sión de res­pon­sa­bi­li­dad: Un fe­nó­meno so­cial que re­fle­ja cuan­do un gru­po de per­so­nas, por ac­ción o inac­ción, de­jan su­ce­der he­chos que nun­ca per­mi­ti­rían si es­tu­vie­sen so­los, con­vir­tién­do­se en es­pec­ta­do­res y par­tí­ci­pes del acoso. Pue­de ir des­de “al­guien la va a ayu­dar y va a de­cir al­go” o “co­mo na­die es­tá ha­cien­do na­da, pre­fie­ro no ha­cer na­da tam­po­co”. Tra­ba­jar muy a fon­do a la di­fu­sión de res­pon­sa­bi­li­dad y em­po­de­rar a los es­pec­ta­do­res a to­mar ac­ción son es­tra­te­gias que ayu­dan a pa­rar el “bull­ying” y en es­te ca­so pre­ve­nir que la víc­ti­ma se ha­ga da­ño.

La fal­ta de in­for­ma­ción por par­te de las es­cue­las y de los pa­dres: La se­rie mues­tra una reali­dad que no que­re­mos ver: To­da­vía que­da por desa­rro­llar me­jo­res pro­gra­mas pre­ven­ti­vos; no só­lo de acoso es­co­lar, sino del uso de dro­gas y al­cohol, de se­xua­li­dad y de ma­ne­jo de emo­cio­nes pa­ra pro­te­ger nues­tra ju­ven­tud y no con­ta­mos con las es­tra­te­gias ac­tua­li­za­das de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra co­mu­ni­car­nos con ellos de ma­ne­ra efi­cien­te y sa­ber que ocu­rre en sus vi­das, sus re­des so­cia­les o sus ca­be­zas. No es cul­par sino edu­car­nos en las nue­vas ten­den­cias de acoso pa­ra po­der afi­nar el ra­dar y te­ner po­lí­ti­cas de acoso más tan­gi­bles y me­di­bles.

La des­co­ne­xión hu­ma­na: La se­rie se en­fo­ca en la des­en­si­bi­li­za­ción en ge­ne­ral que exis­te hoy en día, en don­de el do­lor o ma­les­tar ajeno ya no im­pac­ta o afec­ta. Tam­bién re­sal­ta la de­s­es­pe­ran­za que se lle­ga a sen­tir cuan­do na­die reac­cio­na an­te tu do­lor o frus­tra­ción. Las re­des so­cia­les han re­for­za­do es­ta co­ne­xión don­de los chi­cos logran es­cu­dar­se de­trás de sus pan­ta­llas, de­jan­do las emo­cio­nes aun la­do. Por ul­ti­mo, Han­nah ha­bla de es­ta so­le­dad en que ella se con­vier­te en un en­te in­vi­si­ble an­te los de­más y su vi­da de­ja de te­ner sen­ti­do o pro­pó­si­to.

Só­lo se ne­ce­si­ta

UNA per­so­na. El sui­ci­dio es pre­ve­ni­ble y con só­lo una per­so­na que ha­ga al­go di­fe­ren­te o lo­gré con­tac­tar a al­guien que pue­da ayu­dar, el fi­nal hu­bie­se si­do di­fe­ren­te. El co­no­ci­mien­to ade­cua­do es cla­ve pa­ra ayu­dar pe­ro cuan­do to­do lo de­más fa­lla: la em­pa­tía, ge­ne­ro­si­dad, el res­pe­to y ca­ri­ño son tam­bién he­rra­mien­tas muy po­de­ro­sas que pue­den ha­cer una di­fe­ren­cia.■

MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.