MI VI­SI­TA A RU­SIA

LA FU­TU­RA SE­DE DEL MUN­DIAL DE FÚT­BOL ES UNA NA­CIÓN LLE­NA DE MIS­TE­RIO, ES­TA FUE MI EX­PE­RIEN­CIA.

Mujer (Panama) - - Hablemos De Deporte -

En Ru­sia siem­pre hay un au­ra de mis­te­rio, lo sien­tes des­de que te ba­jas del avión y que­das en la ca­bi­na de pa­sa­por­te con el ofi­cial de Mi­gra­ción que bus­ca in­ce­san­te­men­te la vi­sa en tu pa­sa­por­te pa­na­me­ño y por más que le di­gas “Niet” que no ne­ce­si­tas vi­sa, él te mi­ra de reojo sin par­pa­dear y re­vi­sa sus pa­pe­les que con­fir­men la in­for­ma­ción. Hay in­ti­mi­da­ción. ¿O es­tá to­do en mi ca­be­za?

Ya era mi se­gun­da vez en Ru­sia, la pri­me­ra no sa­bía qué es­pe­rar, no sa­bía si se­ría co­mo en las pe­lí­cu­las o si se­ría com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Di­ría que fue un mi­tad y mi­tad. En es­ta oca­sión ya sa­bía qué es­pe­rar e in­clu­so me ha­bía apren­di­do mis pa­la­bras bá­si­cas en ru­so. Aun­que eso no me ser­vi­ría de mu­cho, he apren­di­do que con el ma­no­teo me en­tien­do me­jor, so­bre to­do con los ru­sos. Un par de “Da” con di­fe­ren­tes en­to­na­cio­nes y ma­no­teo en el ai­re y nues­tro en­ten­di­mien­to fluía des­pués de unos días per­fec­ta­men­te. Lo con­si­de­ro un don es­pe­cial que Dios me ha da­do.

Los ru­sos, en su gran ma­yo­ría, no ha­blan in­glés. Esa se­rá la más te­dio­sa dificultad pa­ra el Mun­dial de Ru­sia 2018. Una dificultad que afec­ta­rá a to­dos los que des­cen­da­mos so­bre el país más gran­de del mun­do el pró­xi­mo año. Sin tra­duc­tor no vas pa­ra nin­gún la­do. Una co­sa es el ma­no­teo en el ai­re con el ta­xis­ta, otra co­sa es pe­dir di­rec­cio­nes o has­ta pe­dir una co­mi­da. La co­sa se si­gue com­pli­can­do por­que, ob­via­men­te, ade­más de no ha­blar in­glés, es­cri­ben en ci­rí­li­co. Así que aun­que lo in­ten­tes no vas a po­der leer los le­tre­ros ni mu­cho me­nos en­ten­der qué di­cen. Eso in­clu­ye los me­nús en los res­tau­ran­tes, lo pri­me­ro que se pre­gun­ta es si tie­nen el menú en in­glés. Lo bueno es que en ciu­da­des más gran­des ya es­tán co­men­zan­do a co­lo­car le­tre­ros en in­glés, muy po­cos, pe­ro allí van.

Es­ta­dios, ae­ro­puer­tos, ca­rre­te­ras, ho­te­les, to­do en or­den. Ru­sia es­tá más que lis­ta. Pe­ro si vas de Ros­tov a Eka­te­ri­n­bur­go, o qui­zás de Nizhny a Sa­ma­ra, ár­ma­te de pa­cien­cia. Ac­tual­men­te no hay vue­los di­rec­tos en­tre nin­gu­na ciu­dad. Aun­que que­de una al la­do de la otra. Pa­ra vo­lar tie­nes que ha­cer co­ne­xión en Mos­cú. El Co­mi­té Lo­cal Ru­so ha di­cho que pa­ra el Mun­dial es­tán tra­ba­jan­do con el Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y las ae­ro­lí­neas ru­sas pa­ra abrir vue­los di­rec­tos que co­nec­ten las ciu­da­des. Y aun­que los vue­los son cor­tos, es un día en­te­ro en ae­ro­puer­tos pa­ra ir del pun­to A al pun­to B. Eso in­clu­ye múl­ti­ples re­vi­sio­nes en pun­tos de se­gu­ri­dad, y co­mo da­to im­por­tan­te ade­lan­to que los ru­sos no sa­ben ha­cer fi­las. Don­de hay es­pa­cio pa­ra una fi­la, ellos quie­ren ha­cer ocho que se con­vier­tan en una, y si, se te van a co­lar en la fi­la sin la más mí­ni­ma mues­tra de pe­na ni arre­pen­ti­mien­to. El “jue­ga­vi­vo” no lo in­ven­ta­mos los pa­na­me­ños, el “jue­ga­vi­vo” lo in­ven­ta­ron los ru­sos, son nues­tros pa­pás. Aho­ra, si no quie­res vo­lar, siem­pre es­tá la op­ción del clá­si­co tren ru­so. Do­ce, vein­te, trein­ta y seis ho­ras, que­da a dis­cre­ción de ca­da quien.

El au­ra de mis­te­rio e in­ti­mi­da­ción ex­tra­ña­men­te di­ría es par­te del en­can­to de Ru­sia, es lo que la ha­ce fas­ci­nan­te. Es­tar en un lu­gar que es tan le­jano a tu reali­dad, pe­ro en de­ta­lles tan si­mi­lar lo ha­ce ca­si irreal. Po­der ver tan­ta his­to­ria, re­co­rrer lu­ga­res que pre­ci­sa­men­te pa­re­cen sa­ca­dos de una pe­lí­cu­la, te ha­ce vo­lar la men­te. Ru­sia es in­creí­ble­men­te va­ria­da en sus re­gio­nes y ciu­da­des, en su cli­ma, ca­lles, co­mi­da, cul­tu­ra. Nun­ca es abu­rri­da. Y en el 2018, Ru­sia tam­bién ten­drá fút­bol. Du­ran­te el Mun­dial les abri­rá las puer­tas a mi­llo­nes de vi­si­tan­tes que co­mo yo, si no fue­se por es­te de­por­te, qui­zás no nos hu­bié­se­mos atre­vi­do a que­dar en­vuel­tos en su mis­te­rio.■

Co­mu­ni­ca­do­ra So­cial, es­pe­cia­li­za­da en De­por­tes. Pro­duc­to­ra de Te­le­vi­sión. Ex-Miss Pa­na­má. Atle­ta frus­tra­da. Apa­sio­na­da por el fút­bol y los via­jes, obsesionad­a con el de­por­te y los bue­nos li­bros. Quie­ro co­no­cer el mun­do co­rrien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.