COPA MENSTRUAL

Mujer (Panama) - - Vida -

Una mi­ra­da sin­ce­ra a un mé­to­do al­go más na­tu­ral pa­ra usar en los días del pe­rio­do fe­me­nino, ex­per­tas en el te­ma nos com­par­ten sus ventajas y sus com­pli­ca­cio­nes.

La bús­que­da por uti­li­zar mé­to­dos or­gá­ni­cos de to­do ti­po en re­la­ción con nues­tro cuer­po ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años. Mu­chos creen que se de­be al ac­ce­so rá­pi­do y sen­ci­llo que exis­te a la in­for­ma­ción. Lo cier­to es que las es­ta­dís­ti­cas no mien­ten, y se­ña­lan que las per­so­nas es­tán preo­cu­pa­das por co­no­cer qué in­gie­ren en sus cuer­pos y qué in­gre­dien­tes con­tie­nen esos pro­duc­tos. Ade­más de la sen­si­bi­li­dad con el me­dio am­bien­te.

Pues los mé­to­dos pa­ra afron­tar los días de mens­trua­ción no han que­da­do fue­ra de la ecua­ción. Por eso con­ver­sa­mos con las chi­cas de Ama­po­la Pa­na­má, una co­mu­ni­dad de Ins­ta­gram que se ha su­ma­do a la dis­tri­bu­ción y ven­ta de mé­to­dos más ami­ga­bles

con el me­dio am­bien­te y or­gá­ni­cos pa­ra uti­li­zar du­ran­te los días fe­me­ni­nos.

La copa menstrual

Qui­zás a es­tas al­tu­ras ha­yas es­cu­cha­do nom­brar es­te me­ca­nis­mo. Aun­que no lo creas, exis­te des­de 1930, se tra­ta de un re­ci­pien­te en for­ma de ta­za, crea­do a par­tir de si­li­co­nas ató­xi­cas o de elas­tó­me­ro ter­mo­plás­ti­co (tam­bién co­no­ci­do co­mo TPE). Las chi­cas de Ama­po­la se­ña­lan que de­pen­dien­do de la mar­ca, así mis­mo va­ria­rá el ma­te­rial del cual es­tá

he­cha la copa. Lo que to­das com­par­ten, sin em­bar­go, es que los ma­te­ria­les que se uti­li­zan son hi­poa­ler­gé­ni­cos y de gra­do mé­di­co.

It­zel y Va­nes­sa, crea­do­ras de Ama­po­la Pa­na­má, en­con­tra­ron dis­tin­tas ra­zo­nes por las cua­les in­cur­sio­nar en el mé­to­do. “A mí lo que me en­gan­chó fue la par­te eco­ló­gi­ca. Yo de­cía: ‘no, la can­ti­dad de des­per­di­cios que se ge­ne­ran, el tiem­po que de­mo­ra una toa­lla sa­ni­ta­ria en des­com­po­ner­se’, y me pa­re­cía que de­jar to­da esa can­ti­dad de ba­su­ra en el pla­ne­ta y el ma­ne­jo de to­dos esos desechos tie­ne

to­da una se­rie de con­se­cuen­cias que si no nos me­te­mos a in­ves­ti­gar, no los vas a pen­sar”, nos con­tó It­zel. Va­nes­sa, por otro la­do, es­tu­vo in­tere­sa­da en la prac­ti­ci­dad del mé­to­do: “Es­ta­ba asom­bra­da por­que nun­ca ha­bía es­cu­cha­do ha­blar de ella. La in­for­ma­ción que me die­ron y los beneficios que me ex­pli­ca­ron, en­tre ellos lo bueno que re­sul­ta­ba el mé­to­do pa­ra chi­cas con flu­jo abun­dan­te co­mo yo, me hi­cie­ron de­ci­dir a pro­bar­la”. Ade­más, la copa menstrual es un pro­duc­to re­uti­li­za­ble (se cam­bia ca­da 5 a 10 años) lo cual da co­mo re­sul­ta­do un aho­rro con­si­de­ra­ble. Se­gún dis­tin­tos es­tu­dios, el cos­to de uso en tam­po­nes por un año es equi­va­len­te a apro­xi­ma­da­men­te $100 dó­la­res, ¡sa­que­mos la cuen­ta de cuán­to aho­rra­ría­mos en 5 años!

En­tre otros beneficios, la copa cau­sa me­nos irri­ta­cio­nes e in­fec­cio­nes va­gi­na­les. “La copa menstrual no ab­sor­be el flu­jo, lo al­ma­ce­na y res­pe­ta la flo­ra bac­te­ria­na que exis­te en el ca­nal va­gi­nal y es­to ayu­da a pre­ve­nir in­fec­cio­nes”, ex­pli­có It­zel. Ade­más no crea re­se­que­dad, co­mo el tam­pón, el cual no dis­cri­mi­na en­tre flu­jo menstrual y flu­jo va­gi­nal y ter­mi­na por ab­sor­ber to­do.

Có­mo se uti­li­za

El mé­to­do de uso es al­go de lo que hay que es­tar in­for­ma­das an­tes de uti­li­zar­la por pri­me­ra vez. La copa de­be ser es­te­ri­li­za­da an­tes del pe­rio­do, pa­ra eso hay que su­mer­gir­la en agua hir­vien­do por cin­co mi­nu­tos.

It­zel Díaz re­co­mien­da in­cur­sio­nar en el mé­to­do du­ran­te los días mens­trua­les, y es im­por­tan­te que la pri­me­ra vez que se in­tro­du­ce no esté to­tal­men­te se­ca. Se pue­de in­tro­du­cir hú­me­da o con ayu­da de al­gún lu­bri­can­te. La copa hay que in­tro­du­cir­la do­bla­da en el ca­nal va­gi­nal, el cual tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de si­tuar­se en di­rec­ción ha­cia el ano, lo cual quie­re de­cir que no de­bes in­tro­du­cir la copa ha­cia arri­ba, sino que de­be­rás dar­le cier­ta in­cli­na­ción ha­cia atrás, ya que el ca­nal va­gi­nal si­gue esa for­ma. La copa cuen­ta con lo que se de­no­mi­na “aga­rre”, que pue­de te­ner for­ma de pa­li­llo o ani­llo. To­do de­be que­dar den­tro del ca­nal va­gi­nal. Cuan­do de­bas cam­biar­la, el aga­rre se­rá lo que te per­mi­ta ba­jar la copa, do­blar­la pa­ra re­ti­rar el ai­re y re­mo­ver­la del to­do. Es ne­ce­sa­rio que en to­do es­te pro­ce­so te ase­gu­res de te­ner las ma­nos lim­pias.

La fre­cuen­cia de cam­bio de la copa menstrual va­ría se­gún la can­ti­dad de flu­jo que ten­ga la mu­jer, hay quie­nes la cam­bian dos ve­ces al día, otras mu­je­res so­lo una. El má­xi­mo de ho­ras que la copa pue­de es­tar in­tro­du­ci­da en el ca­nal sin cam­bio es 12 ho­ras.

Al re­ti­rar la copa, la de­be­rás la­var úni­ca­men­te con agua y des­pués po­drás vol­ver a in­tro­du­cir­la.

Otra aco­ta­ción im­por­tan­te es el ta­ma­ño de la copa, es­te dis­po­si­ti­vo vie­ne en dis­tin­tos ta­ma­ños y su elec­ción es­tá da­da por la anato­mía de la mu­jer que va­ya a usar­la. To­do de­pen­de­rá de tu al­tu­ra, pe­so y el ta­ma­ño de la ca­vi­dad de tu ca­nal va­gi­nal. “El he­cho de que tú te en­fren­tes a la copa crea cier­ta con­cien­cia de la anato­mía fe­me­ni­na que no ne­ce­sa­ria­men­te se tie­ne cuan­do uti­li­zas otros mé­to­dos co­mo las toallas sa­ni­ta­rias. Nos he­mos da­do cuen­ta ven­dien­do es­to que mu­chas mu­je­res es­tán des­co­nec­ta­das de cuál es la reali­dad de su anato­mía”, con­clu­yó It­zel.■

MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.