LA GE­NE­RA­CIÓN M Y EL USO DE LA TEC­NO­LO­GÍA

Mujer (Panama) - - Vida - MA­RÍA LO­RE­NA DELLA TOGNA in­[email protected]­ma­sin­ta­co­nes.com @Ma­ma­Sin­Ta­co­nes

Los ni­ños de hoy día na­cen con un chip tec­no­ló­gi­co, es al­go in­ne­ga­ble, y co­mo nos ven pe­ga­dos al ce­lu­lar a no­so­tros tam­bién, lo pri­me­ro que quie­ren te­ner en sus ma­nos son es­tos dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos. Lo veo con mi hi­ja de 1 año y lo he vis­to con las an­te­rio­res; pue­de ha­ber mil ju­gue­tes y otros apa­ra­tos a su vis­ta, pe­ro co­rren, es­ca­lan, ti­ran pu­ñe­te y pa­ta­das pa­ra al­can­zar el ben­di­to te­lé­fono.

Mu­chas ve­ces co­me­te­mos el error de dar­les muy tem­prano el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía por di­fe­ren­tes ra­zo­nes: pa­ra que apren­dan, pa­ra que en­ca­jen en la so­cie­dad, pa­ra co­mu­ni­car­se con no­so­tros (cuan­do es­tán más gran­des y co­mien­zan a sa­lir) o sim­ple­men­te pa­ra que se que­den tran­qui­los y que no jo­ro­ben la vi­da mien­tras ve­mos nues­tra

se­rie fa­vo­ri­ta, dis­fru­ta­mos de una co­mi­da o de un ri­co ba­ño… ¡Yo tam­bién lo he he­cho!

Po­co a po­co me he in­tere­sa­do por in­ves­ti­gar acer­ca de los con­tras de la tec­no­lo­gía en edad in­fan­til, y aho­ra con mi hi­ja pe­que­ña he si­do más cons­cien­te... Por­que la de 6 y de 3 son usua­rias fie­les de You­Tu­be y ya has­ta uti­li­zan pa­la­bras que apren­den en los vi­deos de hue­vi­tos y tu­to­ria­les DIY que ven de otros paí­ses.

En mi ca­sa ten­go al­gu­nas re­glas pa­ra el uso de la tec­no­lo­gía:

1. Ten­go que ver lo que es­tán vien­do y si es “feo", lo qui­tan. 2. Se ga­nan el uso de la tec­no­lo­gía si tie­nen buen com­por­ta­mien­to.

3. No pue­den ver el mó­vil le­jos de un adul­to o si por al­gu­na ra­zón es­tán, por ejem­plo, en el cuar­to, pa­so a re­vi­sar qué es­tán vien­do.

4. El tiem­po de uso es li­mi­ta­do y no es­tá per­mi­ti­do ver ce­lu­lar/ta­blet en la me­sa, en res­tau­ran­tes, fies­tas, cuan­do es­ta­mos ha­cien­do una vi­si­ta o com­par­tien­do en fa­mi­lia.

Me fal­ta to­da­vía por co­rre­gir y creo que va más por el te­ma de la de­pen­den­cia, por­que me he da­do cuen­ta de que ya a esa edad (5 y 3 años) el es­tar “co­nec­ta­das” vien­do lo que les gus­ta en in­ter­net les crea una ne­ce­si­dad de ver to­dos los vi­deos del mun­do en una sen­ta­da.

La gran pre­gun­ta es, en­ton­ces, ¿cuán­do mis hi­jos pue­den ser due­ños de un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co? Sé que es­ta in­te­rro­gan­te lle­ga a nues­tra men­te ca­da día y qui­zás co­mien­zas a com­pa­rar los per­mi­sos y usos de los pri­mos, ami­gui­tos y de la so­cie­dad en ge­ne­ral. Lue­go de que me hi­ce es­ta pre­gun­ta va­rias ve­ces con­cluí que la res­pues­ta no pue­de es­tar “en los de­más”, sino en mi pro­pio cri­te­rio co­mo ma­dre. Es ver­dad que el te­lé­fono, por ejem­plo, les ayu­da a di­ver­tir­se, es bue­ní­si­mo pa­ra apren­der, pa­ra es­tu­diar y pa­ra es­tar en co­mu­ni­ca­ción con los pa­dres, pe­ro tam­bién de­be­mos te­ner en cuen­ta lo que im­pli­ca el ac­ce­so de un me­nor a las re­des so­cia­les y a What­sapp.

Por eso quie­ro com­par­tir al­gu­nos he­chos que he es­ta­do pres­tán­do­le aten­ción des­de ha­ce al­gún tiem­po. Lec­tu­ras, es­tu­dios y al­gu­nas opi­nio­nes pro­pias que es­pe­ro te den más cla­ri­dad so­bre qué rum­bo to­mar en es­te te­ma tan de­li­ca­do: 1. Te­ne­mos que te­ner pre­sen­te que tam­bién no­so­tros los pa­dres de­be­mos tra­ba­jar en te­ner con­trol so­bre el uso de nues­tro te­lé­fono y de ha­cer un es­fuer­zo por de­jar­lo atrás cuan­do es­ta­mos con nues­tros hi­jos y con otras per­so­nas por­que ellos ven nues­tro ejem­plo y al es­tar to­do el tiem­po co­nec­ta­dos con el mun­do vir­tual ol­vi­da­mos las per­so­nas que es­tán fren­te a no­so­tros, que nos ne­ce­si­tan, con las que po­de­mos co­nec­tar en ese ins­tan­te que no vol­ve­rá.

2. Nancy Co­lier, au­to­ra de “El po­der de apa­gar”, di­ce: “La úni­ca di­fe­ren­cia en­tre la adic­ción di­gi­tal y otras adic­cio­nes es que es­te es un com­por­ta­mien­to so­cial­men­te acep­ta­do”.

3. El “New York Ti­mes” ci­tó en un ar­tícu­lo que el ac­ce­so ca­si uni­ver­sal a la tec­no­lo­gía di­gi­tal, que co­mien­za en eda­des ca­da vez más tem­pra­nas, es­tá trans­for­man­do la so­cie­dad mo­der­na de for­mas que pue­den te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud men­tal y fí­si­ca, el desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co y las re­la­cio­nes per­so­na­les.

4. La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría es­cri­bió: “Los ni­ños que usan de­ma­sia­do las re­des so­cia­les co­rren el ries­go de te­ner un uso pro­ble­má­ti­co de la in­ter­net”. Co­mo ma­dre no le veo sen­ti­do a que un ni­ño pe­que­ño ten­ga cuen­tas de re­des so­cia­les, el pe­li­gro es in­men­so. 5. Si­mon Si­nek men­cio­na en su fa­mo­so vi­deo “Mi­llen­nials en el Tra­ba­jo” los efec­tos del ce­lu­lar en los jó­ve­nes y ha­bla de las adic­cio­nes. Men­cio­na en su char­la, có­mo el ga­nar li­kes en re­des so­cia­les ge­ne­ra do­pa­mi­na, el mis­mo neu­ro­trans­mi­sor que se ge­ne­ra cuan­do al­guien fu­ma, to­ma li­cor o apues­ta.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.