ELLOS TAM­BIÉN ES­TÁN EN CA­SA

Mujer (Panama) - - Vida -

En los úl­ti­mos años se ha vis­to un in­cre­men­to de los pa­dres que de­ci­den que­dar­se en ca­sa, en vez de sa­lir a tra­ba­jar. Se­gún al­gu­nos es­ti­ma­dos de la Red Na­cio­nal de Pa­pás en Ca­sa, en Es­ta­dos Uni­dos, 1 de ca­da 15 pa­dres ha de­ci­di­do que­dar­se en ca­sa. Eso re­pre­sen­ta una ter­ce­ra par­te de los pa­dres ca­sa­dos en Es­ta­dos Uni­dos. ra­dio y pe­rió­di­cos na­cio­na­les. Cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da de su pri­mer ni­ño, al po­co tiem­po se re­in­cor­po­ró al rit­mo la­bo­ral de­jan­do al be­bé a car­go de un fa­mi­liar de con­fian­za. Sin em­bar­go, en su se­gun­do em­ba­ra­zó to­do cam­bió. “La to­ma de de­ci­sión no fue fá­cil, siem­pre fui in­de­pen­dien­te, he te­ni­do yo mis­ma lo mío. Pri­me­ro que to­do, lo que in­flu­yó fue no con­tar ya con una per­so­na de con­fian­za, tam­po­co que­ría de­jar­los en una guar­de­ría. Ade­más de eso, fui una per­so­na que siem­pre tu­vo a su ma­má. Ella me crió, y sé lo im­por­tan­te que es te­ner a tu ma­má con­ti­go en las pri­me­ras eta­pas de vi­da, el ver cuan­do em­pie­zas a ca­mi­nar, la es­cue­la... es su­ma­men­te im­por­tan­te ese pilar y va­lo­ro eso mu­cho, qui­se dar­les lo mis­mo a mis hi­jos. No qui­se per­der­me esas eta­pas que con el pri­mer be­bé sí me las per­dí”.

Se­gún la psi­có­lo­ga pa­na­me­ña My­riam Se­rra­cín, “si una ma­dre to­ma es­ta de­ci­sión, es por­que se­gu­ra­men­te ya es­ta­ba pen­sán­do­lo des­de an­tes. En es­tos mo­men­tos, su sen­tir y su prio­ri­dad son el bienestar de ese be­bé que ha te­ni­do y que de­pen­de de ella. Es­tas son de­ci­sio­nes que se to­man en pa­re­ja, ya que lo eco­nó­mi­co es un te­ma que se tie­ne que ha­blar. Tie­nen que re­vi­sar si con un in­gre­so pue­den cu­brir los gas­tos ne­ce­sa­rios pa­ra dar ese pa­so”, ex­pli­có la ex­per­ta.

En ese as­pec­to, la his­to­ria de Li­dia es dis­tin­ta a la de Mary. En el ám­bi­to eco­nó­mi­co, la de­ci­sión pa­ra Li­dia fue di­fí­cil, ya que to­da­vía no cuen­ta con pen­sión por ju­bi­la­ción. “Los pri­me­ros me­ses fue­ron muy com­pli­ca­dos, in­clu­so has­ta me de­pri­mía un po­co por­que siem­pre fui in­de­pen­dien­te, te­nía mi di­ne­ro pa­ra com­prar mis co­sas, aho­ra tam­bién lo ten­go por­que mi es­po­so me lo da, pe­ro no era lo mis­mo. Lo asi­mi­lé con el tiem­po y ade­más me ayu­dó el he­cho de que siem­pre gano al­go de di­ne­ro ha­cien­do tra­ba­jos con de­co­ra­ción de glo­bos”, nos con­tó Li­dia.

Pa­ra Se­rra­cín, el as­pec­to eco­nó­mi­co siem­pre for­ma par­te de las preo­cu­pa­cio­nes y de las dis­cu­sio­nes. “En ca­da ca­so se so­lu­cio­nan y se re­suel­ven de dis­tin­ta ma­ne­ra. De­ben ser con­ver­sa­cio­nes que se tie­nen en­tre los dos in­te­gran­tes, y las de­ci­sio­nes se to­man de una ma­ne­ra que am­bos es­tén bien con lo acor­da­do. Exis­ten, de he­cho, pa­re­jas que lle­van a ca­bo es­to de una ma­ne­ra muy tran­qui­la y sin que les ge­ne­re una afec­ta­ción”, ex­pli­có la psi­có­lo­ga.

En con­clu­sión, co­mo es­cri­bió la pe­rio­dis­ta Ja­mie Ken­ney pa­ra el por­tal Rom­per, “la idea de que uno tie­ne que lu­char por el éxi­to pro­fe­sio­nal pa­ra ser una fe­mi­nis­ta es mio­pe y ri­dí­cu­la. Las mu­je­res de to­dos los ám­bi­tos de la vi­da, no so­lo las que suben la es­ca­le­ra cor­po­ra­ti­va, son ca­pa­ces de efec­tuar y lu­char por un cam­bio so­cial po­si­ti­vo”.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.