¿CAM­BIA LA RE­LA­CIÓN EN EL MA­TRI­MO­NIO?

Mujer (Panama) - - Consultori­o -

Una de las pre­gun­tas que co­mún­men­te nos ha­cen a los te­ra­peu­tas de pa­re­ja es es­ta. A es­to sue­lo con­tes­tar de la mis­ma ma­ne­ra:“de­pen­de”. Y nun­ca sue­le gus­tar mu­cho. Pe­ro tran­qui­la, no to­do es­tá per­di­do. Lo cier­to es que pa­ra con­tes­tar hay que en­fo­car la pre­gun­ta: “¿En qué cam­bia?”. Si echa­mos el “ta­pe” pa­ra atrás y nos en­fo­ca­mos en el cam­bio des­de el ini­cio de la re­la­ción de pa­re­ja, po­de­mos de­cir que cam­bia­mos y a la vez nos cons­trui­mos des­de ese mis­mo pun­to. La más fa­mo­sa eta­pa del no­viaz­go es la “lu­na de miel” (no ha­blo del via­je), en la que ofre­ce­mos al otro lo me­jor de no­so­tros con el fin de con­quis­tar pa­ra lue­go ir po­co a po­co des­ve­lan­do to­das aque­llas fa­ce­tas que pue­den no ser tan “per­fec­tas”. Con el pa­so de me­ses o años, ex­pe­ri­men­ta­mos de­cep­cio­nes o reali­da­des y de ahí no so­mos las mis­mas per­so­nas que aque­llos pri­me­ros me­ses ni la re­la­ción es la mis­ma. Ahí se ha crea­do una amis­tad, ri­tua­les, com­pli­ci­dad y la­zos de in­ti­mi­dad.

Avan­za­mos en la re­la­ción y si se­gui­mos el “or­den so­cial”, el si­guien­te pa­so se­ría el com­pro­mi­so pa­ra lue­go ca­sar­se. Un com­pro­mi­so le­gal y emo­cio­nal de mu­chas cláu­su­las y res­pon­sa­bi­li­da­des. Ahí sur­ge un cam­bio en la pa­re­ja, pues po­co a po­co es­tá con­so­li­dan­do un plan en con­jun­to don­de am­bos de­ben es­tar de acuer­do (nun­ca se es­tá cien por cien­to) por los mo­ti­vos por los que quie­ren unir­se o con­traer ma­tri­mo­nio. To­do lo que con­lle­va es­ta de­ci­sión, si se ha­ce a ple­na con­cien­cia (y si se ha­ce a mo­do im­pul­si­vo), de igual for­ma va a cau­sar un cam­bio en la re­la­ción de pa­re­ja y es im­por­tan­te que la pa­re­ja ten­ga re­cur­sos po­si­ti­vos pa­ra ma­ne­jar las ten­sio­nes.

¿Pe­ro qué es lo que pue­de cam­biar des­pués del ma­tri­mo­nio? En ini­cio, la de­fi­ni­ción de lo que es un “com­pro­mi­so”. El com­pro­mi­so en el ma­tri­mo­nio to­ma ra­mi­fi­ca­cio­nes mu­chos más pro­fun­das (unión de dos fa­mi­lias, ex­pec­ta­ti­vas del “pa­ra siem­pre”, unión le­gal y un pa­pe­leo bu­ro­crá­ti­co, vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho y com­par­tir gas­tos y en­fer­me­da­des, en­tre otros). Lue­go vie­nen las res­pon­sa­bi­li­da­des y la acen­tua­ción de los “ro­les” (¿quién ha­ce qué?).

An­tes po­dían ser con­ver­sa­cio­nes en el ai­re de via­jes so­ña­dos, aho­ra es cons­truir un pro­yec­to en co­mún: es­to abar­ca­rá mu­chas áreas pa­ra dis­cu­tir que in­vo­lu­cran sen­ti­mien­tos, creen­cias, eco­no­mía, re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y las me­tas de ca­da uno a fu­tu­ro.

Y con eso vie­nen las prio­ri­da­des que van a cam­biar. Al­gu­nos pue­den sen­tir que los pri­me­ros años de ma­tri­mo­nio son la con­ti­nua­ción de su no­viaz­go, pe­ro even­tual­men­te sur­gen de­ci­sio­nes co­mo com­prar una ca­sa o mu­dar­se de país por una po­si­ción la­bo­ral o te­ner un hi­jo. Sea cual sea: las prio­ri­da­des emo­cio­na­les, eco­nó­mi­cas e in­di­vi­dua­les pue­den no ser las mis­mas pa­ra ca­da miem­bro y si no acla­ras des­de el ini­cio, es­to va a se­guir en el ma­tri­mo­nio.

To­do lo men­cio­na­do an­te­rior ven­drá con con­flic­tos y dis­cu­sio­nes. Sur­gi­rán una y otra vez, y la for­ma en la que los re­suel­van y co­mu­ni­quen de­ter­mi­na­rá la re­la­ción en el ma­tri­mo­nio. Es im­por­tan­te des­ta­car que la ma­yo­ría de los pro­ble­mas no se­rán nue­vos, sino po­si­ble­men­te ya es­ta­ban en el no­viaz­go y que qui­zás no qui­sie­ron ver y se “ba­rrie­ron de­ba­jo de la al­fom­bra”.

En­ton­ces,

¿cam­bia la re­la­ción en el ma­tri­mo­nio?

Cam­bia to­do el tiem­po. Es cons­tan­te y di­ná­mi­ca. Hay un in­ter­cam­bio en la pa­re­ja de de­seos y ne­ce­si­da­des; al­gu­nas sa­tis­fe­chas, otras frus­tra­das, jun­to con la ma­du­rez de ca­da uno y las ex­pec­ta­ti­vas del otro, las re­glas de las fa­mi­lias de ori­gen y las pre­sio­nes so­cia­les. Pe­ro tam­bién pue­de ha­ber un sen­ti­mien­to de unión, con­fian­za y mu­chos pe­que­ños de­ta­lles que son los mis­mos que los unie­ron al ini­cio.■

MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.