TEO­RÍA DE LAS VEN­TA­NAS RO­TAS

Mujer (Panama) - - Consultori­o - MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

El año 2018 arran­có y no tie­ne na­da que en­vi­diar­le al 2017. Bueno, qui­zás el ve­rano ha de­mo­ra­do en en­trar, pe­ro por los vien­tos que so­plan y al­gu­nas llu­vias que caen, es­te año quie­re ser di­fe­ren­te y ustedes tam­bién. El mes de enero ha si­do ca­rac­te­ri­za­do por tres co­sas, o por lo me­nos así me lo han ex­pre­sa­do en va­rias oca­sio­nes: el de­seo de reorganiza­ción, la ne­ce­si­dad de lim­pie­za y ha­blar más cla­ro.

El pa­sa­do 9 de enero, ade­más de la con­me­mo­ra­ción de los 54 años de la ges­ta pa­trió­ti­ca, tam­bién se dio una mar­cha pa­cí­fi­ca en con­tra de la co­rrup­ción. 10 mil per­so­nas es­tu­vie­ron presentes y qui­zás el mis­mo nú­me­ro de per­so­nas se que­ja­ron en las re­des que no ser­vía de na­da. Sea cual sea el re­sul­ta­do, es­tos tres pun­tos tam­bién re­so­na­ron. No es ca­sua­li­dad que a ni­vel in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo es­toy vien­do un pa­trón.

Y lue­go un post en las re­des me re­cor­dó so­bre un ex­pe­ri­men­to so­cial en 1969 de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford que lue­go desa­rro­lla la Teo­ría de las Ven­ta­nas Ro­tas. Tra­ta­ba del pro­fe­sor Phi­lip Zim­bar­do, quien jun­to a su equi­po de­ci­den de­jar dos au­tos idén­ti­cos aban­do­na­dos en la ca­lle: uno lo de­ja­ron en el Bronx, Nue­va York (en ese en­ton­ces zo­na po­bre con de­lin­cuen­cia) y el otro en Pa­lo Al­to, zo­na tran­qui­la y adi­ne­ra­da de Ca­li­for­nia. Re­sul­tó que el au­to aban­do­na­do en el Bronx co­men­zó a ser ro­ba­do y des­ar­ma­do en po­cas ho­ras, y que­dó el es­que­le­to. Sin em­bar­go, el au­to en Pa­lo Al­to per­ma­ne­ció in­tac­to.

A pri­mer vis­ta, mu­chas ideo­lo­gías ex­pre­sa­ron que la po­bre­za es la cau­sa del de­li­to. Sin em­bar­go, el ex­pe­ri­men­to no ter­mi­nó ahí. Des­pués de una se­ma­na de ver el au­to de Pa­lo Al­to sin nin­gún ras­gu­ño, los in­ves­ti­ga­do­res de­ci­die­ron rom­per un vi­drio del au­to. ¿Que pa­só? Al cor­to tiem­po, ocu­rrió lo mis­mo que al otro ca­rro; ro­bo, vio­len­cia y van­da­lis­mo de­ja­ron el ca­rro en el mis­mo es­ta­do.

¿Qué efec­to te­nía la ven­ta­na ro­ta? Sen­ci­llo. Es­te ac­to trans­mi­tió la ima­gen de de­te­rio­ro, au­sen­cia de ley, de va­lor y ca­da ata­que al au­to con­fir­mó que ha­bía de­sin­te­rés y se po­día ha­cer ese ac­to de­lic­ti­vo. A ni­vel ma­yor, desa­rro­llo la teo­ría de por qué los lu­ga­res con más des­cui­do, su­cie­dad y des­or­den eran don­de ha­bía más de­li­tos y mal­tra­tos. Y así mis­mo se apli­ca con to­do. Si se co­me­ten pe­que­ñas fal­tas co­mo ti­rar la ba­su­ra a la ca­lle, ma­ne­jar por el hom­bro o es­ta­cio­nar­se don­de sea y las mis­mas no tie­nen san­ción, en­ton­ces, co­men­za­rán de­li­tos más gra­ves de ma­ne­ra es­ca­lo­na­da: pa­gar coimas a po­li­cías, que­dar ab­suel­to de crí­me­nes por po­si­ción gu­ber­na­men­tal y “ga­nar­se” li­ci­ta­cio­nes con so­bre­cos­tos ri­dícu­los, etc.

La teo­ría de las ven­ta­nas ro­tas fue apli­ca­da en la dé­ca­da de los 80 en el me­tro de Nue­va York, uno de los trans­por­tes más pe­li­gro­sos de la ciu­dad en aque­lla épo­ca. Em­pe­za­ron a lim­piar los gra­fi­tis, prohi­bir el al­cohol y cas­ti­gar los que ro­ba­ban o no pa­ga­ban pa­sa­je. Po­co a po­co fue­ron evi­den­tes los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Lue­go surgieron las le­yes de “to­le­ran­cia ce­ro”. La es­tra­te­gia con­sis­te en man­te­ner lu­ga­res y co­sas lim­pias y or­de­na­das, no per­mi­tien­do la más pe­que­ña trans­gre­sión a la ley y a las nor­mas. Si ca­da una se im­po­ne su pro­pia to­le­ran­cia ce­ro y cui­da de lo que le com­pe­te y sus al­re­de­do­res, po­co a po­co eso irá pa­san­do de mi­cro a ma­cro, en­ten­dien­do que más allá de la to­le­ran­cia ce­ro a la per­so­na que co­me­te el de­li­to, es so­bre to­do ha­cer fren­te al de­li­to mis­mo. Y qui­zás así, efec­ti­va­men­te, el 2018 pue­de ser de lim­pie­za, or­ga­ni­za­ción y no que­dar­nos más ca­lla­dos. ¡A re­pa­rar nues­tras ven­ta­nas!■

Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.