SO­BRE­VI­VE AL ÚL­TI­MO MES DE VA­CA­CIO­NES

Mujer (Panama) - - Vida - MA­CA­RE­NA BA­CHOR ma­ca­re­na.ba­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Sin du­da al­gu­na, las va­ca­cio­nes es­co­la­res de tus hi­jos siem­pre son un re­to que pon­drán a prue­ba tu crea­ti­vi­dad y pa­cien­cia. ¡Y to­da­vía que­da, apro­xi­ma­da­men­te, un mes!

Por es­to que­re­mos fa­ci­li­tar­te es­tos úl­ti­mos trein­ta días en los que tus pe­que­ños es­ta­rán sin las acos­tum­bra­das ac­ti­vi­da­des re­gu­la­res del año. Lo pri­me­ro que de­bes en­ten­der es que las va­ca­cio­nes son un pe­rio­do de des­can­so pa­ra ellos. “Tan­to la men­te co­mo el cuer­po ne­ce­si­tan des­can­so pa­ra po­der re­cu­pe­rar­se y ser más efec­ti­vos en su fun­cio­na­mien­to. El he­cho de que los ni­ños no lle­guen a te­ner va­ca­cio­nes pue­de ago­biar­los o can­sar­los, y es­to trae co­mo con­se­cuen­cia que no rin­dan igual, in­clu­so pue­den po­ner­se re­bel­des por no que­rer se­guir es­tu­dian­do”, acla­ró la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Myriam Se­rra­cín.

Las va­ca­cio­nes y ac­ti­vi­da­des fue­ra de la ru­ti­na es­co­lar cuen­tan con gran­des be­ne­fi­cios pa­ra el desa­rro­llo de tus ni­ños: Ad­quie­ren un ma­yor y me­jor con­trol so­bre su tiem­po, lo que los ayu­da a apren­der a or­ga­ni­zar­se.

Per­mi­ten te­ner la opor­tu­ni­dad de co­no­cer am­bien­tes di­fe­ren­tes y les ayu­dan a so­cia­li­zar.

Las ac­ti­vi­da­des físicas co­mo los de­por­tes me­jo­ran la coor­di­na­ción mo­triz y los re­fle­jos, al tiem­po que pro­por­cio­nan ma­yor re­sis­ten­cia, agi­li­dad, fuer­za y elas­ti­ci­dad.

Las ar­tís­ti­cas sir­ven pa­ra que los ni­ños apren­dan otras for­mas pa­ra ex­pre­sar­se y co­mu­ni­car­se; desa­rro­llar su in­te­li­gen­cia mu­si­cal y sen­ti­do del rit­mo; ad­qui­rir ma­yor des­tre­za oral, ma­nual y vi­sual; es­ti­mu­lar su crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción; ade­más de al­can­zar ma­yor con­fian­za en sí mis­mos.

Fo­men­tan la con­tri­bu­ción, ha­cien­do que los ni­ños apren­dan a com­par­tir, a ayu­dar y a no pen­sar so­la­men­te en sí mis­mos.

Con es­to acla­ra­do, el pri­mer pa­so pa­ra te­ner unas va­ca­cio­nes en paz es or­ga­ni­zar una ru­ti­na de ac­ti­vi­da­des. Los ni­ños ne­ce­si­tan te­ner se­gu­ri­dad, y una bue­na for­ma de lo­grar es­ta sen­sa­ción es mar­car­les pau­tas du­ran­te el día. Si haz es­ta­ble­ci­do una ru­ti­na de ac­ti­vi­da­des pa­ra es­tas va­ca­cio­nes, te re­co­men­da­mos que en es­tos úl­ti­mos días pue­da ser más fle­xi­ble. “No hay que ser rí­gi­do en cuan­to a las ac­ti­vi­da­des del ve­rano, ya que es su­fi­cien­te con la es­cue­la. Es­tas ru­ti­nas de­ben ser es­co­gi­das con ac­ti­vi­da­des que los ni­ños deseen, no obli­gar­los a na­da. De igual ma­ne­ra, den­tro de es­ta ru­ti­na tie­ne que exis­tir un tiem­po li­bre, que ellos pue­dan ju­gar y se­lec­cio­nar sus ac­ti­vi­da­des, de es­ta ma­ne­ra irán desa­rro­llan­do su crea­ti­vi­dad”, acon­se­jó Se­rra­cín.

Un buen con­se­jo pa­ra lo­grar es­to es po­der ar­mar un ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des se­ma­nal. Con­ver­sa con tu(s) hi­jo(s), y de acuer­do al tiem­po li­bre de to­da la fa­mi­lia, or­ga­ni­za cuán­do y qué ti­po de ac­ti­vi­da­des po­drás rea­li­zar con ellos y en qué mo­men­tos ne­ce­si­ta­rás de ayu­da ex­ter­na. Ade­más, re­cuer­da in­cluir en él aque­llas ac­ti­vi­da­des que to-

da­vía no se han lo­gra­do ha­cer y que son de in­te­rés pa­ra ellos. Cuan­do va­yas a ar­mar el ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des, de­bes pro­cu­rar te­ner un ba­lan­ce. Es im­por­tan­te que pue­das fo­men­tar de ma­ne­ra in­te­gral el cre­ci­mien­to en tu(s) hi­jo(s), di­cho de otra for­ma, pro­cu­ra in­cluir dis­tin­tos ti­pos de ac­ti­vi­da­des. Al­gu­nas de las que no pue­den faltar son:

Re­crea­ción en fa­mi­lia: pue­des op­tar por ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, co­mo an­dar en bi­ci­cle­ta, ju­gar al­gún de­por­te y vi­si­tar al­gu­na pis­ci­na o de­ci­dir por al­gún pa­seo a la pla­ya o al­gu­na re­gión mon­ta­ño­sa.

Ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas: la vi­si­ta a mu­seos, zoo­ló­gi­cos, o lu­ga­res im­por­tan­tes de la ciu­dad se­rán idea­les pa­ra fo­men­tar su co­no­ci­mien­to ge­ne­ral. Pue­des ave­ri­guar en mu­seos co­mo: Mu­seo de la Bio­di­ver­si­dad (es muy re­co-

men­da­ble pa­ra ni­ños ya que tie­nen per­so­nal es­pe­cia­li­za­do en ex­pli­ca­cio­nes y ac­ti­vi­da­des in­ter­ac­ti­vas muy atrac­ti­vas pa­ra los más pe­que­ños), Cen­tro de Vi­si­tan­tes de Mi­ra­flo­res, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, en­tre otros.

Ac­ti­vi­da­des pa­ra ge­ne­rar crea­ti­vi­dad: op­ta por idas al ci­ne, al tea­tro o por ta­lle­res ar­tís­ti­cos. A tra­vés de la pin­tu­ra, el di­bu­jo, la mú­si­ca o el tea­tro, los ni­ños po­drán desa­rro­llar in­te­li­gen­cias múl­ti­ples y otra par­te del ce­re­bro que nor­mal­men­te no se fo­men­ta en las ins­ti­tu­cio­nes es­co­la­res. Al­gu­nos de los mu­seos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te cuen­tan ac­tual­men­te con es­te ti­po de ta­lle­res.

Im­pli­ca­ción en el ho­gar: apro­ve­cha las va­ca­cio­nes pa­ra ge­ne­rar va­lo­res que no pu­dis­te du­ran­te el año. Pro­cu­ra en­se­ñar­les ta­reas bá­si­cas co­mo or­de­nar su cuar­to, ten­der la ca­ma o pre­pa­rar la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.