EL PAÍS DON­DE LA PA­LA­BRA MO­DA NO TIE­NE NIN­GÚN SIG­NI­FI­CA­DO

Mujer (Panama) - - Entre Bambalinas -

Les es­cri­bo es­te ar­tícu­lo des­de la In­dia, un país sor­pren­den­te, im­pac­tan­te y de gran­des con­tras­tes. Es di­fí­cil creer que en un país don­de la pa­la­bra MO­DA sig­ni­fi­ca tan­to, a la vez no sig­ni­fi­ca na­da. Un país don­de los te­ji­dos son su car­ta de pre­sen­ta­ción, la crea­ti­vi­dad su prin­ci­pal ras­go de iden­ti­dad, su ca­pa­ci­dad de com­bi­nar y crear es­tam­pa­dos una cua­li­dad in­su­pe­ra­ble, y don­de la tra­di­ción y la mano de obra ar­te­sa­nal son una he­ren­cia to­da­vía en pleno au­ge, sin em­bar­go, se tra­ta a la vez de un país que cla­ra­men­te le da la es­pal­da a la mo­da oc­ci­den­tal tal y co­mo no­so­tros la en­ten­de­mos y la co­no­ce­mos.

Pro­ba­ble­men­te, no hay nin­gu­na otra re­gión en el mun­do que ofrez­ca tan­ta crea­ti­vi­dad en la pro­duc­ción tex­til co­mo lo que se en­cuen­tra en el sub­con­ti­nen­te asiá­ti­co. La in­ter­ac­ción de in­va­so­res, tri­bus in­dí­ge­nas, co­mer­cian­tes y ex­plo­ra­do­res a tra­vés de los años ha cons­trui­do una com­ple­ja y le­gen­da­ria cul­tu­ra tex­til ca­rac­te­ri­za­da por su vi­ta­li­dad y co­lo­ri­do, com­pues­ta hoy en día por más de 10 mi­llo­nes de te­je­do­res, tin­to­re­ros, bor­da­do­res e hi­lan­de­ros a lo lar­go de to­da la In­dia.

Has­ta la lle­ga­da de la re­vo­lu­ción in­dus­trial eu­ro­pea, In­dia fue el cen­tro de pro­duc­ción de textiles más im­por­tan­te del mun­do. Pe­ro cuan­do uno lle­ga a la In­dia, pa­re­ce que el tiem­po re­tro­ce­da y nos en­con­tra­mos en un país que no avan­zó al mis­mo rit­mo que el res­to del glo­bo.

Un país don­de, a pe­sar de to­dos los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos en el mun­do ac­tual, una gran can­ti­dad de pro­ce­sos aún se lle­van a ca­bo de for­ma ar­te­sa­nal, en­tre ellos, la uti­li­za­ción del te­lar ma­nual, el te­ñi­do, la apli­ca­ción de di­fe­ren­tes ti­pos de es­tam­pa­dos y la decoración con bor­da­dos. Du­ran­te si­glos, el te­lar ma­nual se ha uti­li­za­do pa­ra ha­cer te­las en el país, y en mu­chas vi­llas de la In­dia, los te­je­do­res lle­van a la prác­ti­ca los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos por ge­ne­ra­cio­nes.

Y es de­bi­do a es­to que la In­dia es un lu­gar de una ri­que­za ex­tre­ma en lo que a textiles y bor­da­dos he­chos a mano se re­fie­re, sien­do par­te del sus­ten­to de la ma­yo­ría de las co­mu­ni­da­des hin­dúes, y pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción por­que no se tra­ta de al­go que ela­bo­ran es­pe­cial­men­te pa­ra el tu­ris­ta, co­mo ter­mi­na su­ce­dien­do en mu­chas par­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca, sino que son la ba­se de su día a día, son sus pro­pios atuen­dos, su for­ma de vi­da.

Aun­que dé­jen­me que les di­ga que sí, hay una par­te de pro­duc­ción de te­ji­dos y “sa­rees” que se ela­bo­ran so­lo pa­ra los tu­ris­tas, esos he­chos en te­ji­dos sin­té­ti­cos y a má­qui­na, esos que al tu­ris­ta les pre­sen­tan co­mo al­go tan pre­cia­do, pe­ro que ellos tie­nen clarísimo no va­len na­da. Muy por el con­tra­rio, exis­te tam­bién un mer­ca­do de te­ji­dos que son co­mo jo­yas, bor­da­dos úni­ca­men­te a mano, en se­das y al­go­do­nes ma­ra­vi­llo­sos, y esos, que son más di­fí­ci­les de en­con­trar, los re­ser­van pa­ra ellos, pa­ra sus oca­sio­nes, pa­ra las ce­le­bra­cio­nes especiales de su vi­da dia­ria. Di­fe­ren­cian la im­por­tan­cia de su ves­ti­men­ta se­gún la ca­li­dad de ela­bo­ra­ción de la mis­ma.

Es tan gran­de el arrai­go y la tra­di­ción en es­ta par­te del mun­do, que sien­do el prin­ci­pal fa­bri­can­te tex­til del mun­do des­pués de Chi­na, sien­do el país don­de se rea­li­zan los bor­da­dos más ex­qui­si­tos que ve­mos plas­ma­dos en las pren­das de las gran­des mar­cas de lu­jo y don­de se con­fec­cio­nan la ma­yo­ría de las pren­das de las mar­cas co­mer­cia­les de mo­da oc­ci­den­tal que hoy es­tán en el mer­ca­do, a pe­sar de eso, es un país que si­gue fiel a sus tra­di­cio­nes y pa­ra el cual la mo­da, tal y co­mo no­so­tros la en­ten­de­mos, no sig­ni­fi­ca na­da.

Y cuan­do di­go na­da, me re­fie­ro li­te­ral­men­te a NA­DA, nun­ca an­tes ha­bía es­ta­do en un país tan vin­cu­la­do a la mo­da y, a la vez, tan ajeno a ella. Un país don­de las ten­den­cias no tie­nen lu­gar, don­de la for­ma de ves­tir no la dic­tan las mar­cas, sino que la dic­tan sus tra­di­cio­nes, sus creen­cias, su cul­tu­ra.

Y así es que en In­dia uno vi­ve una ex­plo­sión de co­lo­res, de mez­clas, no siem­pre acer­ta­das, sim­ple­men­te mez­clas sin nin­gún ti­po de sen­ti­do pa­ra el ojo oc­ci­den­tal, so­lo en­ten­di­bles y acep­ta­bles en In­dia.

Pe­ro es la pro­fun­da re­la­ción y com­ple­to sen­ti­do de iden­ti­dad de la mu­jer in­dia con el sa­ri y su atuen­do tra­di­cio­nal lo que la ha he­cho re­sis­tir con el tiem­po la pre­sión de cam­biar su es­ti­lo de ves­tir e, in­vo­lun­ta­ria­men­te, le ha da­do con­ti­nui­dad a la tra­di­ción del te­ji­do en ca­da par­te del país, ya que los tres ele­men­tos que di­fe­ren­cian un sa­ri de otro son la te­la uti­li­za­da en su fa­bri­ca­ción, el es­ti­lo en que se en­ro­lla al­re­de­dor del cuer­po y el diseño, don­de el bor­da­do jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal, ha­cien­do de es­te más que un sim­ple atuen­do, un len­gua­je que ex­pre­sa es­ta­tus, pro­ce­den­cia y per­te­nen­cia.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.