TÉC­NI­CA SHELLAC

Te da­mos to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que en­tien­das es­te ti­po de ma­ni­cu­ra y de­ci­das si va­le la pe­na la in­ver­sión, ¡mi­ra!

Mujer (Panama) - - Beauty - MA­CA­RE­NA BA­CHOR ma­ca­re­na.ba­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

En­tra a cual­quier sa­lón de be­lle­za y ve­rás la si­guien­te si­tua­ción: exis­ten dos ti­pos de clien­tas, aque­llas que to­das las se­ma­nas acu­den a rea­li­zar­se su tra­di­cio­nal ma­ni­cu­ra, cam­bian­do el color de sus uñas, o aque­llas que han des­cu­bier­to téc­ni­cas que pro­me­ten ma­yor du­ra­bi­li­dad. El shellac es­tá den­tro de es­tas, y es una téc­ni­ca que odias o que amas, y mu­cho de­pen­de­rá de quién y có­mo te la apli­quen.

Es­ta téc­ni­ca tie­ne co­mo pre­mi­sa pro­por­cio­nar una ma­ni­cu­ra instantáne­a, sin man­chas, que pue­da du­rar has­ta cua­tro se­ma­nas. ¿Sue­na fan­tás­ti­co, ver­dad? Sin em­bar­go, pue­de te­ner al­gu­nas con­tras. Aquí reuni­mos to­da la in­for­ma­ción, y de­ja­re­mos que de­ci­das si sus “pros” su­pe­ran a sus “con­tras”.

Una de las pri­me­ras ven­ta­jas que ofre­ce es­ta téc­ni­ca es el rá­pi­do se­ca­do de tus uñas. Po­drás de­cir­le adiós a esa me­dia ho­ra en la que que­da­bas in­mó­vil pa­ra no da­ñar ni man­char tus uñas con na­da. Ade­más, la du­ra­bi­li­dad de es­ta téc­ni­ca es otra bon­dad inigua­la­ble. El shellac pue­de per­ma­ne­cer in­tac­to por 3 o 4 se­ma­nas, sin per­der el bri­llo del co­mien­zo. En es­te as­pec­to, es me­jor que otras téc­ni­cas de ma­ni­cu­ra per­ma­nen­te, ya que eli­mi­na pa­sos co­mo el es­cul­pi­do, el re­lleno de las uñas, el ma­te­rial acrí­li­co, en­tre otros.

En­tre sus des­ven­ta­jas, la pri­me­ra y más cues­tio­na­da por to­dos es la sa­lud de tu uña na­tu­ral. La apli­ca­ción re­pe­ti­da de shellac pue­de dar co­mo re­sul­ta­do uñas que­bra­di­zas, pe­la­das y ge­ne­ral­men­te dé­bi­les, gra­cias al ca­lor ul­tra­vio­le­ta y los mé­to­dos de eli­mi­na­ción de abra­si­vos. Mien­tras, es­te ma­te­rial pue­de afec­tar la sa­lud de tus uñas, la so­lu­ción más fá­cil es to­mar un res­pi­ro en­tre las ma­ni­cu­ras de es­te ti­po. El cos­to tam­bién es al­go que mu­chos pue­den men­cio­nar co­mo una con­tra, pa­ra que ten­gas una idea, en la ma­yo­ría de los sa­lo­nes de be­lle­za, una ma­ni­cu­ra per­ma­nen­te shellac pue­de cos­tar el do­ble de una re­gu­lar. Sin em­bar­go, si los ve­mos en fun­ción de tiem­po, ten­drás que pa­gar es­to una vez al mes, mien­tras que con una ma­ni­cu­ra re­gu­lar de­be­rás pa­gar me­nos, pe­ro ca­da una se­ma­na o se­ma­na y me­dia.

Otro as­pec­to que de­be­rás to­mar en cuen­ta es que si eres del ti­po de per­so­na que se abu­rre con el color de sus uñas y le gus­ta cam­biar­lo ca­da se­ma­na, en­ton­ces, es me­jor que te man­ten­gas ale­ja­da de es­ta téc­ni­ca.

Te pre­sen­ta­mos aquí un pa­so a pa­so por Van­tash Sa­lón pa­ra que com­pren­das la co­rrec­ta apli­ca­ción de es­ta téc­ni­ca y pue­das así ase­gu­rar la in­ver­sión que rea­li­za­rás en tus uñas.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.