Eri­ka Ender

Mujer (Panama) - - Index - GI­NA PRES­TÁN gi­na.pres­[email protected]­sa.com @Gi­naP­res­tan

LA CAN­TAU­TO­RA PA­NA­ME­ÑA QUE HA LLE­GA­DO A LA CIMA DE LAS LIS­TAS Y ROM­PER PA­RA­DIG­MAS EN LA MÚ­SI­CA. SU DON ES TO­CAR

A LAS PER­SO­NAS CON

SUS CAN­CIO­NES.

El 3 de abril tu­vis­te un “show” en el tea­tro Ana­yan­si pa­ra ce­le­brar tus 25 años de ca­rre­ra. ¿Qué tu­vo es­te con­cier­to?

Fue un con­cier­to su­per­es­pe­cial que me tu­vo muy emo­cio­na­da, yo siem­pre, no so­lo con mi pa­la­bra, sino con mis he­chos, he si­do luz en la ca­sa y luz en la ca­lle. Los lo­gros y mo­men­tos im­por­tan­tes los he com­par­ti­do pri­me­ro con Panamá, y siem­pre lle­vo el ape­lli­do Panamá con­mi­go don­de va­ya, ca­da pa­so que ha­go lo ha­go por y pa­ra mi país. Es­te es un día muy es­pe­cial por­que re­gre­sé al lu­gar don­de to­do co­men­zó, ha­ce 25 años, can­té co­mo so­lis­ta en un pro­gra­ma que se lla­ma­ba “Sá­ba­do Sen­sa­cio­nal” de­bi­do a una gi­ra que es­ta­ban ha­cien­do por los 500 años de des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. Es­te con­cier­to fue un re­ga­lo que hi­ce a mí mis­ma, de ver de dón­de ven­go y el re­co­rri­do que he he­cho; nun­ca ol­vi­dar­me de lo im­por­tan­te que es mi ca­sa. Fue­ron 25 años lle­nos de ri­sas, lá­gri­mas, lo­gros, mo­men­tos di­fí­ci­les, apren­di­za­jes, anéc­do­tas, y to­do eso lo van a ver en es­ce­na. Fue un re­co­rri­do lar­guí­si­mo por to­das las can­cio­nes que co­no­cen en mi ca­rre­ra co­mo can­tau­to­ra, por las can­cio­nes que me han gra­ba­do otros colegas, el por­qué y pa­ra qué de­trás de ca­da can­ción, mi his­to­ria de vi­da. Un con­cier­to muy dis­tin­to a lo que han po­di­do ver an­tes.

Co­mo can­tau­to­ra, ¿qué co­sas te per­mi­ten es­tar en con­tac­to con tus sen­ti­mien­tos?

Siem­pre le he di­cho a la gen­te que la mu­jer ga­nó la ex­pe­rien­cia de la vi­da, los gol­pes me han mol­dea­do el al­ma, pe­ro to­da la vi­da he te­ni­do a la ni­ña des­pier­ta. Si­go vien­do el mun­do con ojos de ma­ra­vi­lla, no he de­ja­do que nin­gún gol­pe me in­to­xi­que, me co­rrom­pa, y es par­te de mi for­ma de ser, có­mo me cria­ron en mi ca­sa, par­te de mi pu­re­za. Veo inspiració­n en to­do, me en­tu­sias­ma to­do. Es al­go con lo que na­cí, to­do el mun­do tie­ne sus ta­len­tos, el mío es ver emo­cio­nes, sen­tir­las, tra­du­cir­las y lle­var­las a le­tra y me­lo­día. Y con­tar mis his­to­rias y la de los de­más, y mi mi­sión es ha­cer­lo con

res­pon­sa­bi­li­dad y to­can­do el co­ra­zón.

¿Has pen­sa­do en com­po­ner en por­tu­gués?

Com­pon­go en por­tu­gués de to­da la vi­da, tam­bién en in­glés, de he­cho ten­go ar­tis­tas que me han gra­ba­do en Bra­sil y en el an­glo. Aho­ra más que nun­ca es­toy tra­ba­jan­do con esos mer­ca­dos, “Des­pa­ci­to” abrió puer­tas en el mun­do en­te­ro. Es­ta­ba an­tes más afin­ca­da en el mer­ca­do la­tino que era don­de ha­bía echa­do raí­ces. El año pa­sa­do en­tré al Sa­lón de la Fa­ma de Com­po­si­to­res La­ti­nos co­mo la más jo­ven en la his­to­ria, por­que he te­ni­do una ca­rre­ra lar­ga don­de me he de­di­ca­do a es­cri­bir. Es­toy tra­ba­jan­do en tres mer­ca­dos al mis­mo tiem­po.

¿Exis­te al­gún ape­go emo­cio­nal con las can­cio­nes que es­cri­bes y otros las can­tan?

Los hi­jos uno los trae al mun­do, les en­se­ña lo que les tie­ne que en­se­ñar y los de­ja vo­lar, y siem­pre van a ha­cer par­te de ti. En mi ca­so, no ten­go ego en lo que ha­go, cuan­do es­cri­bo al­go pa­ra al­guien lo es­cri­bo pa­ra que bri­lle y pa­ra que se pue­da ex­pre­sar. Por eso es­tá mi pro­fe­sión en ese ca­so, es­tá la Eri­ka ar­tis­ta, que ex­pre­sa lo que ne­ce­si­ta, y la Eri­ka com­po­si­to­ra que es la tra­duc­to­ra de sen­ti­mien­tos.

¿Có­mo en­cuen­tras el tiem­po pa­ra ha­cer tus pro­duc­cio­nes?

Ella me en­cuen­tra a mí, cuan­do pa­so por mo­men­tos de­ter­mi­na­dos es mi for­ma de cu­rar el do­lor, mi for­ma de co­mu­ni­car­me es la mú­si­ca. Por ejem­plo, hay can­cio­nes que es­cri­bí es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el dis­co “Ta­tua­jes”, por­que ne­ce­si­te ex­pre­sar ale­gría, cu­rar­me de al­go y las de­jé en un ca­jón por­que eran can­cio­nes muy per­so­na­les, que no pre­ten­día que otro ar­tis­ta me fue­ra a gra­bar.

¿Qué re­pre­sen­ta tu úl­ti­mo ál­bum ‘Ta­tua­jes’?

Es una con­quis­ta ma­ra­vi­llo­sa a ni­vel per­so­nal por­que sa­qué mu­chas co­sas a la luz, tan­to lindas co­mo di­fí­ci­les, me di cuen­ta de que no era so­lo un desaho­go per­so­nal, sino que era un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.