DE­TRÁS DE UNA ‘PA­TA­LE­TA’

Mujer (Panama) - - Consultori­o -

¡Ojo! Es­to se­gui­rá ocu­rrien­do des­pués de los tres años en la me­di­da que el ni­ño va­ya in­te­gran­do am­bos la­dos has­ta la adul­tez con ayu­da de sus cui­da­do­res. No ha­ce fal­ta aña­dir que co­noz­co mu­chos adul­tos que to­da­vía ha­cen pa­ta­le­tas, ¿Te sue­na fa­mi­liar? Bueno, ya sa­bes por dón­de va el asun­to.

Cuan­do el ni­ño es­tá to­tal­men­te res­pon­dien­do su la­do de­re­cho, real­men­te ex­pli­car­le por qué tie­ne o no que ha­cer al­go no va a fun­cio­nar por­que sus emo­cio­nes des­bor­da­das son más fuer­tes que él. Al for­zar, lo úni­co que va a pa­sar es que tú tam­bién ter­mi­nes ac­tuan­do con ese la­do emo­cio­nal pri­mi­ti­vo (lue­go les ha­bla­ré del ce­re­bro rep­ti­liano) y bueno, es­to no ter­mi­na bien ca­si nun­ca. ¿Qué pue­des ha­cer? Pri­me­ro pa­rar lo que es­tás ha­cien­do y dar­le tu aten­ción.

✔Co­nec­tar con sus emo­cio­nes. De­jar de for­zar­lo o gri­tar e iden­ti­fi­car qué pue­de sen­tir tu hi­jo en ese mo­men­to ba­jo la si­tua­ción, mi­rán­do­lo a los ojos y qui­zás ofre­cer al­gu­na mues­tra de ca­ri­ño, so­lo si lo acep­ta. Ob­ser­var.

✔Dar­le op­cio­nes o una his­to­ria de por­qués pue­de sen­tir­se de esa ma­ne­ra (Que­rías que­dar­te ju­gan­do más tiem­po con tus ami­gos, el ba­ño es­ta­ba ri­co, que­rías ir a esa fies­ta con los gran­des) Al ra­to pue­de que re­pi­tan las mis­mas fra­ses y ahí su ce­re­bro iz­quier­do em­pie­za a co­nec­tar con las pa­la­bras que le vas brin­dan­do.

Una vez más cal­ma­dos, pue­des bus­car al­gu­na ac­ti­vi­dad al­ter­na

MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.