Cuan­do la cien­cia es in­clu­si­va

Con el pro­pó­si­to de ayu­dar a It­zel Or­te­ga, es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res de la UTP desa­rro­lla­ron un pro­yec­to de tec­no­lo­gía asis­ti­da pa­ra me­jo­rar la mo­vi­li­dad de per­so­nas cie­gas.

Mujer (Panama) - - Index -

It­zel Or­te­ga so­lo se ma­qui­lla pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les, co­mo lo es es­ta, al con­tar­le a una periodista su his­to­ria de vi­da y có­mo una si­tua­ción par­ti­cu­lar de su co­ti­dia­ni­dad ins­pi­ró el desa­rro­llo de una apli­ca­ción pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual.

Pin­tar­se de rosa los pár­pa­dos —a jue­go con su ves­ti­do—, tal vez ha si­do lo más fá­cil que le ha to­ca­do en­ca­rar a lo largo de sus 25 abri­les. Des­de muy ni­ña tu­vo que “apren­der a de­fen­der­se”: sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do ella te­nía 10 años de edad, y co­mo su ma­dre tra­ba­ja­ba en la ciu­dad de Pa­na­má lim­pian­do ca­sas —la familia vi­ve en el po­bla­do de El Co­pé, en Co­clé—, It­zel se que­dó a car­go de sus dos her­ma­nos me­no­res. Na­ció con ce­gue­ra se­ve­ra, al igual que su her­ma­na me­nor, y aun así apren­dió por sí mis­ma las ta­reas pro­pias del ho­gar.

A pe­sar de su dis­ca­pa­ci­dad, las li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, las res­pon­sa­bi­li­da­des do­més­ti­cas y ha­ber­se con­ver­ti­do en ma­dre a los 14 años, It­zel en­con­tró la for­ma de gra­duar­se co­mo li­cen­cia­da en Mer­ca­deo y Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Pa­na­má (UTP), en 2017. “Pa­ra un es­tu­dian­te con dis­ca­pa­ci­dad es más di­fí­cil. Tiene que ha­cer mu­cho es­fuer­zo por­que va a te­ner que que­dar­se en la uni­ver­si­dad horas ex­tras si en ver­dad se quie­re gra­duar”, se­ña­la.

Sin ayuda de un bas­tón ni de la­za­ri­llos, la co­cle­sa­na atra­ve­sa­ba ca­mi­nos y ríos de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra lue­go to­mar el bus que la lle­va­ra de su po­bla­do has­ta su lu­gar de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, en Llano Ma­rín. Pe­ro un día, It­zel se que­dó dor­mi­da en su trans­por­te, se pa­só la pa­ra­da y se des­orien­tó. Fue en­ton­ces allí, ba­jo la ad­ver­si­dad del mo­men­to, cuan­do esa cir­cuns­tan­cia se con­ver­ti­ría en una opor­tu­ni­dad que hoy pro­me­te ha­cer más fá­cil y se­gu­ra la mo­vi­li­dad de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual en el trans­por­te pú­bli­co de Pa­na­má.

Una so­lu­ción que in­te­gra

Cuan­do It­zel se per­dió, es­ta­ba de­ses­pe­ra­da; a sus com­pa­ñe­ros de cla­se les to­mó ca­si dos horas res­ca­tar­la. Su ca­so mo­ti­vó a un gru­po de es­tu­dian­tes y do­cen­tes de la UTP de Co­clé y Azue­ro a desa­rro­llar MO-

VIDIS, un pro­yec­to de tec­no­lo­gía asis­ti­da que busca me­jo­rar la mo­vi­li­dad de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual en el trans­por­te pú­bli­co de Pa­na­má. La idea con­sis­te en lo­grar que la in­ter­ac­ción de es­tos in­di­vi­duos con la so­cie­dad y el me­dio sea más to­le­ra­ble y me­nos pe­li­gro­sa, au­men­tan­do así el sen­ti­do de in­te­gra­ción.

“Vi­mos esa ex­pe­rien­cia no muy agra­da­ble, y en una de mis asig­na­tu­ras les di­je a los es­tu­dian­tes de ter­cer año de la Li­cen­cia­tu­ra en Desa­rro­llo de Soft­wa­re: ‘Yo creo que no­so­tros te­ne­mos ca­pa­ci­dad de re­sol­ver es­ta si­tua­ción de It­zel’. Em­pe­za­mos a pen­sar en el di­se­ño de un dis­po­si­ti­vo pa­ra mo­vi­li­dad de per­so­nas, un sis­te­ma de orien­ta­ción”, na­rra la in­ge­nie­ra Guel­da Car­ba­lle­da de Tris­tán, pro­fe­so­ra de la UTP Co­clé y una de las coin­ves­ti­ga­do­ras. La pro­pues­ta de in­ves­ti­ga­ción, li­de­ra­da por el doc­tor Héc­tor Mon­tes, par­ti­ci­pó en la Con­vo­ca­to­ria de Fo­men­to a I+D 2014 de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción (Se­nacyt), y fue una de las be­ne­fi­cia­rias. Su desa­rro­llo to­mó dos años y cua­tro me­ses de tra­ba­jo.

El pro­yec­to se ba­sa en el di­se­ño, desa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción de dos di­fe­ren­tes series de pro­to­ti­pos. Uno de ellos es­tá en­fo­ca­do en apli­ca­cio­nes pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes que uti­li­zan el sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid, las cua­les fun­cio­nan de for­ma in­te­gra­da. La pri­me­ra apli­ca­ción que se desa­rro­lló fue ViDis, que uti­li­za la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual pa­ra po­der in­ter­ac­tuar de ma­ne­ra re­mo­ta con el bus. “Per­mi­te la mo­vi­li­za­ción de un pun­to A a un pun­to B de for­ma se­gu­ra, y en el tra­yec­to le da no­ti­fi­ca­cio­nes a la per­so­na so­bre dón­de se en­cuen­tra lo­ca­li­za­do el vehícu­lo que tiene el sis­te­ma”, ex­pli­ca el pro­fe­sor de la UTP Co­clé Ra­fael Ve­ja­rano, tam­bién co­la­bo­ra­dor del pro­yec­to.

ViBus es otra de las apli­ca­cio­nes y sir­ve pa­ra que el con­duc­tor in­ter­ac­túe con la per­so­na cie­ga. “El con­duc­tor co­lo­ca el ce­lu­lar en el vi­drio del au­to­bús y tiene una pan­ta­lla don­de pue­de re­ci­bir la no­ti­fi­ca­ción de que una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad lo re­quie­re”, ilus­tra Ve­ja­rano.

Du­ran­te una de­mos­tra­ción con It­zel, ob­ser­va­mos que mien­tras ella es­tá en la pa­ra­da, un au­to­bús de la UTP que po­see el sis­te­ma le envía la lo­ca­li­za­ción y el tiem­po que se de­mo­ra en lle­gar. Una vez den­tro del vehícu­lo, It­zel tac­ta con des­tre­za la co­lo­ri­da pan­ta­lla del ce­lu­lar (guián­do­se por las ins­truc­cio­nes que emi-

“Mi men­sa­je es que si­gan vien­do las co­sas del la­do po­si­ti­vo, que les abran las puer­tas a las per­so­nas que ten­gan una dis­ca­pa­ci­dad”, It­zel Or­te­ga

It­zel Or­te­ga ayu­dó en el pro­yec­to, com­pro­ban­do la usa­bi­li­dad de las apli­ca­cio­nes.

ViBus es una de las apli­ca­cio­nes de MOVIDIS, y sir­ve pa­ra que el con­duc­tor in­ter­ac­túe con la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.