A VE­CES ES ME­JOR DE­CIR ‘NO’

Mujer (Panama) - - Entre Bambalinas - @ol­ga.re­cio

Co­mo siem­pre di­go, las ten­den­cias que nos mar­ca la mo­da son su­ge­ren­cias, op­cio­nes… ¡Pe­ro no obli­ga­cio­nes! La mo­da ca­da vez es me­nos li­neal y nos per­mi­te ju­gar más con nues­tras elec­cio­nes, mar­cán­do­nos al­gu­nas pau­tas que nos ayudan a es­tar —si lo que­re­mos ver así — “a la mo­da”.

Pe­ro de esas pau­tas o ten­den­cias hay que ser lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te pa­ra sa­ber cuá­les acep­ta­mos y cuá­les des­car­ta­mos.

Les voy a ha­blar de una que a mí, en lo per­so­nal, no me gus­ta na­da, y du­do que lle­gue a ser par­te de mi atuen­do: los za­pa­tos blan­cos.

Sí, los tan que­ri­dos y a la vez odia­dos za­pa­tos blan­cos, esos que mu­chas co­mo yo so­lo eva­lúan usar el día que se ca­san, y que pa­ra otras es co­mo el uni­for­me de dia­rio.

Pues bien, du­ran­te mu­cho tiem­po el cal­za­do blan­co no fue con­si­de­ra­do una elec­ción de muy buen gus­to; pe­ro aho­ra los ca­pri­chos de la mo­da ha­cen que ese mis­mo accesorio pa­se a ser par­te im­por­tan­te del “look” de las ‘fas­hion vic­tims’ — que es muy di­fe­ren­te a fas­hio­nis­ta—.

Y dis­tin­go en­tre los dos tér­mi­nos an­te­rio­res, por­que real­men­te creo que hay una gran di­fe­ren­cia en se­guir la mo­da, que­rien­do es­tar siem­pre a la úl­ti­ma y mar­can­do ten­den­cia, y en po­ner­se to­do aque­llo que la mo­da pro­po­ne, a cual­quier cos­to.

Pues he­cha la acla­ra­ción, vol­va­mos al te­ma de los za­pa­tos blan­cos: efec­ti­va­men­te va­mos a ver­los mu­cho es­te ve­rano en las ca­lles y de to­dos los estilos, prin­ci­pal­men­te aque­llos de ti­po sa­lón, con un cor­te ‘V’ en la par­te del em­pei­ne, ‘sti­let­to’ o con ta­cón an­cho más al es­ti­lo abue­la.

Pe­ro hay que te­ner mu­cho cuidado. Es­ta es una ten­den­cia muy pe­li­gro­sa y, si no la usa­mos co­rrec­ta­men­te, te­ne­mos mu­chas —por no de­cir to­das— las pro­ba­bi­li­da­des de trans­for­mar nues­tro ma­ra­vi­llo­so atuen­do en un ver­da­de­ro desas­tre.

De to­das ma­ne­ras, pa­ra aque­llas va­lien­tes que se atre­van a ju­gar con fue­go y de­ci­dan ser par­te de la ten­den­cia, les voy a dar al­gu­nos con­se­jos im­por­tan­tes que de­ben te­ner en cuen­ta pa­ra ha­cer de su aven­tu­ra al­go exi­to­so.

En pri­mer lu­gar, les cuen­to que no hay po­si­bi­li­dad al­gu­na de que pien­sen en des­em­pol­var los za­pa­tos blan­cos que te­nían guar­da­dos en el ar­ma­rio y que ha­ce años no se po­nen. Eso va a ser si­nó­ni­mo de tra­ge­dia. Quie­nes quie­ran sen­tir­se muy “trendy” con es­te ti­po de za­pa­tos, de­ben sa­ber que pa­ra que no pa­rez­can ba­ra­tos y “old fas­hio­ned” los que eli­jan de­ben ser, en pri­mer lu­gar, nue­vos, y con al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ras de la tem­po­ra­da, co­mo por ejem­plo el cor­te ‘V’ del em­pei­ne.

Se­gun­do y MUY —pe­ro mi­ren bien que lo pon­go en ma­yús­cu­la— MUY IM­POR­TAN­TE es que es­tén im­pe­ca­bles. Es­to quie­re de­cir que el cal­za­do de­be ser nue­vo, no pue­de es­tar ni man­cha­do ni su­cio ni te­ner la mí­ni­ma mar­ca o ra­yi­ta. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de los za­pa­tos blan­cos es que son muy de­li­ca­dos y en el mo­men­to en el que tie­nen al­gu­na mar­ca, ya van a pa­re­cer ba­ra­tos o vie­jos.

Y por úl­ti­mo —aun­que mu­chos pen­sa­rán que es una ten­den­cia fá­cil y ba­ra­ta de con­se­guir— les di­go que pa­ra no caer en el “look” ba­ra­to, es im­por­tan­te que el za­pa­to sea de mu­cha ca­li­dad. A di­fe­ren­cia de otros ti­pos de pie­les, la blan­ca si no es de muy bue­na ca­li­dad rá­pi­da­men­te se aso­cia con la po­li piel o piel sin­té­ti­ca, ha­cien­do del cal­za­do y, por con­si­guien­te, del “out­fit” com­ple­to al­go ba­ra­to.

Así que de­ben te­ner en cuen­ta es­tos tres pun­tos: el cal­za­do siem­pre im­pe­ca­ble, con al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca de la tem­po­ra­da pa­ra que que­de cla­ro que es nue­vo y de muy bue­na ca­li­dad. No cai­gan en la ten­ta­ción del za­pa­to ba­ra­to, por­que con el blan­co el re­sul­ta­do es ne­fas­to.

Les doy un úl­ti­mo con­se­jo: si van a usar es­te co­lor de za­pa­to, ¡no lle­ven tam­bién bol­so blan­co! Es­ta es una de las po­cas ex­cep­cio­nes don­de el za­pa­to y el bol­so no de­ben coor­di­nar. Si lle­van za­pa­to blan­co, com­bí­nen­lo con un bol­so es­tam­pa­do o de co­lor.

Pa­ra fi­na­li­zar so­lo pue­do de­cir… ¡suer­te! Y si se ani­man a apli­car es­ta ten­den­cia, en­víen­nos fo­tos pa­ra ver qué tal fue el re­sul­ta­do.■

OL­GA RE­CIO

Di­se­ña­do­ra, em­pre­sa­ria, con­sul­to­ra, ma­má y so­bre to­do mu­jer. Ciu­da­da­na del mun­do, aman­te del ar­te y de la cul­tu­ra. "Viste vulgar y so­lo ve­rán el ves­ti­do, viste ele­gan­te yve­rán a la mu­jer".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.