La pa­ra­dó­ji­ca eco­no­mía de la po­lle­ra

Mien­tras el pre­cio del tra­je de ga­la san­te­ño sube de for­ma sor­pren­den­te, al­gu­nas técnicas se que­dan sin re­le­vo, pues es di­fí­cil vi­vir bien del ofi­cio.

Mujer (Panama) - - Index - KA­REN BERNAL kber­[email protected]­sa.com

La po­lle­ra es una in­du­men­ta­ria fol­cló­ri­ca con mu­chas va­rian­tes a lo lar­go y an­cho del país. Aun­que to­das son im­por­tan­tes, la de ga­la san­te­ña re­sul­ta muy lla­ma­ti­va por las técnicas ar­te­sa­na­les tan la­bo­rio­sas y de­ta­lla­das que ador­nan sus te­las. Bor­da­dos co­mo el pun­to en cruz (o mar­ca­do) y el zur­ci­do, técnicas co­mo el ca­la­do y el som­brea­do, al igual que te­ji­dos co­mo el mun­di­llo (to­dos a ma­nos), ha­cen que una po­lle­ra de ga­la re­ba­se los 10 mil dó­la­res, lo que la con­vier­te en un tra­je eli­tis­ta, le­jos del sue­ño po­pu­lar.

Pe­ro por más que la ves­ti­men­ta re­sul­te alar­man­te­men­te cos­to­sa, quie­nes la con­fec­cio­nan coin­ci­den en que no se pue­de vi­vir dig­na­men­te de la ar­te­sa­nía. En­ton­ces, ¿a dón­de va a pa­rar el di­ne­ro que pa­gan quie­nes sue­ñan con lu­cir la in­du­men­ta­ria de ga­la de Los

San­tos?

Mu­cho tra­ba­jo y po­co di­ne­ro

En la pro­vin­cia de Los San­tos hay po­bla­dos en­te­ros de­di­ca­dos a la ar­te­sa­nía del tra­je fol­cló­ri­co, don­de el co­no­ci­mien­to de las técnicas se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Uno de ellos es San Jo­sé, el úni­co don­de se man­tie­ne el mar­ca­do “al ojo”, que con­sis­te en re­lle­nar un di­bu­jo con cru­ces sin an­jeo, con­tan­do ca­da hi­lo. La téc­ni­ca se es­tá que­dan­do sin re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, en­tre otras co­sas, por­que es muy di­fí­cil vi­vir dig­na­men­te del ofi­cio.

Co­mo la ma­yo­ría de mu­je­res en San Jo­sé, la maes­tra Di­dia Ver­ga­ra sa­be mar­car. Ella apren­dió la téc­ni­ca de su ma­dre, cuan­do te­nía tan so­lo 8 años de edad. Des­de su bi­sa­bue­la, las mu­je­res de la fa­mi­lia mar­can, som­brean, ca­lan, zur­cen, te­jen e in­clu­so ar­man la po­lle­ra. No obs­tan­te, la maes­tra pre­fie­re mar­car so­lo en sus ra­tos li­bres. Nun­ca ha ima­gi­na­do de­di­car­se por com­ple­to a la ar­te­sa­nía, pues con­si­de­ra que no le al­can­za pa­ra vi­vir hol­ga­da­men­te. Una po­lle­ra mar­ca­da en pun­to en cruz se com­po­ne de al­re­de­dor de 13 ti­ras o pa­ños en el po­lle­rón (cin­co en el cuer­po y ocho en el sus­to, de 36 pul­ga­das de an­cho); en la ca­mi­sa, el tra­je lle­va cin­co pa­ños. La ti­ra del po­lle­rón cues­ta al­re­de­dor de 200 dó­la­res y la del ca­mi­són $100, de­pen­dien­do del ta­ma­ño del pun­to (5 por 6 o 3 por 4), la

can­ti­dad de co­lo­res y si es­tá car­ga­da la la­bor; por lo que un jue­go pue­de cos­tar en­tre $3,000 y 4,000 dó­la­res en to­tal.

A una ar­te­sa­na la con­fec­ción de una ti­ra le pue­de to­mar unos 22 días, de­di­cán­do­le al me­nos ocho ho­ras dia­rias. “Si sa­cas la cuen­ta, ha­cer un cuer­po (que son 1,000 dó­la­res) lle­va tres me­ses de tra­ba­jo; te ga­na­rías 333 dó­la­res al mes. Con eso no se pue­de vi­vir; mu­chas mu­je­res co­sen pa­ra pro­du­cir un extra", re­sal­ta la edu­ca­do­ra. A ella le to­ma tres me­ses ela­bo­rar una ti­ra, ya que lo ha­ce por “hobby”, pa­ra dis­traer­se cuan­do tie­ne ra­tos li­bres en su ca­sa y en la es­cue­la don­de la­bo­ra.

Ver­ga­ra mi­ra con preo­cu­pa­ción que no exis­te re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal pa­ra el mar­ca­do; opi­na que al igual que su hi­ja Fá­ti­ma Ver­ga­ra (que tam­bién es maes­tra y a quien ella en­se­ñó a bor­dar), la ju­ven­tud pre­fie­re de­di­car­se a otras co­sas. Pe­ro no so­lo se tra­ta del fac­tor eco­nó­mi­co. “Mis ami­gas po­co se in­tere­san en mar­car; no es por­que no se­pan, sino por­que no les gus­ta, di­cen que es muy di­fí­cil”, ex­pli­ca Yas­mín Es­pi­no­sa, una de las po­cas jó­ve­nes de la re­gión que se de­di­ca por com­ple­to a la ar­te­sa­nía. Es­pi­no­sa, de 28 años, apren­dió el pun­to en cruz de su tía Ma­ri­bel Es­pi­no­sa cuan­do era una ni­ña de 9. Hoy vi­ve de con­fec­cio­nar aba­ni­cos y re­bo­zos en pun­to chi­qui­to (3 por 4), a pe­sar de que ter­mi­nó la ca­rre­ra de Eco­no­mía y Fi­nan­zas. “Si­go con es­to por­que me en­tre­ten­go y no ten­go que an­dar por ahí; soy mi pro­pia je­fa”, ase­gu­ra.

Ca­li­fi­ca de “jus­tos” los 450 dó­la­res que ga­na al mes, ya que ella ma­ne­ja su tiem­po y es­tá más tran­qui­la en ca­sa, es­pe­cial­men­te aho­ra que tie­ne su pri­mer be­bé, de un mes.

“Me pa­re­ce in­tere­san­te que más jó­ve­nes apren­dan a mar­car, por­que se va a per­der”, ad­vier­te. La fal­ta de re­le­vo pue­de lle­var a dis­pa­rar aún más el pre­cio de la la­bor y, fi­nal­men­te, a la ex­tin­ción de la téc­ni­ca.

De prin­ci­pio a fin

La po­lle­ra es un ves­ti­do que se ha­ce a la me­di­da y por en­car­go. Su con­fec­ción es una lo­gís­ti­ca com­ple­ja que pue­de de­mo­rar al­re­de­dor de un año y en la que se pue­den involucrar has­ta seis ar­te­sa­nos di­fe­ren­tes (quie­nes usual­men­te vi­ven en po­bla­dos ale­ja­dos de la ur­be y no ne­ce­sa­ria­men­te se co­no­cen en­tre sí ni sa­ben pa­ra quién es el tra­ba­jo que rea­li­zan).

En San Jo­sé es co­mún que las mu­je­res sean ar­te­sa­nas com­ple­tas, es de­cir, que ela­bo­ren to­do el tra­je, des­de el cor­te has­ta el ar­ma­do. Es­to les per­mi­te te­ner me­jo­res in­gre­sos.

Tal es el ca­so de Eu­se­bia “Che­ba” Pé­rez y su hi­ja Li­lia Paz, a quie­nes ma­yor­men­te se les mi­ra en el por­tal de su ca­sa te­jien­do mun­di­llos, jun­tas. Por 14 mil dó­la­res “Che­ba” ha­ce la po­lle­ra com­ple­ta "que se le lle­van has­ta plan­cha­di­ta". Pa­ra vi­vir de la ar­te­sa­nía ela­bo­ra al me­nos una po­lle­ra al año. “Mi her­ma­na me te­je en gan­cho, me zur­ce la pa­ji­ta; yo con­fec­ciono el mun­di­llo, voy ar­man­do lo que va es­tan­do y eso me da el tiem­po”, re­sal­ta.

Li­lia apren­dió de su ma­dre a rea­li­zar mun­di­llos, a los 13 años. Sin mi­rar la la­bor, en­tre­cru­za los 20 pa­li­llos o bo­li­llos que su­je­tan los hi­los pe­ga­dos al al­moha­dón has­ta for­mar un te­ji­do, lo que evi­den­cia su des­tre­za. Apar­te de te­jer, tam­bién ma­ne­ja un bu­si­to es­co­lar. Un jue­go de mun­di­llo pa­ra una po­lle­ra de ga­la in­clu­ye cer­ca de 30 yar­das re­par­ti­das en di­fe­ren­tes tra­mos, co­mo pea­ci­llo, rue­do, me­lin­dre de bo­ca, tren­ci­lla de en­ja­re­tar y tren­ci­lla an­cha. Li­lia y “Che­ba” sa­can, ca­da una, un jue­go en 22 días, de­di­cán­do­le de seis a ochos ho­ras dia­rias, y co­bran en­tre $500 y 1,000 dó­la­res, de­pen­dien­do de la com­ple­ji­dad del encaje. “Che­ba” pre­fie­re ha­cer la po­lle­ra som­brea­da por­que es la que más le re­mu­ne­ra. “El mar­ca­do es muy len­to, una ti­ra me to­ma ca­si el mes. Una ti­ra de som­brea­da me la ha­go en un día y me­dio y la co­bro en 75 dó­la­res. Del mun­di­llo, me ha­go

"El mar­ca­do al ojo que­da más es­ti­li­za­do, por­que el hi­lo no se sa­le cuan­do se sa­ca el an­jeo", Di­diaVer­ga­ra.

la yar­da en un día, que es­tá en 40 dó­la­res el pe­pia­do. Va­le la pe­na ha­cer som­brea­do”, en­fa­ti­za. No obs­tan­te, es­cla­re­ce que el mun­di­llo tie­ne más mer­ca­do, por­que se usa en to­das las po­lle­ras san­te­ñas y tam­bién pa­ra ca­mi­sas, ca­mi­so­las y ca­mi­sas mon­tu­nas.

En el mun­do de la po­lle­ra de ga­la tam­bién hay fa­mi­lias en­te­ras tra­ba­jan­do la ar­te­sa­nía. Epi­fa­nia “Fany” Ver­ga­ra, una de las ar­te­sa­nas "com­ple­tas" más ve­te­ra­nas de la re­gión, con­fec­cio­na el tra­je jun­to a sus seis her­ma­nos y una de sus tres hi­jas. “Yo so­la no la ha­go (la po­lle­ra) por­que de­mo­ra­ría más de un año. Mi her­ma­na que vi­ve en Pa­na­má ha­ce el sus­to, el cuer­po lo ha­go yo; si no al­can­za­mos, la hi­ja ha­ce la ca­mi­sa. Yo cor­to, co­so en unas, ha­go el mun­di­llo pa­ra otras, tal­queo, ar­mo... Des­de que me le­van­to tra­ba­jo en es­to”, ex­pre­sa. El her­mano de “Fany”, Nel­son Ver­ga­ra, di­se­ña los di­bu­jos de las la­bo­res.

“Fany” es muy so­li­ci­ta­da pa­ra ha­cer po­lle­ras com­ple­tas, pe­ro jun­to a su fa­mi­lia no pue­de ha­cer fren­te a la gran de­man­da. Ella asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de re­par­tir las par­tes de la ves­ti­men­ta en­tre un gru­po de 20 ar­te­sa­nas de la re­gión (que ha se­lec­cio­na­do cui­da­do­sa­men­te) pa­ra que le ela­bo­ren mun­di­llos y zur­ci­dos. “La po­lle­ra es mi com­pro­mi­so, el de­ber mío es en­tre­gar­le a us­ted la po­lle­ra pa' la fe­cha que quie­re. Yo veo có­mo se la ha­go”, ex­pre­sa. Es­cla­re­ce que hay mu­cho ries­go en man­dar a ha­cer una po­lle­ra, co­mo que una ar­te­sa­na no cum­pla con la en­tre­ga a tiem­po. “Me voy a su­per­vi­sar to­dos los días a las ar­te­sa­nas y a dar­les lo que va­yan ne­ce­si­tan­do pa­ra que me en­tre­guen los pe­di­dos. Tam­bién ten­go una po­lle­ra prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­da y la due­ña tie­ne me­ses que no me da na­da”. “Fany” no tie­ne un con­teo de cuán­tas po­lle­ras con­fec­cio­na al año, pe­ro opi­na que no es un ofi­cio pa­ra vi­vir dig­na­men­te. “Ha­ga un cálcu­lo: una po­lle­ra se ha­ce en un año y cues­ta 10 mil; si sa­ca los gas­tos de las te­las, hi­los, mun­di­llos, la­bo­res, en­ca­jes, mano de obra y to­do, lo que le que­da a us­ted lo di­vi­de en ese tiem­po y no se ga­na ni 50 cen­ta­vos el día, pe­ro la gen­te di­ce que la po­lle­ra es­tá ca­ra”.

El mun­di­llo es un encaje de bo­li­llo que dis­tin­gue a la po­lle­ra san­te­ña del res­to.

Un tra­je de éli­te

Al cos­to de la po­lle­ra de ga­la se de­be su­mar el del jo­ye­ro básico (que in­clu­ye sie­te ca­de­nas, ta­pahue­so, sor­ti­jas, bra­za­le­tes, zar­ci­llos, peinetas, pei­ne­tón y bo­to­nes de enagua), el cual pue­de va­riar en­tre $7,500 y 35 mil dó­la­res, "de­pen­dien­do si es de plata o de oro", ase­gu­ra el in­ves­ti­ga­dor de in­du­men­ta­rias Eduar­do Cano. Co­men­ta que tam­bién se de­be con­si­de­rar el jue­go de tem­ble­ques, que pue­de cos­tar de $300 a 2,000 dó­la­res, mien­tras que las enaguas o pe­ti­co­tes cues­tan en­tre $600 y 2,000 dó­la­res. Sin ob­viar el pre­cio de los accesorios co­mo el re­bo­zo, que de­pen­dien­do del tra­ba­jo que lle­ve pue­de cos­tar des­de $200 has­ta 1,500 dó­la­res. Si se tra­ta de com­prar to­do el con­jun­to, in­di­ca el in­ves­ti­ga­dor, una mu­jer se pue­de es­tar gas­tan­do has­ta 50 mil dó­la­res en una po­lle­ra de ga­la san­te­ña.

La ves­ti­men­ta de ga­la no siem­pre fue tan cos­to­sa. Hoy exis­ten di­ver­sos fac­to­res que han subido los pre­cios, des­de la evo­lu­ción del mis­mo tra­je has­ta el en­ca­re­ci­mien­to del cos­to de vi­da.

El ta­ble­ño Eduar­do Emi­lio Espino Ama­ya, quien po­see una co­lec­ción de 28 po­lle­ras (en­tre zur­ci­das, som­brea­das, mar­ca­das, de co­qui­to, de li­nón de mo­ti­ta y mon­tu­nas), ase­gu­ra que des­de que co­men­zó su pa­sión, ha­ce 10 años, ha ob­ser­va­do el cam­bio en el pre­cio del ves­ti­do. "Tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­prar po­lle­ras que no pa­sa­ban de los $5,000; esa mis­ma po­lle­ra aho­ri­ta no me ba­ja de los $12 mil", ase­gu­ra.

Sub­ra­ya que an­tes pa­ga­ba 200 dó­la­res por la ti­ra de po­lle­ra mar­ca­da en pun­to pe­que­ño, pe­ro hoy es­tá has­ta en $300. Por la ti­ra zur­ci­da pa­ga­ba 35 dó­la­res y hoy es­tá en $145, sin ca­la­do (que cues­ta 40 dó­la­res más). "De las po­lle­ras de ga­la, las som­brea­das son las más eco­nó­mi­cas. La ti­ra ter­mi­na­da con ca­la­do pue­de es­tar en 130 dó­la­res, aun­que an­tes es­ta­ba en $55", re­fle­xio­na. Los mun­di­llos tam­bién han subido de va­lor: an­tes el jue­go cos­ta­ba 500 dó­la­res, pe­ro hoy ya es­tán en $1,300.

Espino, cu­yas po­lle­ras han ga­na­do los más im­por­tan­tes con­cur­sos a ni­vel na­cio­nal, opi­na que el al­za en los pre­cios se de­be, en par­te, a la fal­ta de una po­lí­ti­ca que pro­te­ja al ar­te­sano.

“Ne­ce­si­ta que se le pro­te­ja en cuan­to al cos­to de la ma­te­ria pri­ma; los hi­los a ve­ces son muy es­ca­sos, los en­ca­jes vie­nen de afue­ra, no hay te­las de ca­li­dad, y cuan­do se con­si­guen, son muy ca­ros”, ex­pli­ca.

Tam­bién la gran de­man­da del tra­je (es­pe­cial­men­te des­de 2010, cuan­do se em­pe­zó a ha­cer el Des­fi­le de las Mil Po­lle­ras) ha he­cho que se ele­ve mu­cho, se­gún Cano, quien en los úl­ti­mos 20 años se ha de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción de in­du­men­ta­rias de Pa­na­má. Ade­más, el cos­to de la vi­da se re­fle­ja en los pre­cios. “Hoy to­do es más costoso, y las ar­te­sa­nas tie­nen que vi­vir”, re­sal­ta.

Cano aña­de que la evo­lu­ción del tra­je tam­bién lo ha subido de pre­cio. “Los po­lle­ro­nes son más anchos; de seis ti­ras que se uti­li­za­ban al prin­ci­pio en el sus­to, hoy se usan ocho; sin ob­viar que an­tes las la­bo­res eran más pe­que­ñas y hoy las quie­ren ha­cer has­ta de 12 pul­ga­das”. Es­to im­pac­ta los pre­cios, pues las ar­te­sa­nas tra­ba­jan más.

Cuan­do el fol­clor no da

El desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co pue­de des­fa­vo­re­cer in­di­rec­ta­men­te el fol­clor (cuan­do no se vi­ve bien de él), ya que cier­tas tra­di­cio­nes se que­dan sin re­le­vo por la bús­que­da de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Por ejem­plo, aun­que “Fany” Ver­ga­ra en­con­tró la for­ma de vi­vir de la po­lle­ra y les en­se­ñó el ofi­cio a sus hi­jas, nun­ca qui­so que ellas se de­di­ca­ran a la ar­te­sa­nía. “De mis tres hi­jas, so­lo co­se la que vi­ve en San Jo­sé. Ni la que vi­ve en Pa­na­má, que es in­ge­nie­ra, ni la que vi­ve en Chi­tré, que es abo­ga­da, pue­den co­ser, pe­ro cuan­do vie­nen acá, me ayudan. La gen­te nos di­ce 'no quie­ro que se pier­da, que las hi­jas apren­dan', pe­ro yo tra­ba­jé y las edu­qué pa­ra que tu­vie­ran una pro­fe­sión y es­tén me­jor que yo”, co­men­ta la ar­te­sa­na.

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma y an­te el al­to cos­to del tra­je, Espino di­ce que el Go­bierno de­be otor­gar in­cen­ti­vos a los ar­te­sa­nos. “Es ne­ce­sa­rio crear po­lí­ti­cas de im­por­ta­ción pa­ra que la ma­te­ria pri­ma sea más ba­ra­ta; tam­bién se de­ben ce­le­brar más fe­rias don­de el ar­te­sano pue­da ex­po­ner más su tra­ba­jo”. Ade­más, con­si­de­ra opor­tuno que a las ar­te­sa­nas que es­tén re­gis­tra­das le­gal­men­te se les ofrez­can se­mi­na­rios de ac­tua­li­za­ción y be­cas (pa­ra su fa­mi­lia). “Se me­re­cen vi­vir dig­na­men­te por­que son las hé­roes in­vi­si­bles de nues­tro fol­clor”, re­sal­ta.■

Fo­tos: Jo­sue Aro­se­me­na

Di­diaVer­ga­ra con­fec­cio­na po­lle­ras mar­ca­das en sus ra­tos li­bres.

Epi­fa­nia ‘Fany’ Ver­ga­ra, una de las ar­te­sa­nas ‘com­ple­tas’ más ve­te­ra­nas de la re­gión.

Eu­se­bia 'Che­ba' Pé­rez y su hi­ja Li­lia Paz te­jen mun­di­llo en el por­tal de su ca­sa.

Eduar­do Emi­lio Espino Ama­ya, uno de los ma­yo­res co­lec­cio­nis­tas de po­lle­ras del país.

Yas­mín Es­pi­no­sa di­ce que las jó­ve­nes de hoy no es­tán in­tere­sa­das en la ar­te­sa­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.