Có­mo arre­glar la ca­be­za de una em­po­lle­ra­da

Los tem­ble­ques son una jo­ya ar­te­sa­nal que real­zan la be­lle­za fe­me­ni­na y pro­vo­can sus­pi­ros en cual­quie­ra que los con­tem­ple.

Mujer (Panama) - - Index -

Perlas, cris­ta­les y cuen­cas bri­llan­tes son al­gu­nos de los im­ple­men­tos que hoy día uti­li­zan las ar­te­sa­nas pa­ra la crea­ción de los tem­ble­ques, ade­re­zos en for­ma de flo­res y otros ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, que ador­nan la ca­be­za de una mu­jer que viste al­gu­na po­lle­ra de ga­la pa­na­me­ña (la de Pe­no­no­mé se lle­va con tem­ble­ques de co­lo­res).

Lu­cir una po­lle­ra, en cual­quie­ra de sus va­rian­tes, es un sue­ño que pa­na­me­ñas y ex­tran­je­ras com­par­ten cuan­do co­no­cen acer­ca de la his­to­ria y la be­lle­za de es­ta in­du­men­ta­ria; sin em­bar­go, po­cas fé­mi­nas co­no­cen el pro­ce­so co­rrec­to de ata­vío. Pa­ra es­ta edi­ción rea­li­za­mos una se­sión de be­lle­za con la rei­na na­cio­nal de la po­lle­ra, Li­bra­da Urrio­la, y co­no­ci­mos los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ar­mar la ca­be­za de una em­po­lle­ra­da.

El ma­qui­lla­je y el pei­na­do son dos pun­tos im­por­tan­tes en el pro­ce­so de arre­glo. “El ma­qui­lla­je de una em­po­lle­ra­da va a jue­go con las to­na­li­da­des, ya sea en la que es­tá con­fec­cio­na­da la po­lle­ra o en la que es­tá en­ja­re­ta­da”, nos ex­pli­ca Te­lé­ma­co Vi­lla­rreal, ma­qui­lla­dor y es­ti­lis­ta de Li­bra­da, es­pe­cia­li­za­do en el tra­je tí­pi­co.

Los tem­ble­ques, por lo ge­ne­ral, son ador­nos que si­mu­lan flo­res; las ar­te­sa­nas uti­li­zan perlas blan­cas o de co­lo­res (de­pen­dien­do del tra­je), es­ca­mas de pes­ca­do y pe­que­ños cris­ta­les de ro­ca o Swa­rovs­ki, que le apor­tan tex­tu­ra y bri­llo. Tam­bién se ha­cen en for­ma de pa­ja­ri­tos y ma­ri­po­sas, en­tre otras.

Se­gún Vi­lla­rreal, a una mu­jer se le co­lo­ca un jue­go de apro­xi­ma­da­men­te 12 pa­res de tem­ble­ques; no obs­tan­te, acla­ra que to­do de­pen­de de la can­ti­dad de ca­be­llo que ten­ga la mu­jer y el ta­ma­ño de su ca­be­za. Pue­den ser más o me­nos, pro­cu­ran­do que se ob­ser­ve la for­ma de los tem­ble­ques y que nun­ca se re­lle­ne por com­ple­to la ca­be­za, al pun­to de que no se vi­sua­li­ce la par­ti­du­ra del ca­be­llo.■

Fo­tos: Jo­sue Aro­se­me­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.