La mo­da que ha­bla

Aho­ra las mu­je­res uti­li­zan su ar­ma­rio co­mo un mé­to­do pa­ra ex­pre­sar lo que pien­san y lu­char por su fi­lo­so­fía de vi­da.

Mujer (Panama) - - Index - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

La mo­da siem­pre se ha con­si­de­ra­do una for­ma de ex­pre­sión. A lo lar­go de la his­to­ria, la ro­pa ha si­do un re­fle­jo tan­to de los gus­tos in­di­vi­dua­les co­mo de la reali­dad so­cial que vi­ve un país o una re­gión du­ran­te cier­ta épo­ca.

Los li­bros de his­to­ria guar­dan un cla­ro ejem­plo de es­to: du­ran­te el pe­rio­do de gue­rra y pos­gue­rra, en los años 40, el ves­tua­rio os­cu­ro y sim­ple mos­tra­ba no so­lo la abs­ti­nen­cia al con­su­mo, sino tam­bién la de­sola­ción y tris­te­za que se vi­vía. Con­tra­rio a la dé­ca­da de los 60, una de las más in­flu­yen­tes de la his­to­ria, en la que hu­bo un cam­bio ra­di­cal en la ro­pa co­mo sím­bo­lo de re­bel­día an­te la vi­da y la so­cie­dad; el na­ci­mien­to de la mi­ni­fal­da ex­po­nía la

li­ber­tad se­xual fe­me­ni­na.

Así co­mo ca­da dé­ca­da tu­vo su pro­pia ca­rac­te­rís­ti­ca, qui­zás po­dría­mos ima­gi­nar que el pe­rio­do ac­tual pue­de pa­sar a la pos­te­ri­dad por el uso de la mo­da pa­ra lle­var men­sa­jes con­tro­ver­sia­les.

Las in­sig­nias en ca­mi­se­tas y pren­das de ves­tir co­men­za­ron a aso­mar­se en las gran­des pasarelas el año pa­sa­do, des­de la se­ma­na de Al­ta Cos­tu­ra de Pa­rís has­ta la úl­ti­ma edi­ción de la Se­ma­na de la Mo­da en Nue­va York. Men­sa­jes fe­mi­nis­tas co­mo “We should all be fe­me­nist” fue­ron al­gu­nos de los le­mas más po­pu­la­res que ins­tau­ró Dior en Pa­rís, a tal pun­to que ce­le­bri­da­des co­mo Chia­ra Fe­rrag­ni, Rihan­na, Na­ta­lie Portman y Jen­ni­fer Law­ren­ce por­ta­ron la ca­mi­se­ta con or­gu­llo, con­vir­tién­do­la en una de las pren­das es­tre­lla de la tem­po­ra­da.

Otro de los ca­sos más so­na­dos fue el del di­se­ña­dor Pra­bal Gu­rung y sus ca­mi­se­tas con men­sa­jes co­mo: “The fu­tu­re is fe­ma­le” y “Nues­tras men­tes, nues­tros cuer­pos, nues­tro po­der”.

Pe­ro ade­más de men­sa­jes fe­mi­nis­tas, las pasarelas sir­vie­ron de pla­ta­for­ma pa­ra rea­li­zar des­car­gos po­lí­ti­cos, so­bre to­do con­tra del ve­to mi­gra­to­rio del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Y así co­mo los gran­des di­se­ña­do­res uti­li­za­ron el lien­zo en blan­co de las te­las pa­ra plas­mar sus lu­chas, al­gu­nas fi­gu­ras po­lí­ti­cas han imi­ta­do es­ta ten­den­cia pa­ra dar dis­tin­tos men­sa­jes.

Ma­ría Cle­men­cia Ro­drí­guez de San­tos

La fu­tu­ra pri­me­ra da­ma de Co­lom­bia cau­só un re­vue­lo en re­des so­cia­les por uti­li­zar, du­ran­te la jor­na­da de elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, un pan­ta­lón de jeans que en sus la­te­ra­les lle­va­ba la fra­se “fa­ke news”. “Tu­ti­na”, co­mo la co­no­cen en su país, des­per­tó mu­cha cu­rio­si­dad en la po­bla­ción co­lom­bia­na, de­jan­do en du­da si se tra­ta­ba de una in­di­rec­ta ha­cia los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del país sud­ame­ri­cano, que til­da­ban al en­ton­ces can­di­da­to (aho­ra pre­si­den­te elec­to), co­mo una “ma­rio­ne­ta” del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be.

Me­la­nia Trump

Por su par­te, la pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos vis­tió una cha­que­ta que de­cía “Real­men­te no me im­por­ta, ¿a ti?” pa­ra abor­dar un vue­lo a un cen­tro que al­ber­ga ni­ños in­mi­gran­tes se­pa­ra­dos de sus pa­dres en los cru­ces fron­te­ri­zos, por una po­lí­ti­ca del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que ha si­do muy cri­ti­ca­da.

Step­ha­nie Gris­ham, vo­ce­ra de Me­la­nia, di­jo: “Es una cha­que­ta. No hay nin­gún men­sa­je ocul­to”; sin em­bar­go, el pre­si­den­te Do­nald Trump tui­teó: “‘Real­men­te no me im­por­ta, ¿a ti?’ es­cri­to en la es­pal­da de la cha­que­ta de Me­la­nia se re­fie­re a los me­dios que es­par­cen no­ti­cias fal­sas. Me­la­nia ha apren­di­do lo des­ho­nes­tos que son y ¡real­men­te ya no le im­por­ta!”.■

Pra­bal Gu­rungMe­la­nia Trump

Christian Si­rianoDiorDior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.