AN­TES MA­QUI­LLA­DA que sen­ci­lla

Descubre cuá­les son las re­gu­la­cio­nes que exis­ten en Pa­na­má a la ho­ra de com­prar ‘ma­keup’ por in­ter­net.

Mujer (Panama) - - Beauty | Maquillaje -

Car­la Cal­vo siem­pre se sin­tió atraí­da ha­cia el ar­te. Te­nía una fas­ci­na­ción es­pe­cial con es­ta área y el ma­qui­lla­je fue una ma­ne­ra de ca­na­li­zar esa pa­sión en al­go más tan­gi­ble.

To­mó cur­sos y se aven­tu­ró a lan­zar un ca­nal en You­Tu­be en el que las mu­je­res pu­die­ran apren­der de ‘ma­keup’. Ya tiene cin­co años desa­rro­llan­do es­te ca­nal pa­na­me­ño, que se ha con­ver­ti­do en una co­mu­ni­dad fe­me­ni­na.

En ese pro­ce­so, Car­la co­men­zó a in­ves­ti­gar ten­den­cias del ex­te­rior, nue­vos lan­za­mien­tos de pro­duc­tos y se trans­for­mó en lo que en el mun­do de la be­lle­za se co­no­ce co­mo ‘ma­keup jun­kie’ (una per­so­na adic­ta al ma­qui­lla­je o a los im­ple­men­tos que ro­dean es­te ru­bro).

“Las mu­je­res quie­ren pro­bar las ten­den­cias, pe­ro en Pa­na­má son muy li­mi­ta­das las op­cio­nes que pue­den com­prar”, es­cla­re­ce Car­la, ex­pli­can­do que esa es su ma­yor ra­zón pa­ra rea­li­zar com­pras

por in­ter­net des­de la co­mo­di­dad de su ho­gar. Ella trae des­de Es­ta­dos Uni­dos y con ayuda de una em­pre­sa “cu­rrier”, aque­llos pro­duc­tos que el mercado pa­na­me­ño no ofre­ce. “Es pa­ra po­der re­co­men­dar­le co­sas a la gen­te que me si­gue”, ex­pli­ca la “beauty vlog­ger” de 29 años de edad.

En cuan­to al ran­go de pre­cios, Car­la ase­gu­ra que “en Pa­na­má ca­da día es­tá cre­cien­do más el ru­bro del ma­qui­lla­je, se en­cuen­tran ca­da vez más ofer­tas”. Cuan­do co­men­zó ha­ce cin­co años, ha­bía muy po­cas co­sas, se­gún cuen­ta.

Opi­na que en nues­tro mercado hay mu­cha ofer­ta de mar­cas de ga­ma me­dia de ma­qui­lla­je, no se con­si­gue tan­to ma­qui­lla­je “high end” (al­ta ga­ma), y tam­po­co exis­te tan­ta va­rie­dad de pro­duc­tos en las mar­cas “drugs­to­re” (tér­mino uti­li­za­do pa­ra en­ce­rrar al ma­qui­lla­je de far­ma­cia o su­per­mer­ca­dos).

Mien­tras la ofer­ta en el mercado pa­na­me­ño crece, mu­chas mu­je­res co­mo Car­la op­tan por bus­car co­sas en paí­ses ex­tran­je­ros. Pe­ro ha­ce un año, la re­gu­la­ción de en­tra­da de pro­duc­tos de ma­qui­lla­je cam­bió en nues­tro país. “La em­pre­sa con la que trai­go los pro­duc­tos de ma­qui­lla­je en­vió una aler­ta di­cien­do que de aho­ra en más si que­ría traer es­te ti­po de pro­duc­tos, de­bía in­cu­rrir en otros gas­tos”, sub­ra­ya.

No obs­tan­te, ase­gu­ra que el pa­no­ra­ma es in­cier­to, pues aún no ha vis­to un alza o un nue­vo im­pues­to en sus fac­tu­ras. Ella cru­za los dedos pa­ra que no ocu­rran los cam­bios anun­cia­dos.

Qué dice la nue­va re­gu­la­ción y có­mo nos afec­ta

La Di­rec­ción Na­cio­nal de Far­ma­cias y Dro­gas del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sa) ad­vir­tió, a tra­vés de la re­gu­la­ción que co­mu­ni­có ha­ce un año, que se evi­ta­rá traer pro­duc­tos cos­mé­ti­cos sin re­gis­tro sa­ni­ta­rio. La me­di­da fue to­ma­da co­mo pre­ven­ti­va y es­tá en­fo­ca­da ha­cia per­so­nas que com­pran pro­duc­tos pa­ra co­mer­cia­li­zar­los.

Sin em­bar­go, pa­ra aque­llas per­so­nas que com­pran ma­qui­lla­je por in­ter­net pa­ra uso per­so­nal, tam­bién ha ha­bi­do mo­di­fi­ca­cio­nes.

“Es­te ti­po de im­por­ta­cio­nes ac­tual­men­te lle­va un trá­mi­te; el pro­ce­di­mien­to es que hay que sa­car un per­mi­so, hay que lle­var fac­tu­ras a las ofi­ci­nas de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Far­ma­cias y Dro­gas del Min­sa. No­so­tros rea­li­za­mos el trá­mi­te pa­ra el clien­te y por eso car­ga­mos gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos adi­cio­na­les; las per­so­nas na­tu­ra­les lo pue­den ha­cer por sí mis­mas tam­bién”, ex­pli­ca Luis, en­car­ga­do de una su­cur­sal de una em­pre­sa cu­rrier en Cos­ta Sur. Al fi­nal, es­cla­re­ce, los per­mi­sos van en­tre $5 y $10 dó­la­res.

Ca­be des­ta­car que to­dos los pe­di­dos que se reali­cen por in­ter­net pa­san por el fil­tro de Adua­na. Allí se de­ter­mi­na qué pa­que­tes re­quie­ren del re­gis­tro sa­ni­ta­rio y cuá­les pue­den pro­ce­der a ser en­tre­ga­dos sin te­ner que rea­li­zar el trá­mi­te. “Pue­den com­prar por Ama­zon, pue­den via­jar y traer­lo en su car­te­ra o ma­le­ta, no te­ne­mos nin­gún in­con­ve­nien­te, por­que tie­nen la se­gu­ri­dad de don­de lo es­tán com­pran­do, la fuen­te y pro­ce­den­cia de los pro­duc­tos”, ex­pli­có Lis­beth Tris­tán, di­rec­to­ra de Far­ma­cias y Dro­gas del Min­sa.

En el ca­so de que el pa­que­te ha­ya si­do re­te­ni­do por Adua­na, la em­pre­sa cu­rrier lo no­ti­fi­ca­rá al clien­te y se pro­ce­de­rá a rea­li­zar el trá­mi­te ade­cua­do. So­lo en es­te ca­so es que la per­so­na ten­drá gas­tos ex­tras que pa­gar.

Otra de las me­di­das que se de­be te­ner pre­sen­te es que úni­ca­men­te se pue­de so­li­ci­tar tres pro­duc­tos por pe­di­do o pa­que­te. “Si de nues­tros clien­tes lle­ga a Miami un pe­di­do con do­ce pin­tu­ras de la­bios, se re­tie­ne el pe­di­do, se le co­mu­ni­ca al clien­te y no­so­tros di­vi­di­mos el pe­di­do en pa­que­tes de tres, por­que si no, Adua­na aquí en Pa­na­má pue­de de­co­mi­sar el pa­que­te, ya que con­si­de­ra que es pa­ra uso co­mer­cial”, ex­pli­có Luis.

Es re­co­men­da­ble com­prar siem­pre en lu­ga­res re­co­no­ci­dos, ya sea por in­ter­net o en tien­das fí­si­cas den­tro del país; re­vi­sar las fe­chas de ven­ci­mien­to y tra­tar de iden­ti­fi­car si el ma­qui­lla­je es le­gí­ti­mo o fal­so. ¡Hay que cui­dar el ros­tro y la piel de cual­quier in­gre­dien­te da­ñino!■

MA­CA­RE­NA BA­CHOR ma­ca­re­na.ba­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.