DUL­CE TEN­TA­CIÓN

Acom­pá­ña­nos a des­cu­brir los mi­tos y las ver­da­des que ro­dean el azúcar y los efec­tos que es­ta sus­tan­cia tie­ne so­bre el cuer­po.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

El te­ma del con­su­mo de azú­ca­res ha ge­ne­ra­do di­ver­sas po­lé­mi­cas a tra­vés de la his­to­ria, y han sur­gi­do mi­tos y ver­da­des que ca­da vez cues­ta más es­cla­re­cer.

Sue­len ser más las per­so­nas que re­cal­can un sin­nú­me­ro de efec­tos no­ci­vos que es­ta sus­tan­cia pro­vo­ca so­bre la sa­lud. Bas­ta con co­no­cer las di­fe­ren­tes cam­pa­ñas gu­ber­na­men­ta­les con­tra la dia­be­tes, y la de Mi­che­lle Oba­ma “Let’s Mo­ve” es una de las más re­cor­da­das. Pe­ro… ¿qué tan­to de es­to es cier­to?

Una de las con­fu­sio­nes más co­mu­nes es creer que azúcar es lo mis­mo que glu­co­sa. No lo son. La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de­fi­ne el azúcar co­mo una “sus­tan­cia cris­ta­li­na per­te­ne­cien­te al gru­po quí­mi­co de los hi­dra­tos de car­bono, de sa­bor dul­ce y de co­lor blan­co en es­ta­do pu­ro, so­lu­ble en el agua, que se ob­tie­ne de la caña dul­ce, de la re­mo­la­cha y de otros ve­ge­ta­les”; mien­tras que la glu­co­sa es un mo­no­sa­cá­ri­do, es de­cir, un ti­po de azúcar que no se pue­de des­com­po­ner en otro más sim­ple; fun­cio­na co­mo “la mo­ne­da de cam­bio ener­gé­ti­ca de nues­tro cuer­po”, se­gún la nu­tri­cio­nis­ta es­pa­ño­la Adria­na Oroz La­cun­za. El ele­men­to que el cuer­po ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar es la glu­co­sa.

Ca­da ali­men­to que in­ge­ri­mos que sea ri­co en hi­dra­tos de car­bono es des­com­pues­to por nues­tro or­ga­nis­mo has­ta lle­gar a las mo­lé­cu­las de glu­co­sa. Es­tas son ab­sor­bi­das y el cuer­po las uti­li­za co­mo fuente de ener­gía pa­ra nues­tros múscu­los, te­ji­dos y ac­ti­vi­dad ce­re­bral.

En­ton­ces, te es­ta­rás pre­gun­tan­do si ne­ce­si­ta­mos azúcar en nues­tro día a día. La res­pues­ta es no. “El azúcar co­mo tal es un com­pues­to quí­mi­co que no apor­ta nin­gún ti­po de nu­trien­te, úni­ca­men­te apor­ta ca­lo­rías va­cías. La glu­co­sa no so­lo la po­de­mos ob­te­ner del azúcar, sino tam­bién de otro ti­po de ali­men­tos”, ex­pli­ca la nu­tri­cio­nis­ta.

Lo ideal, en­ton­ces, es con­su­mir ali­men­tos que nos apor­ten glu­co­sa, pe­ro tam­bién nu­trien­tes. Al­gu­nos ejem­plos de es­tos ali­men­tos son los ce­rea­les in­te­gra­les, le­gum­bres, tu­bércu­los, fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas.

¿Qué ocu­rre si se con­su­me azúcar?

Mu­chos pro­duc­tos pro­ce­sa­dos tie­nen azú­ca­res agre­ga­das y pro­ba­ble­men­te con ese con­su­mo ya es­te­mos cum­plien­do la cuo­ta del día.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la can­ti­dad re­co­men­da­da de con­su­mo por día pa­ra una per­so­na adul­ta es de 25 gra­mos (lo que se tra­du­ce en 5 cu­cha­ra­das). Pa­ra que pue­das te­ner un con­tex­to, una bo­te­lla de ga­seo­sa de 20 on­zas con­tie­ne 40 gra­mos.

El or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal tam­bién re­co­mien­da re­du­cir la in­ges­ta de azú­ca­res agre­ga­dos, tan­to en adul­tos co­mo en ni­ños, a me­nos del 10% de la in­ges­ta ca­ló­ri­ca to­tal. In­clu­so, in­sis­te que si se re­du­ce a me­nos del 5% de la in­ges­ta ca­ló­ri­ca to­tal, pue­de re­sul­tar be­ne­fi­cio­so pa­ra nues­tra sa­lud.

So­bre­pa­sar los lí­mi­tes re­co­men­da­dos de azú­ca­res pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud. Se­gún la ex­per­ta, “el ex­ce­so y con­ti­nuo con­su­mo de azúcar (por en­ci­ma de los lí­mi­tes re­co­men­da­dos) es­tá re­la­cio­na­do con un in­cre­men­to de ries­go a desa­rro­llar afec­cio­nes co­mo el so­bre­pe­so y la obe­si­dad, y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res co­mo dia­be­tes, sín­dro­me me­ta­bó­li­co e in­clu­so

cáncer”.

¿Qué ocu­rre con los sus­ti­tu­tos del azúcar?

Al mo­men­to de que­rer sus­ti­tuir el azúcar re­fi­na­da por otros ti­pos, es co­mún es­cu­char nom­bres co­mo azúcar mo­re­na, miel de abe­ja, si­ro­pe o néc­tar de aga­ve, me­la­za y edul­co­ran­tes.

Se­gún Oroz, “aun­que nos los ven­dan co­mo más na­tu­ra­les y que apor­tan al­go de vi­ta­mi­nas o mi­ne­ra­les, su com­pues­to básico si­gue sien­do azúcar, por lo que igual­men­te es­tá des­acon­se­ja­do su con­su­mo”.

Ade­más, exis­te mu­cha con­tro­ver­sia res­pec­to al po­si­ble efec­to que con­lle­va el con­su­mo de los edul­co­ran­tes so­bre nues­tra sa­lud o so­bre la in­ci­den­cia de cier­tas en­fer­me­da­des.

En con­clu­sión, es ne­ce­sa­rio tra­tar de re­du­cir el con­su­mo de azú­ca­res aña­di­dos. “Mu­chas ve­ces me en­cuen­tro per­so­nas que de­ci­den no co­mer fru­ta o eli­mi­nar cier­tas fru­tas y ver­du­ras por mie­do de que en­gor­dan de­bi­do a su al­to con­te­ni­do en azúcar. El azúcar de la fru­ta es el que me­nos de­be­ría preo­cu­par”, re­sal­ta la nu­tri­cio­nis­ta.

Ca­be des­ta­car que es­tas son re­co­men­da­cio­nes pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y los há­bi­tos ali­men­ti­cios. Se tra­ta de crear un ba­lan­ce: no es eli­mi­nar pa­ra siem­pre los dul­ces, sino evi­tar que el con­su­mo de ese ti­po de ali­men­tos se con­vier­ta en un há­bi­to.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.