EL ÚL­TI­MO ZA­PA­TE­RO de la po­lle­ra pa­na­me­ña

Mil­cia­des Ba­rrios es el úni­co ar­te­sano que ha­ce cal­za­do cla­va­do en la re­gión de Azue­ro, ofi­cio que co­rre pe­li­gro de ex­tin­guir­se.

Mujer (Panama) - - Personaje - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Mil­cia­des Ba­rrios se apro­xi­ma al por­tal de su ca­sa cuan­do es­cu­cha el lla­ma­do: “el úl­ti­mo za­pa­te­ro de la po­lle­ra”. Apa­re­ce en la puer­ta y res­pon­de: “el úl­ti­mo y ya ca­si ‘des­gas­tao’”.

Por más de tres dé­ca­das se ha de­di­ca­do a con­fec­cio­nar za­pa­tos pa­ra la po­lle­ra con la téc­ni­ca de cla­va­do. “El día que yo fal­te eso si­gue, pe­ro no se­rán igua­les”, aco­ta el za­pa­te­ro, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la téc­ni­ca ar­te­sa­nal que ha per­fec­cio­na­do por años, la cual na­die más rea­li­za en la re­gión de Azue­ro y que si no se in­cul­ca en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes, co­rre el pe­li­gro de per­der­se pa­ra siem­pre.

“Cha­di­to”, co­mo le lla­man quie­nes lo co­no­cen, es al­to, fla­co, de tez cla­ra pe­ro cur­ti­da por el sol, tie­ne los ojos ma­rrón cla­ro, la fren­te arru­ga­da y un bi­go­te ca­no­so.

Ca­mi­na me­nos de diez pa- sos y se sien­ta en su ta­bu­re­te de ma­de­ra y cue­ro ubi­ca­do en el por­tal de su ca­sa, que a su vez le fun­cio­na co­mo ta­ller. So­bre una me­sa de ma­de­ra cla­ra, don­de se lee “Cha­di­to Ba­rrios”, re­po­san sus he­rra­mien­tas: mar­ti­llo, pin­za, sa­ca­cla­vos, cla­vos y cu­chi­lla. A un cos­ta­do del des­gas­ta­do mue­ble, cuel­ga un cuen­co lleno de ha­ri­na con la que for­ma el en­gru­do pa­ra pe­gar las te­las. El fon­do de la es­ce­na es una to­rre de re­ta­zos de cue­ro de va­ca, ma­te­ria pri­ma del cal­za­do que con­fec­cio­na.

El por­tal es abier­to. Al­re­de­dor, las pa­re­des es­tán lle­nas de fo­tos de rei­nas, una al la­do de la otra, has­ta lle­gar a di­ver­sos re­co­no­ci­mien­tos que al­gu­nas de ellas le hi­cie­ron a Mil­cia­des por su im­pe­ca­ble tra­ba­jo. Atrás se vi­sua­li­za un cu­bícu­lo, don­de es­tán guar­da­das las hor­mas de ma­de­ra de los za­pa­tos y una má­qui­na de co­ser a pe­dal.

Mil­cia­des na­ció en Las Ta­blas, se crio en el cam­po y tra­ba­ja­ba en los pas­ti­za­les. A los 19 años apren­dió el ofi­cio a tra­vés del gua­ra­re­ño Ra­món Ce­de­ño. “Tra­ba­ja­ba en la agri­cul­tu­ra, re­ven­ta­do en los pas­ti­za­les co­gien­do to­ma­tes, ti­ran­do ma­che­te. El ami­go mío que me en­se­ñó me di­jo un día: ‘oi­ga, mi­re, ¿us­ted no qui­sie­ra apren­der a ha­cer za­pa­tos?’. Le con­tes­té que en ese mo­men­to no po­día por­que te­nía al­gu­nos com­pro­mi­sos, pe­ro que en cuan­to ter­mi­na­ra iba a apren­der. Me le apa­re­cí allá y allí me en­se­ñó”, re­me­mo­ra. A la se­ma­na de aquel epi­so­dio, ya Cha­di­to sa­bía ha­cer za­pa­tos.

Ase­gu­ra que el pro­ce­so de apren­di­za­je fue sen­ci­llo. “Pa­ra apren­der a ha­cer za­pa­tos lo úni­co que se ne­ce­si­ta es te­ner fun­da­men­to y las ga­nas. Cuan­do yo apren­dí, con­mi­go no jo­die­ron mu­cho”, aco­ta. Al co­mien­zo Ra­món Ce­de­ño lo man­da­ba a bus­car hor­mas con dis­tin­tas nu­me­ra­cio­nes y lue­go le pe­día las plan­ti­llas. El maes­tro pe­ga­ba una plan­ti­lla y Cha­di­to ob­ser­va­ba có­mo la re­cor­ta­ba; en­ton­ces el apren­diz ha­cía el se­gun­do za­pa­to, sin ayu­da. “Eso pa­ra mí fue fa­ci­li­to, no tu­ve pro­ble­mas pa­ra apren­der”.

Ha­ce mu­cho tiem­po de­jó de lle­var la cuen­ta de la can­ti­dad de za­pa­tos que pro­du­ce. An­tes era ne­ce­sa­rio con­tar, por­que de eso de­pen­día su sa­la­rio dia­rio. Tra­ba­ja­ba de peón y pa­ra ga­nar­se $4.40 al día te­nía que ha­cer 22 pa­res de za­pa­tos. “En ese tiem­po se ven­dían mu­chos za­pa­tos, por­que la em­pre­sa don­de tra-

ba­ja­ba co­mer­cia­li­za­ba por can­ti­dad. Éra­mos cin­co ope­ra­rios. La pro­duc­ción de la se­ma­na la re­par­tían por las tien­das en To­no­sí y Pe­da­sí”, ex­pli­ca Cha­di­to.

En sus ini­cios, un par de za­pa­tos era muy ba­ra­to. “Ni se ase­me­ja a los pre­cios de aho­ra. Los ven­dían en las tien­das a dó­lar y a $1.25 el par”, acla­ra Ba­rrios. Hoy, un par de za­pa­tos de po­lle­ra cues­ta 25 dó­la­res. Sin em­bar­go, in­di­ca que la ga­nan­cia es re­la­ti­va­men­te igual —po­ca— de­bi­do al au­men­to en el cos­to de la vi­da. Es por eso que en su tiem­po li­bre, cuan­do no se va a pes­car, el ar­te­sano arre­gla bi­ci­cle­tas; así ga­na un po­co más y com­pen­sa lo que los za­pa­tos no le dan.

Una téc­ni­ca en pe­li­gro de ex­tin­ción

Los za­pa­tos de Cha­di­to son co­no­ci­dos por los aman­tes del fol­clor y los tra­jes tí­pi­cos pa­na­me­ños por su al­ta ca­li­dad, sus im­pe­ca­bles ter­mi­na­cio­nes y su es­ti­lo de hor­ma re­don­da. “Mis za­pa­tos yo los tra­ba­jo cla­va­dos y en cue­ro. La ma­yo­ría de los za­pa­te­ros que ha­bía an­tes los ha­cían pe­ga­dos; pe­ro yo siem­pre me he ca­rac­te­ri­za­do por usar cla­vos. A ve­ces pien­so que a la gen­te no le va a gus­tar, pe­ro es­te ti­po de za­pa­to tie­ne la ven­ta­ja de que du­ra una bar­ba­ri­dad y se abre muy po­co”. Ase­ve­ra que en la épo­ca don­de to­da­vía era un apren­diz, los za­pa­tos se ha­cían de pa­na, pe­ro aho­ra el sis­te­ma ha cam­bia­do. “Hoy uti­li­zan tex­ti­les co­mo el ‘sa­tín’ pa­ra una po­lle­ra de ga­la”.

Ac­tual­men­te, Cha­di­to ar­ma apro­xi­ma­da­men­te un par de za­pa­tos al día. En pri­mer lu­gar, por­que el tiem­po llu­vio­so es com­pli­ca­do pa­ra el ofi­cio, de­bi­do a que la hu­me­dad im­pi­de que las te­las se se­quen bien. Sus pro­ble­mas de cin­tu­ra tam­bién le afec­tan la pro­duc­ción.

Mil­cia­des te­me que si la téc­ni­ca no se pa­sa a la si­guien­te ge­ne­ra­ción se per­de­rá den­tro de po­co. “Pri­me­ro se tie­ne que te­ner fun­da­men­to y aho­ra mis­mo la ma­yo­ría de la gen­te no lo tie­ne. Us­ted le di­ce a una per­so­na ‘ven que te voy a en­se­ñar a ha­cer za­pa­tos’, y la gen­te di­ce: ‘No me gus­ta eso’”.

En las po­cas ex­pe­rien­cias que Cha­di­to ha te­ni­do tra­tan­do de en­se­ñar la téc­ni­ca, las co­sas no han re­sul­ta­do, qui­zás por esa ra­zón se en­cuen­tra al­go rea­cio a la idea de in­ten­tar­lo nue­va­men­te. “La gen­te te di­ce ‘Jo, tú es­tás a gus­to aquí. No te aso­leas, no te mo­jas’. En­ton­ces, vie­nen con los cal­zon­ci­llos tru­chos, are­ti­cos, al­fi­le­res en las na­ri­ces. ¿Us­ted cree que yo voy a per­der tiem­po en­se­ñán­do­le a una per­so­na así? Ya yo mue­ro con es­to, con lo que al­can­cé a sa­car”, ex­pre­sa el ar­te­sano. Ade­más la idea de vol­ver a trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos le asus­ta. Su es­po­sa Si­mo­na Gai­tán es quien ma­ne­ja la má­qui­na de co­ser a pe­dal y ase­gu­ra que esa par­te él no po­dría ex­pli­car­la.

“Cha­di­to es una pie­za fun­da­men­tal e in­vi­si­ble pa­ra la po­lle­ra. Na­die se pre­gun­ta de dón­de sa­len los za­pa­tos del tra­je tí­pi­co”, sub­ra­ya el in­ves­ti­ga­dor de in­du­men­ta­rias pa­na­me­ñas Eduar­do Cano, quien ade­más es­tá in­ten­tan­do ar­mar un pro­yec­to pa­ra po­der res­ca­tar la téc­ni­ca. “To­dos ven la ar­te­sa­nía del mar­ca­do de la po­lle­ra, pe­ro na­die pre­gun­ta por los za­pa­tos”, di­ce. Cano, quien se en­cuen­tra ha­cien­do el in­ven­ta­rio de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio e In­dus­trias a ni­vel na­cio­nal, ilus­tra que Ba­rrios es el úni­co ar­te­sano que ha­ce los za­pa­tos de la po­lle­ra al es­ti­lo tra­di­cio­nal. “Exis­ten otros, y no en es­ta área, pe­ro ha­cen el cal­za­do de for­ma in­dus­trial”. Cha­di­to es­tá se­gu­ro de la ca­li­dad de su tra­ba­jo y se aferra a su “fun­da­men­to” pa­ra se­guir ade­lan­te. “Us­ted sa­be, pa­ra los Car­na­va­les, cuan­do las mu­je­res tie­nen las po­lle­ras, que le­van­tan así y se ven los za­pa­tos que bri­llan… a mí se me eri­zan los pe­los. ¡Eso es gran­de!”, di­ce.

Aho­ra, su le­ma es ha­cer po­co, pe­ro bien. En oca­sio­nes ha te­ni­do que de­jar ir la plata por no com­pro­me­ter la ca­li­dad de su tra­ba­jo, que es su se­llo per­so­nal.

A sus 64 años, Cha­di­to no sa­be cuál se­rá el fu­tu­ro de la ar­te­sa­nía, aun­que él quie­re se­guir em­be­lle­cien­do a las em­po­lle­ra­das. Pe­ro in­sis­te: “na­die es eterno... yo no pien­so mo­rir­me to­da­vía, pe­ro to­dos es­ta­mos en esa tóm­bo­la”.■

Los za­pa­tos de Cha­di­to se dis­tin­guen por su de­li­ca­da y re­don­dea­da pun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.