CI­FRAS DE DIS­CA­PA­CI­DAD

Mujer (Panama) - - Actualidad | Reportaje -

La Pri­me­ra En­cues­ta Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad (2006),

in­di­ca que en Pa­na­má exis­ten 370,053 per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad (11.3% de la po­bla­ción). De ellos, 83,757 per­so­nas po­seen dis­ca­pa­ci­dad vi­sual, la cual es la se­gun­da dis­ca­pa­ci­dad que más pre­va­le­ce en la po­bla­ción pa­na­me­ña, pre­ce­di­da por la dis­ca­pa­ci­dad múl­ti­ple. te la apli­ca­ción) pa­ra in­di­car­le al chofer, por me­dio de una no­ti­fi­ca­ción, dón­de desea ba­jar­se.

La ter­ce­ra apli­ca­ción, Tu­tor, le se­ña­la a una se­gun­da per­so­na la ubi­ca­ción, en tiem­po real, del in­di­vi­duo con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual.

Án­gel Hen­rí­quez (uno de los es­tu­dian­tes que co­men­zó el pro­yec­to) tra­ba­ja en la im­ple­men­ta­ción de una cuar­ta apli­ca­ción lla­ma­da OGeo, que fa­ci­li­ta­ría la ex­pe­rien­cia de des­pla­za­mien­to de las per­so­nas cie­gas. Fun­cio­na con dis­po­si­ti­vos ubi­ca­dos en el te­cho, que le anun­cian al usua­rio (por me­dio de vi­bra­cio­nes, co­lo­res fuer­tes y voz) los des­ti­nos por los que avanza y cuan­do fi­nal­men­te lle­ga al ele­gi­do. Se pue­de usar en em­pre­sas, ae­ro­puer­tos, fe­rias, uni­ver­si­da­des, etc. Con es­te pro­yec­to Án­gel par­ti­ci­pó en 2017 en un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción en Me­de­llín, Co­lom­bia, y ob­tu­vo el pri­mer lu­gar de me­jor tra­ba­jo in­ter­na­cio­nal.

Si la in­ter­net fa­lla

El se­gun­do pro­to­ti­po del pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción es­tá vin­cu­la­do con el di­se­ño y la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de comunicaci­ones por ra­dio­fre­cuen­cia, que le per­mi­ti­rá a la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual que se en­cuen­tre en una pa­ra­da de au­to­bús sa­ber si el trans­por­te pú­bli­co se apro­xi­ma, de ma­ne­ra que pue­da so­li­ci­tar que se de­ten­ga.

Es­tá com­pues­to de tres mó­du­los: el MO­VI-ETA, pa­ra ser uti­li­za­do por la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual; el MO­VI-Bus, ubi­ca­do en el au­to­bús pa­ra el uso del con­duc­tor, y el MO­VI-Stop, que se co­lo­ca en las pa­ra­das de au­to­bu­ses.

It­zel ha co­la­bo­ra­do con el gru­po de in­ves­ti­ga­do­res pa­ra com­pro­bar la usa­bi­li­dad y na­ve­ga­bi­li­dad de los dis­po­si­ti­vos; ella es quien los prue­ba y dice si son fun­cio­na­les pa­ra las per­so­nas cie­gas. “Ve­mos las in­ge­nie­rías co­mo al­go frío, téc­ni­co. La ven­ta­ja de es­te pro­yec­to es el be­ne­fi­cio so­cial, la par­te hu­ma­na. Cuan­do en Azue­ro se dio la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con Co­clé, uno de los pri­me­ros ejer­ci­cios fue ve­nir a co­no­cer a la jo­ven It­zel, y les de­cía a los mu­cha­chos que no per­dié­ra­mos

de vis­ta que, aun­que es­tu­vié­ra­mos desa­rro­llan­do un dis­po­si­ti­vo, es­tá­ba­mos ha­cién­do­lo pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de al­guien”, sub­ra­ya el in­ge­nie­ro Jo­sé Mu­ñoz, coin­ves­ti­ga­dor.

Ac­tual­men­te, MOVIDIS se en­cuen­tra en la eta­pa de prue­bas y va­li­da­cio­nes. “Ya se va­li­da­ron tres ti­pos de “soft­wa­re”, se han he­cho de­mos­tra­cio­nes, prue­bas en la calle, en el au­to­bús, pe­ro en áreas con­tro­la­das”, ex­pre­sa Ve­ja­rano, ase­gu­ran­do que el ob­je­ti­vo es lle­var­lo a un ni­vel más com­pli­ca­do, en una ciu­dad co­mo Pa­na­má, don­de exis­te gran can­ti­dad de pa­ra­das que hay que eti­que­tar pa­ra que el sis­te­ma pue­da pro­du­cir esas se­ña­les de in­for­ma­ción.

La pro­yec­ción es po­der uti­li­zar el pro­yec­to in­te­gra­do a un ni­vel na­cio­nal pa­ra im­pac­tar a la so­cie­dad in­clu­yen­do a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual. Sin em­bar­go, Mon­tes ha des­ta­ca­do que en Pa­na­má aún no se cuen­ta con la ade­cua­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra los in­di­vi­duos con es­te ti­po de con­di­ción, por lo que “nos to­ma­rá un po­co más de dos años po­der sa­car un pro­duc­to uti­li­za­ble y fia­ble al 100%. Los pro­duc­tos de MOVIDIS fun­cio­nan muy bien y se de­be con­ti­nuar con el tra­ba­jo pa­ra que pue­dan ser uti­li­za­dos”.

Por una edu­ca­ción in­clu­si­va

El desa­rro­llo de MOVIDIS no fue al­go ca­sual pa­ra la UTP, pues ya la uni­ver­si­dad ve­nía dan­do pa­sos ha­cia la in­clu­sión. En 2012, preparándo­se pa­ra el in­gre­so de It­zel, se reali­zó un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción con la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad (Se­na­dis) y el Ins­ti­tu­to Pa­na­me­ño de Ha­bi­li­ta­ción Es­pe­cial (Ip­he) pa­ra co­no­cer so­bre la dis­ca­pa­ci­dad que pre­sen­ta­ba la jo­ven; lue­go, se hi­zo un plan de ac­ción pa­ra crear in­te­rés y pre­pa­rar a los do­cen­tes y al per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra re­ci­bir­la.

Ade­más, hu­bo ade­cua­cio­nes pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de It­zel en la vi­da es­tu­dian­til. Se pa­sa­ron los con­te­ni­dos al sis­te­ma Brai­lle, se ad­qui­rie­ron cal­cu­la­do­ras cien­tí­fi­cas es­pe­cia­les con par­lan­tes y la Aso­cia­ción de Cie­gos reali­zó ase­so­rías so­bre los ti­pos de compu­tado­ra y de otras apli­ca­cio­nes pa­ra per­so­nas cie­gas.

Tam­bién se rea­li­za­ron jor­na­das de sen­si­bi­li­za­ción en­tre la co­mu­ni­dad de es­tu­dian­tes y se es­ta­ble­ció un pro­gra­ma de vo­lun­ta­ria­do con bie­nes­tar es­tu­dian­til. “It­zel, por sus con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, re­ci­bió mu­cho apo­yo de ti­po so­cial y eco­nó­mi­co y fue aten­di­da mé­di­ca­men­te”, ex­pli­ca la in­ge­nie­ra Car­ba­lle­da.

Acla­ra que en el ám­bi­to aca­dé­mi­co, la es­tu­dian­te no tu­vo pri­vi­le­gios, y que las he­rra­mien­tas que le pro­ve­ye­ron fue­ron pa­ra po­ten­ciar­le sus ha­bi­li­da­des.

It­zel es la pri­me­ra egre­sa­da con dis­ca­pa­ci­dad de la re­gio­nal de Co­clé, pe­ro ella no pre­su­me de eso, de ha­ber­se gra­dua­do con un promedio su­pe­rior a 4 ni de ha­ber ayu­da­do a me­jo­rar una apli­ca­ción pa­ra per­so­nas cie­gas. Se sien­te al­guien “co­mún y co­rrien­te” (ni una he­roí­na ni una per­so­na di­fe­ren­te), a quien le ha to­ca­do apren­der a de­fen­der­se pa­ra so­bre­vi­vir jun­to a sus her­ma­nos.

Hoy lo úni­co que real­men­te le preo­cu­pa es po­der con­se­guir un em­pleo digno –des­de que se gra­duó, el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo la lla­ma a ac­tua­li­zar sus datos, pe­ro no la ha ubi­ca­do en un pues­to–, pa­ra se­guir ade­lan­te, de­pen­der lo me­nos de su familia y ha­cer su vi­da tran­qui­la­men­te co­mo una per­so­na “nor­mal”.

El pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción MOVIDIS es­tá com­pues­to por do­cen­tes, in­ves­ti­ga­do­res y es­tu­dian­tes de la UTP.

Du­ran­te un re­co­rri­do de prue­ba, un es­tu­dian­te de la UTP de Azue­ro nos mues­tra có­mo fun­cio­na el pro­to­ti­po que uti­li­za ra­dio­fre­cuen­cia.

Án­gel Hen­rí­quez tra­ba­ja en la cuar­ta apli­ca­ción, lla­ma­da OGeo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.