SE­XO Y MA­TRI­MO­NIO

Psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta fa­mi­liar, de pa­re­jas e in­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar in­teg

Mujer (Panama) - - Consultori­o - MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Ha­ce dos se­ma­nas, apren­dí que uno de los te­mas más bus­ca­dos en Goo­gle es “se­xo y ma­tri­mo­nio”. Las per­so­nas sue­len que­rer com­pren­der la dis­mi­nu­ción de las re­la­cio­nes se­xua­les en el ma­tri­mo­nio, có­mo au­men­tar­las o in­clu­so có­mo so­bre­vi­vir a un ma­tri­mo­nio sin se­xo. Los ar­tícu­los, es­tu­dios y blogs inun­dan la web.

El se­xo siem­pre ha si­do un te­ma de mu­cho in­te­rés, con­tro­ver­sias, es­tu­dios, cu­rio­si­dad… Y res­pec­to a las re­la­cio­nes de pa­re­ja o matrimonio­s, se ne­ce­si­tan va­rias co­lum­nas pa­ra desa­rro­llar el te­ma.

Si en­ten­de­mos las re­la­cio­nes por fa­ses, la pri­me­ra —en la que se ha­bla de amor— es la que lla­ma­mos “enamo­ra­mien­to”. Es un pe­rio­do con mu­cha in­ten­si­dad, una ex­plo­sión de neu­ro­hor­mo­nas de pla­cer co­mo do­pa­mi­na, se­ro­to­ni­na, en­tre otras, que nos man­tie­nen mos­tran­do lo me­jor de ca­da uno, bus­can­do cer­ca­nía y co­ne­xión des­de lo más emo­cio­nal, pe­ro tam­bién lo más fí­si­co, y es ahí qui­zás en don­de el se­xo es un ele­men­to su­ma­men­te pre­sen­te pa­ra la crea­ción de esa re­la­ción.

Lo que si­gue en esos pri­me­ros me­ses sue­le eti­que­tar­se co­mo “la lu­na de miel”. Fa­se cor­ta pe­ro bo­ni­ta; los enamo­ra­dos se ha­cen mu­chas pro­me­sas, pla­nes y hay cer­ca­nía. Sin em­bar­go, po­co a po­co va­mos mos­tran­do nues­tro la­do me­nos per­fec­to, em­pie­zan a des­ta­par­se de­fec­tos que pue­den o no ter­mi­nar con la re­la­ción. Es­ta eta­pa se lla­ma de­silu­sión; quie­nes si­guen jun­tos pa­sa­ron por la acep­ta­ción del otro y si­guie­ron cons­tru­yen­do.

To­do ci­clo vi­tal de la fa­mi­lia con­lle­va mu­chos cam­bios y re­tos que pue­den cau­sar o no a una cri­sis en la re­la­ción de pa­re­ja. Los matrimonio­s en­fren­tan res­pon­sa­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas, la lle­ga­da de los hi­jos, el tra­ba­jo, las fa­mi­lias de ori­gen, etc. Ca­be re­sal­tar que los ni­ve­les de es­trés y preo­cu­pa­cio­nes son más al­tos hoy día, im­pac­tan­do el fun­cio­na­mien­to de los in­di­vi­duos y las re­la­cio­nes.

El ex­ce­so de crí­ti­cas ha­cia el otro o las di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mu­ni­car las ne­ce­si­da­des o mie­dos tam­bién ale­jan a las pa­re­jas y pue­de afec­tar la se­xua­li­dad. Al­gu­nos re­pa­ran dis­cu­sio­nes a tra­vés del se­xo, pe­ro al no ha­blar­lo o cam­biar pa­tro­nes, los con­flic­tos vuel­ven a sur­gir.

Tam­po­co se pue­de ob­viar que hay tras­tor­nos que pue­den afec­tar la se­xua­li­dad co­mo el va­gi­nis­mo o la eya­cu­la­ción pre­coz, en­tre mu­chos otros.

Lo im­por­tan­te es en­ten­der có­mo se creó es­ta pa­re­ja des­de sus ini­cios y si han sur­gi­do cam­bios im­por­tan­tes, co­mo pue­de ser la dis­mi­nu­ción de re­la­cio­nes se­xua­les; pe­ro tam­bién in­ves­ti­gar las otras áreas y su re­per­cu­sión en el ma­tri­mo­nio.

Los matrimonio­s fe­li­ces o sa­tis­fe­chos re­quie­ren de una red de mu­chos ele­men­tos que ac­túan en si­ner­gia y pue­den abar­car o no las re­la­cio­nes se­xua­les. Las pa­re­jas más sa­nas sue­len es­tar más en­fo­ca­das en mos­trar apre­cia­ción por el otro, re­fle­jar las cua­li­da­des po­si­ti­vas, son re­cep­ti­vos a las ne­ce­si­da­des de la otra per­so­na, dis­fru­tan de la re­la­ción de mu­chas ma­ne­ras y bus­can in­ti­mar por di­ver­sos ca­na­les: sea la co­mu­ni­ca­ción, crea­ción de pro­yec­tos de vi­da, con­tac­to fí­si­co, pa­sa­tiem­pos en co­mún y los pe­que­ños de­ta­lles del día a día que ha­cen que se bus­quen el uno al otro y que en mu­chas oca­sio­nes sea a tra­vés del se­xo.

An­te di­fi­cul­ta­des en las re­la­cio­nes se­xua­les, es re­co­men­da­ble bus­car la ayu­da de te­ra­peu­tas de pa­re­ja, quie­nes po­drán brin­dar orien­ta­ción a tra­vés de te­ra­pia y psi­coe­du­ca­ción, pro­mo­vien­do el au­to­co­no­ci­mien­to, in­for­ma­ción so­bre có­mo fun­cio­na la pa­re­ja (in­clu­yen­do las re­la­cio­nes se­xua­les) e iden­ti­fi­can­do las áreas por me­jo­rar se­gún las ne­ce­si­da­des ex­pre­sa­das por los miem­bros de la re­la­ción, que qui­zás da­rá lu­gar pa­ra más acer­ca­mien­tos, ya sean se­xua­les o de otra ín­do­le.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.