EM­PLEA­DOS, EL MO­TOR DE TU EM­PRE­SA

Mujer (Panama) - - Finanzas Para Ti - PA­TRI­CIA VILLANUEVA I fi­nan­zas­pa­ra­[email protected]­sa.com @fi­nan­zas­mu­jer l www.fi­nan­zas­mu­jer.com

Un ne­go­cio no so­la­men­te se com­po­ne de ideas o ser­vi­cios bien eje­cu­ta­dos, sino de las per­so­nas que es­tán de­trás de to­do eso: los em­plea­dos. Los co­la­bo­ra­do­res son el mo­tor de tu em­pre­sa, y el éxi­to de la mis­ma de­pen­de de la ca­li­dad de ellos. Aquí te doy al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes que tú pue­des se­guir con el per­so­nal pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos:

✔Con­tra­ta a gen­te más ca­paz que tú. Sí, así mis­mo co­mo lo es­cu­chas, si quie­res que tu ne­go­cio crez­ca y no de­pen­da de ti, tie­nes que con­tra­tar a gen­te más pre­pa­ra­da y con más ex­pe­rien­cia que tú. Yo sé que lo que di­go no es fá­cil, pues me vas a de­cir que no tie­nes có­mo pa­gar­les. En ese ca­so, te re­co­mien­do que en­cuen­tres la ma­ne­ra de crear un pues­to que pa­gue un sa­la­rio fi­jo y un mon­to por pro­duc­ti­vi­dad, y de­bes te­ner tra­za­da una po­lí­ti­ca cla­ra pa­ra ha­cer so­cios. Des­de que ini­cia­mos Lo­vill en el 2009, crear un “ca­reer path” siem­pre fue una prio­ri­dad. En la fir­ma no se re­clu­tan em­plea­dos, sino po­si­bles so­cios.

✔Crea una at­mós­fe­ra de con­fian­za. Pro­mue­ve un am­bien­te de co­ne­xio­nes gru­pa­les, par­ti­ci­pa en con­ver­sa­cio­nes que brin­den apo­yo al per­so­nal, sin re­cu­rrir a co­men­ta­rios des­pec­ti­vos o que­jo­sos; ten una po­lí­ti­ca de “puer­tas abier­tas” y em­po­de­ra a los lí­de­res de tu em­pre­sa pa­ra que ten­gan au­to­ri­dad de so­lu­cio­nar por su cuen­ta.

✔Tra­ta los te­mas en pri­va­do. Reú­ne­te en pri­va­do con los em­plea­dos pa­ra ha­blar acer­ca de cues­tio­nes re­la­cio­na­das con el com­por­ta­mien­to ne­ga­ti­vo. Ha­blen acer­ca de las po­lí­ti­cas de la em­pre­sa y las con­vic­cio­nes acer­ca de las ac­ti­tu­des en el lu­gar de tra­ba­jo. Brin­da a los tra­ba­ja­do­res la opor­tu­ni­dad de ha­blar acer­ca de lo que les in­co­mo­da, y si es­tá en tu po­der, ayú­da­los en sus mo­les­tias. ¡Mo­tí­va­los con tu apo­yo!

✔Me­jo­ra los pro­ce­sos. Si la em­pre­sa tie­ne fun­cio­nan­do mu­chos años, es pro­ba­ble que ten­gan que re­vi­sar los pro­ce­di­mien­tos pa­ra op­ti­mi­zar el ren­di­mien­to del tra­ba­jo. Es­ta­ble­ce nue­vas re­glas de com­por­ta­mien­to, fe­chas lí­mi­tes y to­do lo que con­si­de­res ne­ce­sa­rio, e in­clu­so im­ple­men­tar nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra fa­ci­li­tar los pro­ce­sos.

✔In­cen­ti­va al me­jo­ra­mien­to. Siem­pre es im­por­tan­te pro­po­ner­les cur­sos, se­mi­na­rios o con­gre­sos que si­ga ge­ne­rán­do­les co­no­ci­mien­to. Exis­ten mu­chos cur­sos gra­tui­tos en lí­nea, sim­ple­men­te ge­ne­ra el es­pa­cio pa­ra que tus em­plea­dos ten­gan la opor­tu­ni­dad de de­di­car­les el tiem­po. Por ejem­plo, una ho­ra al día pue­den re­unir­se en la sa­la de jun­tas pa­ra to­mar al­gún cur­so en lí­nea, que ade­más de ser un ejer­ci­cio que les ayu­da a re­fres­car sus co­no­ci­mien­tos, apor­ta mu­chí­si­mo a la em­pre­sa.

Víc­tor Kup­pers, au­tor del li­bro “El efec­to ac­ti­tud”, des­cri­be al tra­ba­ja­dor es­tre­lla co­mo: mo­ti­va­do, en­tu­sias­ta, lu­cha­dor y com­pro­me­ti­do. Pe­ro, ¿es po­si­ble que sea así? La res­pues­ta es sí, y la for­ma de ha­cer­lo es a tra­vés de la au­to­mo­ti­va­ción, la proac­ti­vi­dad y el en­tu­sias­mo. Una vez te ha­yas re­vi­sa­do a ti mis­mo, pue­des em­pe­zar a cul­ti­var esas mis­mas cua­li­da­des en los em­plea­dos.■

Abo­ga­da con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). So­cia de Ló­pez, Villanueva & Heur­te­mat­te (Lo­vill-La­tam­lex ) y di­rec­to­ra de Vo­ces Vitales Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.