Las an­dan­zas de Glo­ria Quin­ta­na

Con una nue­va lí­nea de ma­qui­lla­je y mu­chas anéc­do­tas, la ex ‘miss’ pa­na­me­ña nos ha­bló so­bre su pla­nes ac­tua­les y có­mo lo­gra ver­se tan jo­vial en la cuar­ta dé­ca­da.

Mujer (Panama) - - Index - LU­CAS NAVARRO lna­va­[email protected]­sa.com gar­con­lu­cas

Glo­ria Quin­ta­na tie­ne cla­ro có­mo re­no­var­se y ex­plo­tar su mar­ca per­so­nal. La ex “miss” no so­lo ha si­do ca­ra de te­le­vi­sión, sino que ade­más aho­ra se estrena co­mo em­pren­de­do­ra e in­clu­so co­me­dian­te. Su ca­rre­ra co­men­zó en los co­mer­cia­les de te­le­vi­sión que rea­li­za­ba jun­to a su her­mano Al­fre­do Quin­ta­na, los cua­les le abrie­ron la puer­ta pa­ra ser invitada a par­ti­ci­par en el Miss His­pa­ni­dad In­ter­na­cio­nal en Pa­na­má en 1989.

Ga­nó la co­ro­na lo­cal y tam­bién se lle­vó la in­ter­na­cio­nal, en Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos. Glo­ria, en ese mo­men­to, cuan­do aca­ba­ba de ocu­rrir la in­va­sión de Es­ta­dos Uni­dos a Pa­na­má, sin­tió que tra­jo ale­gría al país, en una épo­ca lle­na de do­lor. En 2012 vol­vió a apa­re­cer en los me­dios; pe­ro es­ta vez for­man­do par­te del con­cur­so de te­le­vi­sión Dan­cing with the Stars. A pe­sar de no ser bai­la­ri­na, acep­tó la in­vi­ta­ción al ver­la co­mo una opor­tu­ni­dad de vi­vir una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te y re­no­var su mar­ca per­so­nal. “Ha­bía ga­na­do un con­cur­so ha­cía más de 20 años. Los úni­cos jó­ve­nes que sa­bían quién era Glo­ria Quin­ta­na eran mis hi­jos, y la ex­pe­rien­cia de “Dan­cing” fue fa­bu­lo­sa por­que me pu­de dar a co­no­cer”, con­tó Glo­ria.

Dos me­ses des­pués, la in­vi­ta­ron a ser una de las ca­ras del pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de TVN, Bue­nos Días. La pa­na­me­ña sin­tió que los pla­ne­tas se ali­nea­ban a su fa­vor, ya que te­nía pen­sa­do lan­zar su lí­nea de ma­qui­lla­je pron­to y ne­ce­si­ta­ba vi­sua­li­za­ción.

GQ by Glo­ria Quin­ta­na

El sue­ño de crear una lí­nea de ma­qui­lla­je co­men­zó en 2012, por su­ge­ren­cia de una ami­ga cer­ca­na; pe­ro de­ci­dió em­pren­der­lo en 2014, mo­ti­vo por el cual se re­ti­ró de la pan­ta­lla chi­ca. El pro­yec­to con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de su pa­dre, quien reali­zó los es­tu­dios de fac­ti­bi­li­dad; dos ami­gos que se con­vir­tie­ron en sus so­cios; y el ma­qui­lla­dor Ru­bén Da­río Vi­lla­rreal, quien la ayu­dó a es­co­ger los co­lo­res y pro­duc­tos en el la­bo­ra­to­rio don­de se desa­rro­lló la lí­nea, en Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do Glo­ria creía que es­ta­ba a pun­to de ma­te­ria­li­zar su sue­ño, tu­vo que pa­sar por ca­si dos años de an­gus­tio­sa es­pe­ra, y so­lo has­ta fi­na­les de 2017 lo­gró te­ner su lí­nea de ma­qui­lla­je en­tre sus ma­nos, de­bi­do a trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos en Pa­na­má, cuen­ta. La­men­ta que la bu­ro­cra­cia y la len­ti­tud de los pro­ce­sos sean obs­tácu­los a la ho­ra de em­pren­der pa­ra un pa­na­me­ño en su país; ella ob­tu­vo los re­gis­tros sa­ni­ta­rios de sus pro­duc­tos 19 me­ses des­pués de la so­li­ci­tud, a un cos­to pro­me­dio de 8,000 dó­la­res.

La lí­nea cuen­ta con 117 pro­duc­tos en to­nos neu­tra­les. “Es bas­tan­te com­ple­ta y tie­ne to­dos los per­mi­sos pa­ra ven­der­se. Me cos­tó mu­cho, pe­ro lo más im­por­tan­te es de­mos­trar que los sue­ños se pue­den lo­grar”, ase­gu­ra Glo­ria.

Glo­ria de­fi­ne su ma­qui­lla­je co­mo “un pro­duc­to 100% pa­na­me­ño”, a pe­sar de que se rea­li­za en el país nor­te­ame­ri­cano. Es­ta de­ci­sión no fue ac­ci­den­tal, sino que fue una

“Pa­ra mí, GQ es mi be­bé, mi inspiració­n... Quie­ro que sir­va de mo­ti­va­ción pa­ra que otros vean que los sue­ños sí se pue­den lo­grar”

es­tra­te­gia de mer­ca­deo, de­bi­do a la cul­tu­ra ame­ri­ca­ni­za­da que se tie­ne en el Ist­mo. “Un 'Made in USA' en Pa­na­má es más atrac­ti­vo que un ‘Made in Co­lom­bia’ o 'Made in Bra­zil', que fue­ron otros dos paí­ses don­de co­ti­cé”, ex­pre­sa. Ade­más, re­ve­la que el la­bo­ra­to­rio en Nue­va York que eli­gió tie­ne ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do con mar­cas de lu­jo y la pre­sen­ta­ción del pro­duc­to fi­nal le agra­dó más.

“Por ser negra, la gen­te pien­sa que es un ma­qui­lla­je pa­ra negra, pe­ro no pue­do dis­cri­mi­nar. Es una mar­ca pa­ra to­do el mun­do; nin­gu­na mu­jer que se ha pro­ba­do una ba­se me ha di­cho que no hay pa­ra ella”, men­cio­na. Una par­ti­cu­la­ri­dad, que ade­más Glo­ria de­fi­ne co­mo una de sus ban­de­ras, es que cual­quier pro­duc­to se pue­de pro­bar an­tes de com­prar­lo, op­ción que so­lo las mar­cas de lu­jo ofre­cen, pe­ro el pro­duc­to más ca­ro de GQ cues­ta 20 dó­la­res.

Su fa­ce­ta co­mo co­me­dian­te

Re­cien­te­men­te, fue par­te de una se­rie de “stand up co­medy” con famosos del pa­tio, or­ga­ni­za­do por el co­me­dian­te Au­gus­to Pos­so. Allí, Glo­ria tu­vo la opor­tu­ni­dad de com­par­tir ex­pe­rien­cias gra­cio­sas de su vi­da co­ti­dia­na, con las que el pú­bli­co pu­do co­no­cer a la mu­jer de­trás de los 1.80 me­tros de es­ta­tu­ra y son­ri­sa inago­ta­ble. "Soy una per­so­na co­mún y co­rrien­te que va al ba­ño, co­mo cual­quie­ra de us­te­des", re­sal­ta.

A pe­sar de no te­ner prác­ti­ca en la co­me­dia, Glo­ria con­fió en las per­so­nas que la con­ven­cie­ron de que sus historias de vi­da eran lo su­fi­cien­te­men­te hi­la­ran­tes y se arries­gó. Es así co­mo du­ran­te cin­co no­ches se­gui­das el pú­bli­co pu­do co­no­cer anéc­do­tas de la em­pre­sa­ria, co­mo la vez que su hi­jo Jo­sé Al­fre­do Pe­láez (de 12 años en ese en­ton­ces) le en­con­tró un “dil­do” y su ex­pe­rien­cia en el con­cur­so de be­lle­za ha­ce 30 años.

En exclusiva, Glo­ria nos com­par­tió una de las historias que tu­vo que eli­mi­nar del guion de 16 pá­gi­nas. “No sé por qué me gus­ta aguan­tar las ga­nas de ori­nar. Es co­mo sen­tir un clí­max jun­to a un desafío. He des­ba­ra­ta­do in­fi­ni­da­des de ta­zas de ba­ños por­que siem­pre voy co­mo si el diablo me per­si­guie­ra. Re­cuer­do una vez que iba por la cur­va de mi ca­sa y no so­por­té más y ori­né to­do el au­to. Cuan­do fui a pre­gun­tar por la lim­pie­za, me di­je­ron que cos­ta­ba 300 dó­la­res, por lo que yo mis­ma me pu­se a lim­piar. Cla­ra­men­te el olor no se fue por com­ple­to, y ca­da vez que al­guien me co­men­ta­ba al res­pec­to, le echa­ba la cul­pa a mis hi­jos”, re­me­mo­ra son­rien­te.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.