PSI­CO­LO­GÍA MUN­DIA­LIS­TA

Mujer (Panama) - - Consultorio - MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­rio@epa­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta fa­mi­liar, de pa­re­jas e in­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar in­te­gral, to­dos po­de­mos al­can­zar nues­tro má­xi­mo po­ten­cial.

La Co­pa del Mun­do, que ter­mi­nó ha­ce po­cas se­ma­nas, ha da­do mu­cho que ha­blar; pe­ro tam­bién ha si­do un mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar y apli­car en nues­tro día a día. Es­te fue el pri­mer mun­dial en el que par­ti­ci­pó Pa­na­má, ¡magno even­to pa­ra una na­ción que lle­va­ba mu­chos años so­ñan­do con es­cu­char su himno re­so­nar en los es­ta­dios!

Los me­dios lo­ca­les ha­bla­ban de có­mo vie­ron al país uni­do ce­le­bran­do ca­da ins­tan­te des­pués de tan­tas po­lé­mi­cas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Los pe­rió­di­cos y re­des so­cia­les no de­ja­ron de com­par­tir la reacción po­si­ti­va de los pa­na­me­ños an­te el pri­mer gol del país en un mun­dial, ano­ta­do por Fe­li­pe Ba­loy, a pe­sar de ha­ber per­di­do con seis go­les a fa­vor de In­gla­te­rra.

Aun­que pa­rez­ca asom­bro­so, la res­pues­ta tie­ne una ex­pli­ca­ción psi­co­ló­gi­ca: Mu­chos teo­ris­tas ex­pli­can que to­dos te­ne­mos un “ideal” de al­go, ya sea de no­so­tros mis­mos (en es­te ca­so, de la se­lec­ción pa­na­me­ña de fút­bol) o de lo que an­he­la­mos que sea, y a ese ideal le asig­na­mos un va­lor. Y lue­go es­tá lo “real”, lo que es y ya es­tá.

El psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Carl Ro­gers (1902-1987) afir­ma­ba que las per­so­nas que más su­fren es por­que su “ideal” dis­cre­pa mu­chí­si­mo de lo “real”; y, por lo con­tra­rio, las más felices son aque­llas cu­yas ex­pec­ta­ti­vas es­tán acor­de con su reali­dad. En es­te ca­so, Pa­na­má cum­plió y fue con­gruen­te con lo que se es­pe­ra­ba. In­clu­so pa­ra al­gu­nos se su­peró. Eso sí, ese ideal ya cam­bió y así mis­mo las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el 2020.

En el ca­so de las se­lec­cio­nes de Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na y Bra­sil ocu­rrió el efec­to con­tra­rio, es de­cir, que sus fa­ná­ti­cos su­frie­ron mu­cho por­que lo real es­tu­vo muy dis­tan­te de lo que ha­bían idea­do de­bi­do a di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes que tam­bién po­de­mos aplicarlas a la cul­tu­ral or­ga­ni­za­cio­nal. Por ejem­plo, Ale­ma­nia se afli­gió por al­tas ex­pec­ta­ti­vas no cum­pli­das. Man­te­ner los es­tán­da­res de ca­li­dad y el desem­pe­ño es im­por­tan­te, aun cuan­do se es­tá arri­ba, pues en cual­quier mo­men­to el equi­po pue­de de­bi­li­tar­se.

Por su par­te, los dos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos fa­lla­ron por la fal­ta de in­gre­dien­tes im­por­tan­tes co­mo el tra­ba­jo en equi­po. En es­te ca­so, el fút­bol es un jue­go co­lec­ti­vo y un equi­po ve afec­ta­do su desem­pe­ño cuan­do se car­ga to­da la res­pon­sa­bi­li­dad a un miem­bro.

Res­pec­to a la em­pre­sa, es­ta no es exi­to­sa si so­lo un co­la­bo­ra­dor ha­ce to­do el tra­ba­jo, por muy bueno que sea.

Y ¿qué me di­cen de Ja­pón? El equi­po nos dio la lec­ción de que los va­lo­res y la edu­ca­ción que se brin­dan en un país sí se ven... ¡y a le­guas! Ges­tos de sus ciu­da­da­nos, co­mo re­co­ger la ba­su­ra des­pués de los jue­gos, y que los ju­ga­do­res mos­tra­ran su agra­de­ci­mien­to por la par­ti­ci­pa­ción, evi­den­cian que un país no avan­za con pi­la­res de con­cre­to, pe­ro sí con los de la or­ga­ni­za­ción, la trans­pa­ren­cia, la so­li­da­ri­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad y la gra­ti­tud.

Por úl­ti­mo, ha­ble­mos de la gran fi­nal. Fran­cia ga­nó con un gran equi­po, jo­ven, di­ná­mi­co y re­cal­can­do el va­lor de la in­mi­gra­ción. Im­por­tan­te re­cor­da­to­rio en tiem­pos de tan­ta per­se­cu­ción y xe­no­fo­bia. Tam­po­co pue­do de­jar de men­cio­nar a Croa­cia, un país que con 4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes lo­gró desafiar sus pro­pias ex­pec­ta­ti­vas y que con mu­cho es­fuer­zo lle­gó a lo más al­to, y el mun­do en­te­ro apo­yó su lo­gro.

En Pa­na­má tam­bién so­mos 4 mi­llo­nes de per­so­nas y creo que ya pro­ba­mos que nos po­de­mos unir por una me­ta. Aho­ra que­da en no­so­tros de­fi­nir las ex­pec­ta­ti­vas, acre­cen­tar el tra­ba­jo en equi­po, me­jo­rar nues­tra cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal y for­ta­le­cer ur­gen­te­men­te nues­tra edu­ca­ción y va­lo­res; pe­ro so­bre to­do, mos­trar con­gruen­cia en­tre lo que pe­di­mos pa­ra el me­jo­ra­mien­to de nues­tro país y lo que ha­ce­mos en nues­tro dia­rio vi­vir ca­da uno de no­so­tros, pa­ra acer­car­nos a ese 'Pa­na­má ideal'.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.