DILE SÍ A LA LE­CHE

Un ali­men­to muy com­ple­to que ayu­da en el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to, ya que es fuen­te de cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio y pro­teí­na.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar -

En los úl­ti­mos años han sur­gi­do al­gu­nos mi­tos y crí­ti­cas acer­ca del consumo de la le­che de va­ca: mien­tras unas per­so­nas di­cen que en­gor­da, otras afir­man que nin­gún ani­mal adul­to to­ma le­che y me­nos de una es­pe­cie dis­tin­ta.

No obs­tan­te, el res­pal­do de la cien­cia ha­cia la le­che ha des­men­ti­do ta­les afir­ma­cio­nes al de­mos­trar que el ali­men­to cuen­ta con nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios aso­cia­dos a la nu­tri­ción y es fun­da­men­tal pa­ra el cre­ci­mien­to de los ni­ños.

“El consumo de le­che no es ma­lo por­que no es­tá com­pro­ba­do que cau­sa o au­men­ta el ries­go de pa­de­cer al­gu­na en­fer­me­dad”, ase­ve­ra la nutricionista pa­na­me­ña Sa­ra Saldarriaga, quien agre­ga que el ali­men­to es fuen­te de vi­ta­mi­na D.

Un es­tu­dio de la Ame­ri­can Jour­nal of Cli­ni­cal Nu­tri­tion, lle­va­do a ca­bo en Ca­na­dá con 5,034 ni­ños en­tre 24 y 72 me­ses, arro­jó que la le­che entera in­flu­ye di­rec­ta­men­te en el desa­rro­llo de los pe­que­ños. La in­ves­ti­ga­ción de­mos­tró que los ni­ños que con­su­men le­che de va­ca pue­den te­ner un cre­ci­mien­to óseo y mus­cu­lar has­ta 4 cm su­pe­rior que aque­llos que con­su­men otros ti­pos de le­che, con me­nos pro­teí­na y gra­sa.

La le­che es ade­más am­plia­men­te re­co­no­ci­da por su ex­ce­len­te apor­te de nu­trien­tes y vi­ta­mi­nas, y por ser un alia­do en la pro­tec­ción de los dien­tes. En su blog www.con­ti­go­sa­lud.com, la nutricionista Adria­na Alvarado co­men­ta que es un ali­men­to muy com­ple­to, ya que es fuen­te de cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio y pro­teí­na, los cua­les son esen­cia­les pa­ra el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to. “Un ade­cua­do consumo de le­che du­ran­te la in­fan­cia y a lo lar­go de la vi­da le ayu­da­rá a man­te­ner hue­sos fuer­tes y pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis en la edad adul­ta”, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta.

De­bi­do a los be­ne­fi­cios de la le­che, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Unidas pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO) de­cla­ró in­clu­so el Día In­ter­na­cio­nal de la Le­che (1 de ju­nio), con el ob­je­ti­vo de fo­men­tar el consumo de es­te y otro ti­po de lác­teos, ya que es­tos ali­men­tos son fun­da­men­ta­les en la die­ta de cual­quier ser hu­mano.

Le­che pu­ra de Nue­va Ze­lan­da

Pa­ra ob­te­ner los ma­yo­res be­ne­fi­cios de la le­che, es im­por­tan­te con­si­de­rar su ca­li­dad y pu­re­za, y es­ta tie­ne mu­cho que ver con las con­di­cio­nes del lu­gar don­de se ali­men­ten las va­cas. Por ejem­plo, Nue­va Ze­lan­da es un país de cli­ma fa­vo­ra­ble y tie­rras con gran ri­que­za mi­ne­ral, fac­to­res que fa­vo­re­cen el li­bre pas­to­reo du­ran­te to­do el año.

De ese lu­gar pro­vie­ne la pu­re­za de la le­che An­chor, pro­du­ci­da con to­da la ex­pe­rien­cia y ca­li­dad de Fon­te­rra, el ma­yor ex­por­ta­dor de lác­teos del mun­do y re­fe­ren­cia de ca­li­dad y con­fian­za en más de 140 paí­ses.

La le­che An­chor, ade­más de ser 100% pu­ra por­que pro­vie­ne de va­cas ali­men­ta­das so­lo con pas­tos de al­tí­si­ma ca­li­dad, es de­li­cio­sa, fá­cil de mez­clar y nu­tri­ti­va (ri­ca en cal­cio y vi­ta­mi­nas). Un ali­men­to ideal pa­ra el cre­ci­mien­to de ni­ños sa­nos y fuer­tes, ya que no con­tie­ne hor­mo­nas aña­di­das.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.