Gabriela Isler y su com­pro­mi­so so­cial

Du­ran­te su vi­si­ta a Pa­na­má, la Miss Uni­ver­so 2013 nos ha­bló so­bre su con­fe­ren­cia ‘Choo­se You’ y su tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio.

Mujer (Panama) - - Index - LU­CAS NA­VA­RRO lna­va­rro@epa­sa.com gar­con­lu­cas

Con una son­ri­sa y ac­ti­tud de agra­de­ci­mien­to, Gabriela Isler lla­ma­ba a ca­da per­so­na por su nom­bre y se mos­tró co­la­bo­ra­ti­va du­ran­te la se­sión de fo­tos.

“Gra­cias por brin­dar­me es­te es­pa­cio en su re­vis­ta” o “¿les pa­re­ce si in­ten­ta­mos con es­ta po­se?” Eran fra­ses que ha­cían eco de su hu­mil­dad, ma­te­ria­li­zan­do lo que ella de­fi­ne co­mo una crian­za lle­na de va­lo­res que le in­cul­ca­ron sus pa­dres. Esos prin­ci­pios le han ayu­da­do a for­mar­se co­mo per­so­na y a con­ver­tir­se en al­guien muy me­tó­di­ca, se­gún co­men­ta la “miss”. Su sen­ti­mien­to de cons­tan­te de evo­lu­ción y su com­pro­mi­so de cre­ci­mien­to la han lle­va­do a crear di­fe­ren­tes fun­da­cio­nes y pro­gra­mas co­mo Uni­ver­so de Ben­di­cio­nes y la Ini­cia­ti­va Isler.

Ade­más, Ma­ría Gabriela se desa­rro­lla co­mo con­fe­ren­cis­ta en pro del em­po­de­ra­mien­to con la char­la “Choo­se You”, que tra­ta so­bre es­co­ger­se a sí mis­mo, sa­ber re­co­no­cer­se y co­men­zar a acep­tar­se. Pa­na­má fue es­co­gi­do co­mo uno de los paí­ses don­de la Miss Uni­ver­so 2013 com­par­tió par­te de su fi­lo­so­fía de vi­da y con­se­jos que la han ayu­da­do a tra­vés de los años a al­can­zar su éxi­to per­so­nal.

Miss Uni­ver­so 2013

Gabriela Isler o “Molly”, co­mo mu­chos la co­no­cen, tu­vo el se­gun­do rei­na­do más lar­go de la his­to­ria del con­cur­so. Se co­ro­nó en el 2013, pe­ro en­tre­gó su tí­tu­lo en el 2015. Es­te triun­fo se con­vir­tió en una ven­ta­na que le per­mi­tió, no so­lo ser “una ciu­da­da­na del mun­do a tra­vés de di­fe­ren­tes cul­tu­ras” co­mo ella di­ce, sino que le brin­dó la opor­tu­ni­dad de vi­vir un gran nú­me­ro de ex­pe­rien­cias a ni­vel so­cial. “Ca­da Miss Uni­ver­so tie­ne un pro­pó­si­to du­ran­te su rei­na­do. Mu­chas desean per­ma­ne­cer

en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to o mo­de­la­je, en mi ca­so, qui­se con­ti­nuar con el com­pro­mi­so so­cial”.

El cer­ta­men la con­vir­tió en una mu­jer más in­de­pen­dien­te y de­ci­di­da, y la ayu­dó a con­so­li­dar una vi­sión del tra­ba­jo mu­cho más hu­ma­na y sen­si­ble. La or­ga­ni­za­ción en­car­ga­da del con­cur­so de be­lle­za tie­ne co­mo cau­sa so­cial in­sig­nia crear con­cien­cia so­bre el VIH. Molly, en más de 18 paí­ses, co­la­bo­ró con di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes que tra­tan el te­ma.

Cuen­ta que du­ran­te to­dos sus via­jes se dio cuen­ta de que ser una rei­na de be­lle­za no es so­lo es­tar im­pe­ca­ble y lis­ta pa­ra las al­fom­bras ro­jas y cá­ma­ras. “Es un rol gran­de que sir­ve de mo­de­lo pa­ra ni­ñas y jó­ve­nes, im­pul­sán­do­las a ser mu­je­res em­po­de­ra­das y de cam­bio so­cial”, afir­ma.

Du­ran­te su rei­na­do fue por­ta­voz de la Co­mi­sión La­ti­na so­bre el si­da, par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el ca­pi­to­lio de Es­ta­dos Uni­dos jun­to a amFAR (Fun­da­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción so­bre el si­da). En su lu­cha por erra­di­car la es­cla­vi­tud y tra­ta de blan­cas, fir­mó la De­cla­ra­ción Con­jun­ta de Lí­de­res Re­li­gio­sos con­tra la Es­cla­vi­tud Mo­der­na y tam­bién co­men­zó su pa­pel co­mo em­ba­ja­do­ra glo­bal de Sca­la­bri­ni In­ter­na­tio­nal Mi­gra­tion Net­work, fun­da­ción que bus­ca erra­di­car es­ta pro­ble­má­ti­ca.

Al mo­men­to de en­tre­gar la co­ro­na, la or­ga­ni­za­ción Miss Uni­ver­so atra­ve­sa­ba un cam­bio de di­rec­ti­va. Gabriela, en sus años co­mo rei­na, qui­so po­ten­ciar más el la­do hu­mano y la be­lle­za al na­tu­ral. “Desea­ba mos­trar­les a las per­so­nas que no hay que es­tar ope­ra­da pa­ra ser bo­ni­ta, sino ser real y es­tar com­pro­me­ti­da”. Hoy, al ver que la nue­va di­rec­ción del con­cur­so to­ma muy en cuen­ta la par­te hu­ma­ni­ta­ria, la lle­na de fe­li­ci­dad, se­gún ex­pre­sa, por­que sien­te que to­da su la­bor dio fru­to. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do con la ge­ne­ra­ción Z, una de co­no­ci­mien­to, de ca­pa­ci­dad de cre­cer y ver al mun­do de otra ma­ne­ra. Me ha­ce fe­liz que aho­ra los nue­vos pa­rá­me­tros sean de va­lo­rar a una mu­jer real”.

‘Choo­se You’

Es­ta ini­cia­ti­va na­ció ha­ce un año co­mo se­gui­mien­to de un blog per­so­nal. Des­pués de ver la in­ter­ac­ción po­si­ti­va que to­do el ma­te­rial ge­ne­ra­ba, Gabriela sin­tió la ne­ce­si­dad de es­tar jun­to a las per­so­nas y com­par­tir con ellas. “No so­lo que­ría mos­trar mi ex­pe­rien­cia de vi­da, sino ese ‘story­te­lling’, esa ver­dad, esa trans­pa­ren­cia y lle­var­la a un es­ce­na­rio pa­ra com­par­tir con to­dos”.

El pú­bli­co pa­na­me­ño fue el ter­ce­ro que vi­si­tó con es­te pro­yec­to, gra­cias al gran apo­yo que re­ci­be Gabriela a tra­vés de sus re­des so­cia­les, y por ser un país que ad­mi­ra mu­cho, es­cla­re­ce. La fi­lo­so­fía “Elí­ge­te a ti” cons­ta de cin­co pi­la­res, que ac­tual­men­te Gabriela de­fi­ne co­mo los de su vi­da: de­fi­nir quién uno es; de­fi­nir el pro­pó­si­to de vi­da; ser au­tén­ti­co y ac­tuar acor­de a nues­tros va­lo­res; apren­der a de­cir ‘no’; y con­ver­tir­se en un ‘yo’ in­que­bran­ta­ble e ins­pi­ra­dor.

Pa­ra la ex Miss Uni­ver­so, el em­po­de­ra­mien­to sig­ni­fi­ca “to­mar ac­ción por mo­ti­va­ción pro­pia. Pa­ra lo­grar­lo, sin em­bar­go, se ne­ce­si­ta te­ner dis­ci­pli­na, con­vic­ción y va­len­tía, ya que em­po­de­rar­se mu­chas ve­ces es si­nó­ni­mo de te­ner que to­mar ries­gos, y así con­se­guir el éxi­to per­so­nal”.

Molly con­si­de­ra que en el mun­do ha­cen fal­ta mu­chas per­so­nas que crean que son ca­pa­ces de al­can­zar cual­quier me­ta que se pro­pon­gan, que pien­sen que siem­pre exis­te la pro­ba­bi­li­dad de cre­cer y apren­der más; pe­ro so­bre to­do, de crear ac­ción y un im­pac­to ca­da vez ma­yor. Du­ran­te la con­fe­ren­cia, rea­li­za­da el pa­sa­do 1 de agos­to en el ho­tel W Pa­na­má, Molly com­par­tió su fi­lo­so­fía de vi­da que tra­ta so­bre el re­co­no­ci­mien­to, ya que se­gún ella, pa­ra po­der

ele­gir­se, “hay que re­co­no­cer­se, sin­ce­rar­se y sa­ber quién uno es”.

“Me de­fino co­mo una mu­jer fe­liz, trans­pa­ren­te y com­pro­me­ti­da, no so­lo con mi cre­ci­mien­to, sino con los que es­tán a mi al­re­de­dor, por­que ellos son el mo­tor que me enciende to­dos los días, la ra­zón de le­van­tar­me y que­rer de­jar un le­ga­do y al­go po­si­ti­vo en mi so­cie­dad”.

Com­pro­mi­so so­cial que tras­cien­de

Lue­go de un rei­na­do en el que el prin­ci­pal pi­lar era el com­pro­mi­so so­cial, Gabriela qui­so con­ti­nuar con ese tra­ba­jo. En Es­ta­dos Uni­dos creó el fon­do “Uni­ver­so de Ben­di­cio­nes”, mien­tras que en Ve­ne­zue­la fun­dó la “Ini­cia­ti­va Isler”, ade­más de se­guir apo­yan­do dis­tin­tas cau­sas y pro­yec­tos. A pe­sar de to­da la ayu­da que brin­da­ba, Molly sen­tía la ne­ce­si­dad de te­ner al­go pro­pio don­de tu­vie­se mu­cho más con­tac­to ca­ra a ca­ra con la gen­te. “Que­ría al­go que no so­lo pu­die­se com­par­tir con per­so­nas en ne­ce­si­dad o es­ta­do vul­ne­ra­ble, sino con aque­llas que quie­ran ser pro­fe­sio­na­les exi­to­sos, em­pren­de­do­res y por eso creé la pla­ta­for­ma “Choo­se You”, en la que com­par­to mi fi­lo­so­fía de vi­da y que se ha con­ver­ti­do en mi pro­yec­to per­so­nal”.

“Uni­ver­so de Ben­di­cio­nes” bus­ca re­cau­dar fon­dos pa­ra tra­ba­jar en pro de la edu­ca­ción y la sen­si­bi­li­za­ción de la co­mu­ni­dad de ni­ños y ado­les­cen­tes en Ve­ne­zue­la. Gabriela desea con­tri­buir con el pro­ce­so de for­ma­ción de va­lo­res en ni­ños, ado­les­cen­tes y fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas me­dian­te pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, de sa­lud in­te­gral, sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va. En alian­za con PROVIVE (or­ga­ni­za­ción ve­ne­zo­la­na sin fi­nes de lu­cro que bus­ca for­mar en te­mas de desa­rro­llo per­so­nal y edu­ca­ción se­xual), y otros pro­yec­tos, ha lo­gra­do lle­var es­ta ini­cia­ti­va a va­rios co­le­gios de su país.

Cuan­do era más jo­ven, Gabriela pa­só tiem­po ayu­dan­do a sus fa­mi­lia­res doc­to­res en hos­pi­ta­les, y allí pu­do ver mu­chas ni­ñas em­ba­ra­za­das y rea­li­zar com­pa­ra­cio­nes en cuan­to a opor­tu­ni­da­des en la vi­da que te­nían ella, sus ami­gas y aque­llas ni­ñas. Es­te fue el mo­tor que im­pul­só el que­rer crear con­cien­cia so­bre la edu­ca­ción se­xual y re­pro­duc­ti­va, ya que desea evi­tar que las de­ci­sio­nes se to­men por fal­ta de co­no­ci­mien­to. “Es te­ner la opor­tu­ni­dad de edu­car e in­for­mar so­bre es­te te­ma, por­que al fi­nal es­ta­mos crean­do las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y el fu­tu­ro de Ve­ne­zue­la”, di­ce.

Pe­ro Gabriela cuen­ta que la si­tua­ción so­cial que vi­ve su país ha di­fi­cul­ta­do el pro­ce­so edu­ca­ti­vo de los ni­ños. Los li­bros se de­ben im­pri­mir afue­ra, lo que en­ca­re­ce los cos­tos. Ade­más, la nu­tri­ción de los chi­cos jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te, ya que no se en­cuen­tra en es­ta­do óp­ti­mo y es­to cau­sa de­fi­cien­cia en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo. Es­to la ha lle­va­do a bus­car so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas pa­ra tra­tar la pro­ble­má­ti­ca. “Quie­ro que otros ni­ños y ado­les­cen­tes ten­gan la opor­tu­ni­dad que yo tu­ve de te­ner in­for­ma­ción y edu­ca­ción en el mo­men­to ade­cua­do. Que sean ca­pa­ces de fi­na­li­zar sus es­tu­dios y cons­truir un ho­gar en su mo­men­to. Que to­do su­ce­da cuan­do se de­ba”, re­fle­xio­na■

32

Outfit: John Be­ja­rano Jo­ye­ría: Apri­lis

Outfit: Ce­li Pi­zán Are­tes: Quin­ta Es­ta­ción Jo­ye­ría: Apri­lis

FO­TO­GRA­FÍA: Au­re­lio Sui­raHAIR AND MA­KEUP: Luis Quin­te­ro FAS­HION STY­LING:Ma­ría Jo­sé Gri­mal­do PRO­DUC­CIÓN: Re­vis­ta Mu­jer LO­CA­CIÓN: W Ho­tel Pa­na­máOutfit: Ce­li Pi­zan Ani­llo: Quin­ta Es­ta­ción Pul­se­ra: Li­na Echeverry

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.