La lu­cha por evi­tar el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te

Las ci­fras de ma­dres ado­les­cen­tes en el Ist­mo son alar­man­tes, acom­pá­ña­nos a re­vi­sar las cau­sas y re­tos de es­ta pro­ble­má­ti­ca so­cial.

Mujer (Panama) - - Index - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­na.bachor@epa­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Ma­ría Kris tie­ne 20 años. En el 2016, lo­gró ter­mi­nar la es­cue­la se­cun­da­ria, que ha­bía de­ja­do a sus 15, cuan­do cur­sa­ba ter­cer año de se­cun­da­ria y se en­te­ró de que es­ta­ba em­ba­ra­za­da.

La jo­ven de­ci­dió con­ver­tir­se en ba­chi­ller gra­cias al cen­tro Las Cla­ras, de la Fun­da­ción Vo­ces Vi­ta­les, un lu­gar en la co­mu­ni­dad de Fe­li­pi­llo que tie­ne co­mo me­ta ayu­dar a las ni­ñas y ado­les­cen­tes que ha­yan que­da­do em­ba­ra­za­das y de­ser­ta­do de su es­cue­la pa­ra que pue­dan ter­mi­nar sus es­tu­dios, es­ta­bi­li­zar­se psi­co­ló­gi­ca­men­te, con­se­guir tra­ba­jo y re­in­te­grar­se a la so­cie­dad pa­ra así ge­ne­rar un apor­te al país.

Ma­ría, quien era me­nor de edad cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da, en ese en­ton­ces te­nía una pa­re­ja tres años ma­yor. “Era un mu­cha­cho que vi­vía por mi ca­sa, mi ma­má no sa­bía. Me dio mu­cha pe­na cuan­do me em­pe­cé a sen­tir tan ra­ra y no que­ría de­cir­le na­da a ella. El mo­men­to de con­tár­se­lo fue muy do­lo­ro­so, ella se lar­gó a llo­rar. Al prin­ci­pio, no sa­bía ni có­mo reac­cio­nar, es al­go muy di­fí­cil”, re­la­ta Ma­ría.

Cuan­do le pre­gun­té si te­nía co­no­ci­mien­to acer­ca de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te. “Sí te­nía co­no­ci­mien­to, pe­ro en reali­dad pe­dir un con­dón en una far­ma­cia me re­sul­ta­ba ra­ro, no creía que na­die me fue­ra a ven­der al­go así, ni tam­po­co in­yec­tar­me, creo que me da­ba pe­na”. Ac­tual­men­te, Ma­ría tra­ba­ja en la Bol­sa de Va­lo­res de Pa­na­má, gra­cias al ba­chi­ller en Con­ta­bi­li­dad que lo­gró con­se­guir al gra­duar­se del cen­tro. El pró­xi­mo 26 de sep­tiem­bre se con­me­mo­ra el Día Mun­dial de Pre­ven­ción del Em­ba­ra­zo no Pla­ni­fi­ca­do en Ado­les­cen­tes, pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar que se re­pi­tan his­to­rias co­mo las de Ma­ría.

La ta­sa mun­dial de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te se es­ti­ma en 46 na­ci­mien­tos por ca­da 1,000 ni­ñas, mien­tras que las ta­sas de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be con­ti­núan sien­do las se­gun­das más al­tas en el mun­do, es­ti­ma­das en 66.5 na­ci­mien­tos por ca­da 1,000 ni­ñas de en­tre 15 y 19 años. Ci­fras so­lo su­pe­ra­das por las de Áfri­ca sub­saha­ria­na, se­gún in­di­ca el in­for­me “Ace­le­ra­ción del pro­gre­so ha­cia la re­duc­ción del em­ba­ra­zo en la ado­les­cen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be”, pre­sen­ta­do por la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en fe­bre­ro de 2018.

Un pro­ble­ma cul­tu­ral­men­te com­ple­jo

Se es­ti­ma que 16 mi­llo­nes de ni­ñas, en­tre los 15 y 19 años, dan a luz anual­men­te, y un 95% de esos na­ci­mien­tos se pro­du­cen en paí­ses en desa­rro­llo. Así lo

de­mues­tra el es­tu­dio que rea­li­za Ja­mes E. Ro­sen en el De­par­ta­men­to de Re­duc­ción de los Ries­gos del Em­ba­ra­zo, de la OMS. Es­tos nú­me­ros re­pre­sen­tan el 11% de to­dos los na­ci­mien­tos en el mun­do. El de­par­ta­men­to de Ro­sen es­tá es­tu­dian­do los me­dios de pre­ve­nir el em­ba­ra­zo pre­coz —en par­ti­cu­lar en­tre las jó­ve­nes mar­gi­na­das— en los paí­ses en desa­rro­llo y la me­di­da en que los sis­te­mas de sa­lud atienden sus ne­ce­si­da­des.

“El con­tex­to es com­pli­ca­do por­que las cues­tio­nes cul­tu­ra­les in­flu­yen en el com­por­ta­mien­to se­xual”, di­ce la doc­to­ra Vir­gi­nia Ca­ma­cho, del De­par­ta­men­to de Sa­lud y Desa­rro­llo del Ni­ño y del Ado­les­cen­te de la OMS. “Las ta­sas de fertilidad en ado­les­cen­tes si­guen sien­do al­tas. Afec­tan prin­ci­pal­men­te a las po­bla­cio­nes que vi­ven en con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad y mues­tran las de­sigual­da­des en­tre y den­tro de los paí­ses”, re­sal­ta Ca­ris­sa F. Etien­ne, di­rec­to­ra de la OPS. Agre­ga que “no so­lo obs­ta­cu­li­za el desa­rro­llo psi­co­so­cial de la ma­dre, sino que se aso­cia con re­sul­ta­dos de­fi­cien­tes en la sa­lud y con un ma­yor ries­go de muer­te ma­ter­na. Ade­más, sus hi­jos es­tán en ma­yor ries­go de te­ner una sa­lud más dé­bil y caer en la po­bre­za”.

“Las cau­sas del em­ba­ra­zo ado­les­cen­te es­tán muy aso­cia­das al en­torno so­cial y área de ries­go so­cial. Por ejem­plo, te­ner an­te­ce­den­tes de pa­dres di­vor­cia­dos, abu­so de dro­gas y al­cohol, ha­ber si­do abu­sa­das fí­si­ca, ver­bal o men­tal­men­te. To­dos es­tos fac­to­res con­tri­bu­yen, ade­más del he­cho de que las mu­je­res sal­gan a tra­ba­jar y los ni­ños que­den sin su­per­vi­sión o el te­ma de la edu­ca­ción se­xual, que si­gue sien­do un ta­bú en nues­tro país”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Jes­si­ca Pin­zón, di­rec­to­ra del cen­tro Las Cla­ras. La psi­có­lo­ga aña­de que en el ca­so del cen­tro tam­bién han re­ci­bi­do em­ba­ra­zos por ma­tri­mo­nios for­za­dos, vio­la­cio­nes y pros­ti­tu­ción. En el in­for­me “Vi­ven­cias y re­la­tos so­bre el em­ba­ra­zo en ado­les­cen­tes: Una apro­xi­ma­ción a los fac­to­res cul­tu­ra­les, so­cia­les y emo­cio­na­les a par­tir de un es­tu­dio en seis paí­ses de la re­gión”, rea­li­za­do por el Plan In­ter­na­tio­nal y Uni­cef, se re­ve­la que en­tre los mo­ti­vos por los que mu­chas ado­les­cen­tes que­dan em­ba­ra­za­das a tan cor­ta edad es­tá la fal­ta de in­for­ma­ción, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, las ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les y la vio­len­cia se­xual.

La reali­dad de Pa­na­má

La si­tua­ción en el Ist­mo es alar­man­te. En los dos pri­me­ros me­ses de es­te año, 1,738 ado­les­cen­tes, en­tre 10 y 19 años, in­gre­sa­ron al sis­te­ma de con­trol pre­na­tal, se­gún re­ve­lan los da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sa). Es­ta ci­fra, que no in­clu­ye los da­tos es­ta­dís­ti­cos de la Ca­ja de Se­gu­ro So­cial (CSS) ni de las clínicas pri­va­das, re­pre­sen­ta un in­cre­men­to de 166 ca­sos res­pec­to a los re­por­ta­dos en el mis­mo pe­rio­do del año 2017.

Pa­ra ju­nio, los ca­sos au­men­ta­ron a un to­tal de 6,090 jó­ve­nes de en­tre 10 y 19 años se­gún las úl­ti­mas ci­fras re­ve­la­das por el Min­sa (agos­to 2018) que co­rres­pon­den al pri­mer se­mes­tre del año. La ci­fra re­pre­sen­ta 308 ca­sos más que los re­gis­tra­dos du­ran­te el mis­mo pe­rio­do de 2017, cuan­do se con­ta­bi­li­za­ron 5,782 ado­les­cen­tes en es­ta­do de gra­vi­dez.

Pa­na­má es el se­gun­do país de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na con la ma­yor ta­sa de em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes. El pri­me­ro es Ni­ca­ra­gua.

El ac­ce­so a la edu­ca­ción li­be­ra

El in­for­me “Ace­le­ra­ción del pro­gre­so ha­cia la re­duc­ción del em­ba­ra­zo en la ado­les­cen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be”, pre­sen­ta­do en fe­bre­ro del 2018 por la OMS y la OPS, se­ña­la que en al­gu­nos paí­ses las ni­ñas ado­les­cen­tes sin edu­ca­ción o con so­lo edu­ca­ción pri­ma­ria, tie­nen cua­tro ve­ces más po­si­bi­li­dad de que­dar em­ba­ra­za­das que ado­les­cen­tes con edu­ca­ción se­cun­da­ria o ter­cia­ria. De la mis­ma ma­ne­ra, la pro­ba­bi­li­dad de em­pe­zar a con­ce­bir hi­jos es en­tre tres y cua­tro ve­ces ma­yor en las ado­les­cen­tes de ho­ga­res más po­bres en com­pa­ra­ción con las

que vi­ven en es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos más al­tos en el mis­mo país. Las ni­ñas in­dí­ge­nas, en par­ti­cu­lar en áreas ru­ra­les, tam­bién tie­nen una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de te­ner un em­ba­ra­zo a tem­pra­na edad.

Al­go que res­pal­dan las ci­fras en Pa­na­má, ya que el úl­ti­mo in­for­me es­ta­dís­ti­co del Min­sa se­ña­la que la co­mar­ca Ngä­be-Bu­glé, San Mi­gue­li­to y la pro­vin­cia de Chi­ri­quí son las regiones del país que pre­sen­tan la ma­yor in­ci­den­cia de em­ba­ra­zos, con 1,953, 1,022 y 924 ca­sos, res­pec­ti­va­men­te.

“El te­ma de la edu­ca­ción se­xual en Pa­na­má si­gue sien­do un ta­bú, por­que si tú me pre­gun­tas a mí co­mo es­pe­cia­lis­ta, yo lo veo co­mo un te­ma de au­to­cui­da­do, que se en­se­ña des­de que un ni­ño na­ce”, in­sis­te Pin­zón. Sub­ra­ya que des­de tem­pra­na edad se en­se­ña a la­var­se, cui­dar­se y asear­se. “Y co­mo des­de pe­que­ños sa­ben que te­ner re­la­cio­nes se­xua­les es un ries­go o pue­de in­ter­fe­rir con su plan de vi­da, tie­nen las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra po­der de­ci­dir. No es al­go ex­terno a ellos, es al­go in­trín­se­co a que yo to­mo de­ci­sio­nes pa­ra po­der cui­dar­me y ha­cer las co­sas bien”. La psi­có­lo­ga tam­bién se­ña­la que los es­tu­dios de­mues­tran que los ni­ños que han re­ci­bi­do in­for­ma­ción acer­ca de au­to­cui­da­do o edu­ca­ción se­xual co­mien­zan a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les a una edad ma­yor res­pec­to a los que no la re­ci­ben.

En Eu­ro­pa, por ejem­plo, exis­ten dos ca­sos de es­tu­dio muy par­ti­cu­la­res. El pri­me­ro es el de Reino Uni­do que, a la fe­cha, se­gún los re­gis­tros sa­ni­ta­rios mun­dia­les, po­see la ta­sa más al­ta de em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes de la re­gión, sien­do de 26 par­tos en ado­les­cen­tes por ca­da 1,000 mu­je­res. En di­cho país, “la edu­ca­ción se­xual no es obli­ga­to­ria en las es­cue­las, y al­gu­nas de ins­pi­ra­ción re­li­gio­sa ni si­quie­ra im­par­ten esa edu­ca­ción, por lo que la co­ber­tu­ra es irre­gu­lar”, ex­pli­ca Leo Br­yant, ge­ren­te de pro­mo­ción en Ma­rie Sto­pes In­ter­na­tio­nal (MSI), un gru­po bri­tá­ni­co de de­fen­sa de los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos. En con­tra­po­si­ción al Reino Uni­do, exis­te el ca­so de Paí­ses Ba­jos, que po­see una de las ta­sas más ba­jas de Eu­ro­pa de em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes (de cua­tro par­tos por 1,000 mu­je­res). En es­te ca­so, la edu­ca­ción se­xual co­mien­za en la es­cue­la pri­ma­ria.

La lu­cha en pro de la edu­ca­ción se­xual

La pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar ha si­do una ne­ce­si­dad in­sa­tis­fe­cha des­de prin­ci­pios de la Re­pú­bli­ca en Pa­na­má. En la dé­ca­da 1940 era nor­mal que una mu­jer me­nor de 20 años fue­se al Hos­pi­tal Santo To­más a pa­rir su ter­cer o cuar­to hi­jo, ex­pli­ca Nisch­ma Villarreal, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Aso­cia­ción Pa­na­me­ña pa­ra el Pla­nea­mien­to de la Fa­mi­lia (Apla­fa), quien ade­más es abo­ga­da con ex­per­ti­cia en gé­ne­ro y po­lí­ti­cas so­cia­les. Apla­fa, fun­da­da por mé­di­cos gi­ne­có­lo­gos vi­sio­na­rios en diciembre de 1965, vino a res­pon­der una de­man­da de ser­vi­cios e in­for­ma­ción de sa­lud que la ins­ti­tu­ción de sa­lud del Es­ta­do no pro­veía, y que to­da­vía, se­gún la ac­ti­vis­ta y ex­dipu­tada Te­re­si­ta de Arias, no lo ha­ce.

“Los es­fuer­zos his­tó­ri­cos que se han he­cho en ma­te­ria de edu­ca­ción se­xual y VIH los han he­cho aso­cia­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les”, ex­pli­ca la ex­dipu­tada.

El Go­bierno se ha ne­ga­do, re­fle­xio­na. “Aun­que la Asam­blea Na­cio­nal no ha­ya apro­ba­do la ley de edu­ca­ción se­xual y re­pro­duc­ti­va, el go­bierno po­dría ha­ber da­do, a tra­vés de los cen­tros de sa­lud, orien­ta­ción y asis­ten­cia a las ado­les­cen­tes”, en­fa­ti­za.

Jes­si­ca Pin­zón ex­pli­ca que mu­chas de las chi­cas que lle­gan al cen­tro Las Cla­ras cuen­tan que en el mo­men­to en que de­ci­die­ron cui­dar­se y fue­ron a bus­car in­for­ma­ción a los cen­tros de sa­lud se ne­ga­ron a ofre­cer­les mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, ya que no con­ta­ban con la apro­ba­ción de un acu­dien­te ma­yor de edad.

“Es­ta­mos tar­de. No es cier­to que los jó­ve­nes no es­tán re­ci­bien­do in­for­ma­ción. Sí la es­tán re­ci­bien­do, pe­ro de fuen­tes equi­vo­ca­das”, apun­ta Te­re­si­ta de Arias.

“Los pro­vee­do­res de sa­lud de­ben es­tar ca­pa­ci­ta­dos pa­ra brin­dar aten­ción ade­cua­da a las ado­les­cen­tes em­ba­ra­za­das y ase­so­ra­mien­to a las mu­cha­chas que no quie­ren que­dar”, ex­pre­sa la doc­to­ra Vir­gi­nia Ca­ma­cho, del De­par­ta­men­to de Sa­lud y Desa­rro­llo del Ni­ño y del Ado­les­cen­te, de la OMS.

“La fal­ta de in­for­ma­ción y el ac­ce­so res­trin­gi­do a una edu­ca­ción se­xual in­te­gral y a ser­vi­cios de sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va ade­cua­dos, tie­nen

“El te­ma de la edu­ca­ción se­xual en Pa­na­má si­gue sien­do ta­bú; co­mo es­pe­cia­lis­ta, lo veo co­mo un te­ma de au­to­cui­da­do”. Yes­si­ca Pin­zón

una re­la­ción di­rec­ta con el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te”, ilus­tra Es­te­ban Ca­ba­lle­ro, di­rec­tor re­gio­nal del Fon­do de Po­bla­ción de las Na­cio­nes Unidas (UNFPA) pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. “Re­du­cir el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te im­pli­ca ase­gu­rar el ac­ce­so a mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos efec­ti­vos”, ad­vier­te.

La dis­cu­sión del pro­yec­to de ley 61 de Edu­ca­ción Se­xual y Re­pro­duc­ti­va, que adop­ta po­lí­ti­cas pú­bli­cas de edu­ca­ción in­te­gral, aten­ción y pro­mo­ción de la sa­lud fue sus­pen­di­da en enero del año pa­sa­do, en pri­mer de­ba­te, por el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Tra­ba­jo, Sa­lud y Desa­rro­llo So­cial de la Asam­blea Na­cio­nal, Ga­briel So­to. “Te­ne­mos la so­cie­dad par­ti­da en dos, y el te­ma se ha po­la­ri­za­do”, ha­bía in­di­ca­do el dipu­tado del ofi­cia­lis­ta Par­ti­do Pa­na­me­ñis­ta. “Hay posiciones ex­tre­mas y en­con­tra­das”, lo que ha im­pe­di­do que se lle­gue a con­sen­sos, se­ña­ló en ese mo­men­to.

Re­tos de fren­te al fu­tu­ro

El in­for­me pre­sen­ta­do por la OPS, la OMS, el Fon­do de las Na­cio­nes Unidas pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef) y la UNFPA, ti­tu­la­do “Ace­le­ra­ción del pro­gre­so ha­cia la re­duc­ción del em­ba­ra­zo en la ado­les­cen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be”, se­ña­la al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra re­du­cir el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te, que in­vo­lu­cran des­de ac­cio­nes pa­ra ge­ne­rar le­yes y nor­mas has­ta tra­ba­jos de edu­ca­ción a ni­vel in­di­vi­dual, fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­rio: ◗Pro­mo­ver me­di­das y nor­mas que prohí­ban el ma­tri­mo­nio in­fan­til y las unio­nes tem­pra­nas an­tes de los 18 años.

◗Apo­yar pro­gra­mas de pre­ven­ción de em­ba­ra­zo ba­sa­dos en la evi­den­cia que in­vo­lu­cren a va­rios sec­to­res y que apun­ten a tra­ba­jar con los gru­pos más vul­ne­ra­bles.

◗Au­men­tar el uso de an­ti­con­cep­ti­vos. ◗Pre­ve­nir las re­la­cio­nes se­xua­les ba­jo coac­ción. ◗Re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la in­te­rrup­ción de em­ba­ra­zos en con­di­cio­nes pe­li­gro­sas. ◗Au­men­tar el uso de la aten­ción ca­li­fi­ca­da an­tes, du­ran­te y des­pués del par­to.

◗In­cluir a las jó­ve­nes en el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de los pro­gra­mas de pre­ven­ción de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te.

◗Crear y man­te­ner un en­torno fa­vo­ra­ble pa­ra la igual­dad en­tre se­xos y la sa­lud y los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos de ado­les­cen­tes.

Ade­más, Nisch­ma Villarreal, se­ña­la: “La pre­ven­ción del em­ba­ra­zo ado­les­cen­te y las ac­cio­nes a to­mar pa­ra que los ado­les­cen­tes pos­ter­guen la ma­ter­ni­dad su­pe­ran la com­pe­ten­cia del sec­tor sa­lud y re­quie­ren ur­gen­te res­pues­ta de otros sec­to­res. El au­men­to de la co­ber­tu­ra y la ca­li­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior, la su­pera­ción de ba­rre­ras pa­ra ac­ce­der a los ser­vi­cios de sa­lud, la in­ser­ción en el mer­ca­do la­bo­ral y el me­jo­ra­mien­to de es­pa­cios pa­ra la cul­tu­ra y el uso del tiem­po li­bre, ten­drán un impacto po­si­ti­vo en la pre­ven­ción del em­ba­ra­zo ado­les­cen­te. De allí, la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar pro­gra­mas de edu­ca­ción pa­ra cam­bios de com­por­ta­mien­to”.

La abo­ga­da se­ña­la al­gu­nas ini­cia­ti­vas que se po­drían em­plear pa­ra se­guir lu­chan­do fren­te a es­ta pro­ble­má­ti­ca so­cial: ◗Di­vul­gar in­for­ma­ción que sal­va vi­das. El uso de TICS, apli­ca­cio­nes y las re­des so­cia­les son ca­na­les óp­ti­mos pa­ra di­vul­gar in­for­ma­ción que pre­ven­ga las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual y el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te. Ade­más de pro­mo­ver las re­la­cio­nes aser­ti­vas (li­bres de vio­len­cia), sa­lu­da­bles, la se­xua­li­dad res­pon­sa­ble, ha­bi­li­da­des so­cia­les y pro­yec­tos de vi­da. ◗Uso de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Es muy im­por­tan­te im­pul­sar el uso de la in­for­ma­ción en la for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas e in­ter­ven­cio­nes ba­sa­das en la evi­den­cia pa­ra pre­ve­nir y re­du­cir el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer la crea­ción de fuen­tes de evi­den­cias cien­tí­fi­cas y la ges­tión del co­no­ci­mien­to so­bre la pro­ble­má­ti­ca del em­ba­ra­zo ado­les­cen­te y sus abor­da­jes en los di­fe­ren­tes te­rri­to­rios de Pa­na­má. ◗In­ter­ven­cio­nes ba­sa­das en evi­den­cia. Mo­ni­to­rear com­por­ta­mien­tos, ten­den­cias y aler­tas (fac­to­res de ries­gos y pro­ble­mas aso­cia­dos) del em­ba­ra­zo pre­coz en te­rri­to­rios del país que mues­tran ma­yor ta­sa de in­ci­den­cia e im­ple­men­tar pro­gra­mas de aten­ción di­rec­ta. En otras pa­la­bras, iden­ti­fi­car la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble y ofre­cer un pa­que­te de ser­vi­cios esen­cia­les, in­te­gra­dos y gra­tui­tos en el cui­da­do de la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va.■

hi­ja So­fía. Ma­ría Kris y su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.