LA PRO­BLE­MÁ­TI­CA del aco­so en Pa­na­má

En el país el te­ma del hos­ti­ga­mien­to ha to­ma­do im­por­tan­cia, al pun­to que es­te año en­tró en vi­gen­cia una ley que bus­ca aca­bar con el fla­ge­lo.

Mujer (Panama) - - Actualidad | Entérate - LU­CAS NA­VA­RRO lna­va­rro@epa­sa.com gar­con­lu­cas

El aco­so, en cual­quie­ra de sus for­mas, es una pro­ble­má­ti­ca que preo­cu­pa tan­to a la so­cie­dad ci­vil co­mo a es­pe­cia­lis­tas, pues con­lle­va una se­rie de con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas al in­di­vi­duo y la so­cie­dad.

Se­gún stop­bull­ying.gov, “el aco­so se de­fi­ne co­mo un com­por­ta­mien­to agre­si­vo y no desea­do que in­vo­lu­cra un des­equi­li­brio de po­der real o per­ci­bi­do”.

La psi­có­lo­ga es­pa­ño­la Isa­bel Ro­vi­ra Sal­va­dor enu­me­ra en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el por­tal “Psi­co­lo­gía y Men­te” sie­te ti­pos de aco­so: es­co­lar o “bull­ying”, la­bo­ral o “mob­bing”, psi­co­ló­gi­co, se­xual, fí­si­co o “stal­king”, ci­be­ra­co­so e in­mo­bi­lia­rio. Cual­quier ti­po de hos­ti­ga­mien­to pue­de cau­sar ba­jas en la au­to­es­ti­ma, tras­tor­nos emo­cio­na­les, ac­ti­tud pa­si­va, de­pre­sión, pér­di­da del in­te­rés en ac­ti­vi­da­des dia­rias, etc.

En Pa­na­má, de enero a ju­lio del úl­ti­mo año, se re­gis­tra­ron 3,717 de­nun­cias de de­li­tos con­tra la li­ber­tad e in­te­gri­dad se­xual, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Den­tro de las es­ta­dís­ti­cas se con­tem­plan de­li­tos co­mo el de vio­la­ción, aco­so se­xual, co­rrup­ción y ex­plo­ta­ción de me­no­res. De enero a ju­lio de 2018 se han re­gis­tra­do 26 de­nun­cias de aco­so se­xual; mien­tras que en el 2017, en esos sie­te me­ses ha­bía 29 de­nun­cias, ter­mi­nan­do el año con 44.

Reali­dad es­co­lar

Ana Díaz, pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía y Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Pa­na­má y or­ga­ni­za­do­ra de la XIV Con­fe­ren­cia de Psi­co­fi­sio­lo­gía: Aco­so se­xual en ado­les­cen­tes, con­si­de­ra que los pro­fe­so­res no es­tán ha­cien­do lo su­fi­cien­te a ni­vel de pri­ma­ria pa­ra com­ba­tir el aco­so es­co­lar o “bull­ying”, uno de los ti­pos más fre­cuen­tes en tem­pra­nas eda­des. “Creo que mu­cho de nues­tros do­cen­tes no es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra rea­li­zar el acer­ca­mien­to alumno-maes­tro. Hay que pres­tar­les aten­ción a los ges­tos y di­bu­jos, prin­ci­pal­men­te a los ni­ños de pri­ma­ria, por­que a tra­vés de ellos po­dría des­ci­frar­se que es­tán sien­do aco­sa­dos”, afir­ma.

Díaz se­ña­la que tan­to el acosador co­mo el aco­sa­do de­ben ser tra­ta­dos. Es muy pro­ba­ble que el agre­sor ha­ya vi­vi­do ex­pe­rien­cias si­mi­la­res de aco­so o cre­ci­do en un en­torno don­de

to­do pa­re­cía nor­mal, y es­tas pue­den ser con­duc­tas ad­qui­ri­das. La víc­ti­ma, por su par­te, ne­ce­si­ta in­ter­ven­ción pa­ra apren­der a asi­mi­lar el pro­ble­ma que es­tá afron­tan­do y sa­ber pe­dir ayu­da y no ca­llar”. Ase­gu­ra que mu­chos afec­ta­dos de­ci­den per­ma­ne­cer en si­len­cio a cau­sa del mie­do, la pre­sión o por­que sim­ple­men­te no les creen.

Có­mo pre­ve­nir el ‘bull­ying’

La in­clu­sión de la fa­mi­lia en la pre­ven­ción, tra­ta­mien­to y detección del aco­so es­co­lar es pri­mor­dial, así lo ase­gu­ra Ro­xa­na Pa­la­cios, psi­co­te­ra­peu­ta pa­na­me­ña. Es­ta in­te­gra­ción de to­das las par­tes se ve re­fle­ja­da en el pro­gra­ma Ol­weus, que Pa­la­cios uti­li­za en di­ver­sas es­cue­las, cu­yo enfoque prin­ci­pal “es el es­ta­ble­ci­mien­to y man­te­ni­mien­to de una cul­tu­ra de co­la­bo­ra­ción en las es­cue­las pa­ra pre­ve­nir si­tua­cio­nes re­la­cio­na­das con el aco­so es­co­lar”, di­ce.

Ro­xa­na afir­ma que es im­por­tan­te in­vo­lu­crar a to­do el per­so­nal del co­le­gio y la co­mu­ni­dad y uti­li­zar un len­gua­je co­mún con el que to­dos es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos y así per­ma­ne­cer en la mis­ma pá­gi­na. El pro­gra­ma Ol­weus in­clu­ye tres ele­men­tos den­tro de la de­fi­ni­ción de aco­so es­co­lar: con­duc­ta agre­si­va por par­te de al­guien que quie­re he­rir a otro; re­pe­ti­ción en los even­tos, o uno muy severo; y exis­ten­cia de un desbalance en po­der por fuer­za fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca, edad o es­ta­tus.

El fac­tor cla­ve pa­ra pre­ve­nir el aco­so en las es­cue­las es crear un am­bien­te de co­mu­ni­dad y rea­li­zar reuniones se­ma­na­les, que co­mien­cen en las au­las, don­de se cree un es­pa­cio pa­ra co­no­cer­se y em­po­de­rar­se co­mo in­di­vi­duos. “Siem­pre se de­be mo­ti­var a los ni­ños y los jó­ve­nes a par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des que los ayu­den a desa­rro­llar­se co­mo per­so­nas con va­lo­res”, di­ce

la psi­có­lo­ga.

Una ley ‘an­ti­pi­ro­po’

En abril de 2017, la dipu­tada Ana Ma­til­de Gó­mez pre­sen­tó a la Asam­blea Na­cio­nal un pro­yec­to de ley co­no­ci­do en su mo­men­to co­mo “ley an­ti­pi­ro­po”. La Ley 7 fue san­cio­na­da por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Juan Car­los Va­re­la, el 14 de fe­bre­ro de 2018 y adop­ta me­di­das pa­ra pre­ve­nir, prohi­bir y san­cio­nar ac­tos dis­cri­mi­na­to­rios y de aco­so en los am­bien­tes es­co­la­res y la­bo­ra­les. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la ley es prohi­bir y es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des a quie­nes ac­túen en con­tra de los de­re­chos de las per­so­nas, afec­tán­do­las fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca­men­te. Es­to se bus­ca lo­grar a tra­vés de la sen­si­bi­li­za­ción en el te­ma. El hos­ti­ga­mien­to, aco­so se­xual o mo- ral, ra­cis­mo y se­xis­mo se­rán san­cio­na­dos se­gún el ar­tícu­lo 3 de la ley.

El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, con­jun­ta­men­te con la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má (co­mo fis­ca­li­za­do­ra de las de­más uni­ver­si­da­des pri­va­das), el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Desa­rro­llo La­bo­ral y el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial son las en­ti­da­des pú­bli­cas en­car­ga­das de su­per­vi­sar el cum­pli­mien­to de es­ta ley den­tro de sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos. Así co­mo tam­bién se­rán las res­pon­sa­bles del desa­rro­llo de es­tra­te­gias, pro­mo­ción de pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y sen­si­bi­li­za­ción acer­ca del te­ma.

Pe­na­li­za­cio­nes

De in­cum­plir con lo es­ti­pu­la­do en la ley, exis­ten di­fe­ren­tes san­cio­nes: en el ca­so de la em­pre­sa pri­va­da que per­mi­ta aco­so en­tre sus co­la­bo­ra­do­res, se es­ti­pu­la­ron mul­tas en­tre $550.00 y $1,000.00, se­gún es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 8.

En cuan­to a es­tu­dian­tes que in­cu­rran en ac­tos de aco­so, el ar­tícu­lo 9 dic­ta la sus­pen­sión tem­po­ral por una se­ma­na y ma­trí­cu­la con­di­cio­na­da por un año pa­ra los de edu­ca­ción bá­si­ca, y sus­pen­sión tem­po­ral de dos se­ma­nas y ma­trí­cu­la con­di­cio­na­da por un año pa­ra los de me­dia. Am­bos ni­ve­les que­dan obligados a re­ci­bir tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co. Los do­cen­tes que ha­yan in­cu­rri­do en hos­ti­ga­mien­to, aco­so se­xual o mo­ral, se­xis­mo o ra­cis­mo se­rán san­cio­na­dos con uno a tres años de pri­sión, el equi­va­len­te en días mul­ta o arres­tos los fi­nes de se­ma­na co­mo es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 178 del Có­di­go Pe­nal de Pa­na­má. La pe­na se agra­va de dos a cua­tro años de cár­cel si la víc­ti­ma es me­nor de edad o se com­prue­ba que el do­cen­te abu­só de su po­si­ción de au­to­ri­dad.

Una vez pues­ta la de­nun­cia por hos­ti­ga­mien­to, aco­so, se­xis­mo o ra­cis­mo, se ten­drá un pla­zo no ma­yor a tres me­ses pa­ra que las au­to­ri­da­des in­ves­ti­guen el ca­so de ma­ne­ra ex­pe­di­ta, efec­ti­va y con­fi­den­cial.

“La me­jor es­tra­te­gia es pre­ve­nir. Sin em­bar­go, en aque­llos ca­sos en los que ocu­rra abu­so se de­be tra­ba­jar tan­to con la víc­ti­ma co­mo con el agre­sor”. Ro­xa­na Pa­la­cios, psi­co­te­ra­peu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.