¡LO VEO, LO QUIE­RO, LO LLE­VO!

Mujer (Panama) - - Entre Bambalinas - OL­GA RE­CIO @ol­ga.re­cio Di­se­ña­do­ra, em­pre­sa­ria, con­sul­to­ra, ma­má y so­bre to­do mu­jer. Ciu­da­da­na del mun­do, aman­te del ar­te y de la cul­tu­ra. "Vis­te vul­gar y so­lo ve­rán el ves­ti­do, vis­te ele­gan­te y ve­rán a la mu­jer".

Yco­mo lo pro­me­ti­do es deu­da, des­pués de ex­pli­car­les lo que es la al­ta cos­tu­ra y sus características, les voy a con­tar qué es el “prêt-à-por­ter” o, lo que es lo mis­mo, el “ready to wear”, cu­ya tra­duc­ción li­te­ral en es­pa­ñol es “listo pa­ra lle­var”. Jus­to en la épo­ca de la pos­gue­rra hu­bo una gran cri­sis, lo que lle­vó a las mar­cas que usual­men­te ha­cían ropa por pedido de al­ta cos­tu­ra a ver mer­mar sus ven­tas con­si­de­ra­ble­men­te. Fue así que apa­re­ció la ne­ce­si­dad de crear una moda que lle­va­ra los di­se­ños a una gran masa de gen­te, a pre­cios más ba­ra­tos y en ma­te­ria­les más eco­nó­mi­cos.

De es­ta ma­ne­ra, los di­se­ña­do­res co­men­za­ron a ven­der sus crea­cio­nes en ta­llas ya pre­de­ter­mi­na­das, sin ne­ce­si­dad de que se tu­vie­ran que ha­cer a me­di­da. Uno de los pri­me­ros en adop­tar es­ta nue­va for­ma de co­mer­cia­li­za­ción fue el fran­cés Yves Saint Lau­rent.

Y así em­pe­zó lo que se con­vir­tió en la ma­ne­ra más co­mún que hoy co­no­ce­mos de co­mer­cia­li­za­ción de la moda: pren­das que ya es­tán he­chas en di­fe­ren­tes ta­llas y lis­tas pa­ra com­prar y usar, lle­van­do la moda al al­can­ce de to­do el mun­do.

Aho­ra se­gu­ro se es­ta­rán pre­gun­tan­do, ¿por qué en­ton­ces las mar­cas de lu­jo tie­nen sus co­lec­cio­nes lis­tas pa­ra ven­der en sus tien­das y las tie­nen con­fec­cio­na­das en ta­llas? La res­pues­ta es muy sen­ci­lla: por­que la ma­yo­ría de las mar­cas de lu­jo ven­den “prêt-à-por­ter”, con ex­cep­ción de al­gu­nas po­cas que tie­nen tam­bién una co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra que no van a en­con­trar en sus tien­das... Sí, sí, el “prêt-à-por­ter” no sig­ni­fi­ca que de­ba ser ba­ra­to o ex­tre­ma­da­men­te ma­si­vo.

Hay dos ti­pos de “prêt-à-por­ter”: el ma­si­vo y el de lu­jo. Las mar­cas co­no­ci­das co­mo ma­si­vas son las que ha­cen co­lec­cio­nes en gran­des can­ti­da­des a pre­cios muy eco­nó­mi­cos, con ma­te­ria­les no cos­to­sos y con­fec­ción bá­si­ca.

Las de lu­jo rea­li­zan co­lec­cio­nes de al­ta ca­li­dad y usan ma­te­ria­les ca­ros. Ade­más, sus pro­ce­sos son in­dus­tria­les —pe­ro no sue­len ser bá­si­cos— y más com­ple­jos, lo cual en­ca­re­ce la pren­da y la di­ri­ge a un sec­tor ex­clu­si­vo de los con­su­mi­do­res, aun­que si­gue sien­do igual­men­te ase­qui­ble y lis­ta pa­ra ser ad­qui­ri­da y usa­da, tal co­mo el “ready to wear” in­di­ca.

Sur­ge en­ton­ces otra cues­tión: ¿qué es el “de­mi coutu­re”? Se tra­ta de un con­cep­to bas­tan­te nue­vo, que de­fi­ne aque­llas co­lec­cio­nes que se en­cuen­tran en­tre el “prêt-à-por­ter” y la al­ta cos­tu­ra. Son co­lec­cio­nes que tie­nen mez­cla­dos pro­ce­sos in­dus­tria­les y ar­te­sa­na­les, uti­li­zan­do mu­chas ter­mi­na­cio­nes a mano rea­li­za­das con ma­te­ria­les no­bles y de ca­li­dad, pe­ro que a su vez son fá­cil­men­te usa­bles.

El “de­mi coutu­re” tie­ne pro­ce­sos muy si­mi­la­res a la al­ta cos­tu­ra, pe­ro se apli­ca a pie­zas ya con­fec­cio­na­das en va­rias ta­llas, de ma­ne­ra que la pren­da no se rea­li­za a me­di­da pa­ra el clien­te.

Es­pe­ro que a par­tir de aho­ra ya no ten­gan du­das so­bre lo que les es­tán ven­dien­do, y, con ba­se en eso, pue­dan apre­ciar y en­ten­der me­jor su pre­cio y su ca­li­dad.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.