CÓ­MO AHO­RRAR tiem­po en la co­ci­na

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Nutrición - POR: NUTRICIONISTA SA­RA SALDARRIAGA sa­ra­nu­tri­cion.pa@gmail.com @nu­tri­cion­ye­qui­li­brio

Si eres de las que lle­gan a ca­sa y pre­fie­ren no ce­nar por­que el can­san­cio es ma­yor que las ga­nas de pren­der la es­tu­fa, o de las que op­tan por al­go muy sen­ci­llo co­mo un sánd­wich, y al día si­guien­te te de­tie­nes en al­gún res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da pa­ra al­mor­zar por­que no te dio tiem­po de pre­pa­rar el “lunch”, de­bes sa­ber que es­ta si­tua­ción po­co a po­co se con­ver­ti­rá en un círcu­lo vi­cio­so que so­lo lo­gra­rá des­me­jo­rar tu sa­lud.

Te­ner una me­jor di­ges­tión, más ener­gía du­ran­te el día, me­jor es­ta­do de áni­mo y, por qué no, ma­yor ren­di­mien­to en nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas es po­si­ble con un in­gre­dien­te esen­cial: or­ga­ni­za­ción. A con­ti­nua­ción te doy al­gu­nos tips pa­ra lo­grar­lo. Pla­nea tus co­mi­das de la se­ma­na. Es­cri­bir con an­te­la­ción lo que se pre­pa­ra­ra en ca­da co­mi­da nos ayu­da a dis­mi­nuir el tiem­po que to­ma­mos fren­te al re­fri­ge­ra­dor o la ala­ce­na pa­ra crear el pla­to per­fec­to; ade­más, evi­ta­mos que nos ha­ga fal­ta al­gún in­gre­dien­te e in­clu­so re­cor­da­re­mos ba­jar por las ma­ña­nas la pro­teí­na que que­re­mos co­ci­nar por la tar­de o no­che.

Ten in­gre­dien­tes lis­tos. Pi­ca in­gre­dien­tes que pue­dan ser úti­les pa­ra va­rios ti­pos de pre­pa­ra­cio­nes. Al­gu­nos ejem­plos son: ve­ge­ta­les, es­pe­cial­men­te aque­llos que no sean muy acuo­sos, co­mo za­naho­ria, cebolla, pi­men­to­nes, cu­lan­tro, pe­re­jil, ajo y re­po­llo. Tam­bién pue­des te­ner fru­tas pi­ca­das o la­va­das, co­mo uvas, pi­ña, pa­pa­ya, me­lón y man­go, y otros ali­men­tos co­mo pe­chu­ga de po­llo des­hi­la­cha­da, to­dos en re­ci­pien­tes se­pa­ra­dos y ro­tu­la­dos.

Al con­ge­la­dor. Cuan­do com­pres ver­du­ras, co­mo yu­ca, za­pa­llo, ma­zor­ca, etc., con­vie­ne pe­lar­las to­das el mis­mo día, tro­cear­las y con­ge­lar­las en bol­sas plás­ti­cas en por­cio­nes, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de per­so­nas en ca­sa. De es­ta ma­ne­ra, so­lo ten­drás que ba­jar la bol­si­ta y co­lo­car el pro­duc­to a co­ci­nar di­rec­ta­men­te cuan­do lo ne­ce­si­tes.

Ade­más, pue­des pre­pa­rar tus pa­que­tes de “smoot­hies” con fru­tas y ve­ge­ta­les, con­ge­lar­los y así usar­los al mo­men­tos li­cuar. Tam­bién pue­des con­di­men­tar con ado­bos na­tu­ra­les las car­nes el día que las com­pras, di­vi­dir­las y con­ge­lar­las pa­ra te­ner­las lis­tas pa­ra la coc­ción.

Apro­ve­cha los es­pa­cios de tiem­po li­bre. Que nun­ca hay tiem­po pa­ra un buen desa­yuno... ¡Fal­so! En lu­gar de me­ter­te di­rec­ta­men­te al ba­ño por la ma­ña­na al le­van­tar­te, pue­des ir a la co­ci­na y co­lo­car tu desa­yuno a co­ci­nar. Por ejem­plo, pue­des po­ner a her­vir hue­vos o asar tor­ti­llas, to­do a fue­go ba­jo, mien­tras te em­pie­zas a alis­tar, así uti­li­zas ca­da se­gun­do del día.

Día de pre­pa­ra­ción. Es po­si­ble to­mar al­gu­nas ho­ras el fin de se­ma­na y pre­pa­rar los ali­men­tos que re­quie­ren más coc­ción, co­mo las car­nes (po­llo, res, pa­vo, en­tre otros). Si es una can­ti­dad pa­ra más de 2 o 3 días, es re­co­men­da­ble con­ge­lar, al igual que las me­nes­tras, el arroz o la pas­ta. Sir­ve por­cio­nes en bol­sas plás­ti­cas pa­ra so­lo uti­li­zar lo ne­ce­sa­rio; es­to in­clu­so evi­ta­rá que con­su­mas abun­dan­tes can­ti­da­des.

Pre­pa­rar más co­mi­das en ca­sa es una es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner­nos sa­lu­da­bles a la vez que cui­da­mos nues­tra eco­no­mía. Si si­gues los an­te­rio­res con­se­jos, pue­des apro­ve­char bien el tiem­po que es­tás en la co­ci­na pa­ra dis­fru­tar más con los tu­yos.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.