¿TO­MAR O NO su­ple­men­tos?

La subida de pe­so co­mo con­se­cuen­cia de la in­ges­ta de un ba­ti­do de pro­teí­na es un mi­to.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Fitness - POR: CA­RO­LI­NA GIANNATTASIO De­por­tis­ta y cer­ti­fi­ca­da en Nu­tri­ción De­por­ti­va @Ge­tFi­tB­yCa­ro

Con to­do el mo­vi­mien­to fitness que ve­mos hoy en día, nos sur­ge la du­da de si de­be­mos to­mar o no un suplemento de pro­teí­na pa­ra lle­gar a nues­tro cuer­po ideal, pues mu­chas ve­ces exis­te el te­mor de que ha­cer­lo nos ha- rá su­bir de pe­so. Pe­ro, ¿qué hay de cier­to en es­to? La subida de pe­so co­mo con­se­cuen­cia de la in­ges­ta de un suplemento de pro­teí­na es un mi­to. Lo que real­men­te ha­ce que una per­so­na au­men­te de pe­so es te­ner un ex­ce­den­te ca­ló­ri­co a lo lar­go del día. Si las ca­lo­rías con­su­mi­das du­ran­te la jor­na­da no son uti­li­za­das co­mo ener­gía pa­ra nues­tras ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, se acu­mu­la­rán en for­ma de gra­sa, in­de­pen­dien­te­men­te de su fuen­te.

En­ton­ces, si te to­mas un ba- ti­do de pro­teí­na o te co­mes 115 gra­mos de po­llo y no los usas du­ran­te ese día, ¡lo acu­mu­las!

Aquí ca­be acla­rar que pue­des su­bir de pe­so sin au­men­tar la gra­sa, lo cual ocu­rre cuan­do en­fo­ca­mos el plan de ali­men­ta­ción en su­bir la masa mus­cu­lar. La cons­truc­ción de múscu­lo es un tra­ba­jo que in­te­gra el en­tre­na­mien­to pe­sa­do con una ali­men­ta­ción es­pe­cí­fi­ca que siem­pre se apo­ya en el consumo de su­ple­men­tos de pro­teí­na. De es­ta for­ma, se lo­gra una rá­pi­da ab­sor­ción del ma­cro­nu­trien­te, lo­gran­do así una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de los ami­noá­ci­dos que van cons­tru­yen­do múscu­lo.

¿Ali­men­tos o su­ple­men­tos?

No es lo mis­mo co­mer po­llo que to­mar un suplemento de pro­teí­na. Una co­sa no es me­jor que la otra, to­do de­pen­de­rá del ob­je­ti­vo que es­tás per­si­guien­do e in­clu­so del tiem­po que ten­gas pa­ra co­mer. Por ejem­plo, si dis­po­nes de po­co tiem­po pa­ra rea­li­zar una de tus co­mi­das, es re­co­men­da­ble to­mar­se un ba­ti­do de pro­teí­na en vez de de­jar de co­mer.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, las di­fe­ren­cias más sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre los ali­men­tos con pro­teí­na y los su­ple­men­tos son: El tiem­po de ab­sor­ción de la

pro­teí­na por par­te del múscu­lo. So­lo se re­quie­ren 30 mi­nu­tos pa­ra que el ma­cro­nu­trien­te lle­gue al múscu­lo des­pués de be­ber el ba­ti­do. Por el con­tra­rio, al co­mer cual­quier ali­men­to ri­co en pro­teí­na, el sis­te­ma di­ges­ti­vo de­be tra­ba­jar más tiem­po en des­com­po­ner­la en su for­ma más sim­ple (ami­noá­ci­dos) pa­ra que en­tre en jue­go su fun­ción. Re­cuer­da que, mien­tras más rá­pi­do lle­guen los ami­noá­ci­dos al múscu­lo, más rá­pi­da se­rá la re­cu­pe­ra­ción. El suplemento de pro­teí­na no con­tie­ne gran por­cen­ta­je de gra­sa, a di­fe­ren­cia de las car­nes u otras fuen­tes de pro­teí­na más co­mu­nes, que en su con­te­ni­do apor­tan gra­sas al or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go, esas mis­mas fuen­tes, apor­tan tam­bién vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes, que no se en­cuen­tran en el pol­vo.

Es más satisfactorio mas­ti­car y co­mer pro­teí­nas co­mo car­nes, hue­vo y ce­rea­les que to­már­se­la en un va­so. La con­tra­par­te es que, si uti­li­zas el suplemento co­mo me­rien­da, pue­de pa­re­cer­se a un pos­tre. Si to­mas suplemento

Ten pre­sen­te que si quie­res su­bir o man­te­ner tu masa mus­cu­lar, la pro­teí­na en pol­vo es un suplemento que pue­de ayu­dar­te pa­ra tal fin. Si es­tás en­tre­nan­do con pe­sas te la re­co­mien­do, ya que te ayu­da a cons­truir te­ji­do mus­cu­lar, au­men­ta la re­cu­pe­ra­ción de­por­ti­va, re­du­ce la fa­ti­ga, pre­vie­ne el des­gas­te mus­cu­lar, en­tre otros. Si en­tre­nas en la ma­ña­na muy tem­prano, tó­ma­te­la con una ba­na­na u otro car­bohi­dra­to an­tes del ejer­ci­cio, y al ter­mi­nar desa­yu­na. Si en­tre­nas en la tar­de, co­me una me­rien­da pre-wor­kout que in­clu­ya car­bohi­dra­tos y tó­ma­te la pro­teí­na des­pués del en­tre­na­mien­to (así es mu­cho más efi­cien­te). Eli­ge una pro­teí­na de bue­na ca­li­dad, pre­fe­ri­ble­men­te hi­dro­li­za­da, por­que eso la ha­rá más li­ge­ra en la di­ges­tión. Si in­clu­ye ami­noá­ci­dos de ca­de­na ra­mi­fi­ca­da (BCAA) es mu­cho me­jor por­que po­ten­cian aún más la fun­ción de la pro­teí­na y evi­tan el ca­ta­bo­lis­mo, que es cuan­do se des­com­po­ne el te­ji­do mus­cu­lar en bus­ca de ener­gía.

No creas que si no con­su­mes suplemento de pro­teí­na no au­men­ta­rás tu masa mus­cu­lar. Si lle­vas una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da con la in­ges­ta ade­cua­da de pro­teí­na, po­drás lo­grar tu ob­je­ti­vo.

Si es­tás en plan de pér­di­da de gra­sa, el suplemento pue­de ser un gran alia­do pa­ra las me­rien­das, de­bi­do a que en vez de con­su­mir al­gún car­bohi­dra­to prohi­bi­do, la pro­teí­na te man­ten­drá sa­cia­do por más tiem­po. Si de­fi­ni­ti­va­men­te te ani­mas a in­cluir es­te suplemento en tu plan de ali­men­ta­ción, te re­co­mien­do que com­pres uno de vai­ni­lla, ya que es más ver­sá­til. Pue­des mez­clar­lo con fru­tas, ca­cao, man­te­qui­lla de ma­ní y has­ta ca­fé pa­ra ha­cer un fra­puc­cino.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.