ABU­SO DE LAS RE­DES SO­CIA­LES

Psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta fa­mi­liar, de pa­re­jas e in­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar in­te

Mujer (Panama) - - Consultorio -

Las re­des so­cia­les, co­mo no­so­tros co­mún­men­te las lla­ma­mos, o las TIC (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción), co­mo las han de­no­mi­na­do los pro­fe­sio­na­les, es­tán en nues­tro día a día con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar­nos la vi­da en nues­tra in­ter­ac­ción. Pe­ro en la úl­ti­ma dé­ca­da se han re­sal­ta­do tam­bién las di­ver­sas com­pli­ca­cio­nes que sur­gen a raíz de su uso o abu­so. Es­tas po­de­ro­sas he­rra­mien­tas que nos pro­por­cio­nan co­mu­ni­ca­ción, in­for­ma­ción y di­ver­sas co­ne­xio­nes, tam­bién son fuen­tes de pla­cer y ocio, pe­ro ade­más, de al­tos ni­ve­les de an­sie­dad, im­pul­si­vi­dad, do­ble iden­ti­dad y, en ca­sos más com­pli­ca­dos, con­duc­tas de adic­ción. ¿Quié­nes son los más afec­ta­dos? Se ha­bla del gran impacto que cau­sa el uso de la tec­no­lo­gía en los más pe­que­ños, co­mo la ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, fal­ta de re­gu­la­ción emo­cio­nal, pro­ble­mas de aten­ción, re­tra­so en el len­gua­je o ca­ren­cias en la so­cia­li­za­ción. En los ado­les­cen­tes, men­cio­na­mos có­mo el mun­do vir­tual con­tri­bu­ye a cons­truir una fal­sa iden­ti­dad, ne­gan­do la ima­gen de sí mis­mos en el mun­do real y sien­do víc­ti­mas en oca­sio­nes del “phis­hing” (su­plan­ta­ción de iden­ti­dad), aco­so ci­ber­né­ti­co, ais­la­mien­to so­cial y una po­bre au­to­es­ti­ma, bus­can­do en los “me gus­ta” y los sis­te­mas de pun­ta­jes al­gún re­for­za­mien­to po­si­ti­vo de que son in­di­vi­duos va­lio­sos en la so­cie­dad.

Por otra par­te, po­co se di­ce del impacto que tie­ne la tec­no­lo­gía en la vi­da de los adul­tos, pa­ra quie­nes re­sul­ta ser una he­rra­mien­ta útil al mo­men­to de man­te­ner­se en con­tac­to con los de­más o me­jo­rar su desem­pe­ño la­bo­ral. Pe­ro tam­bién no­ta­mos ras­gos adic­ti­vos, pues los adul­tos no ter­mi­nan de des­co­nec­tar­se por las no­ches por mi­rar el What­sapp y re­vi­sar el úl­ti­mo e-mail, o des­de muy jó­ve­nes se ini­cian en jue­gos “on­li­ne”, que des­en­la­zan en una lu­do­pa­tía, así co­mo en la fa­ci­li­dad de ac­ce­der a con­te­ni­dos, que a la vez van afec­tan­do sus re­la­cio­nes so­cia­les, ya que se van ais­lan­do de lo or­di­na­rio. Las ame­na­zas a la vi­da per­so­nal tam­bién son al­go real: los frau­des ban­ca­rios o de iden­ti­dad son ca­da vez más co­mu­nes. Sig­nos de ries­go

Los hi­jos, en gran par­te, so­lo mo­de­lan con­duc­tas, y es­tá en los adul­tos la res­pon­sa­bi­li­dad de mos­trar la au­to­rre­gu­la­ción.

Es im­por­tan­te des­ta­car que las con­duc­tas no son pa­to­ló­gi­cas has­ta que afec­tan otras fun­cio­nes del in­di­vi­duo o la vi­da de los de­más.

Cuan­do hay un uso ex­ce­si­vo de las TIC, los si­guien­tes sig­nos de ries­go in­di­can que pue­de ocu­rrir un pro­ble­ma: irri­ta­bi­li­dad al es­tar des­co­nec­ta­dos, no po­der es­pe­rar, fal­ta de con­trol an­te si­tua­cio­nes del día a día, ba­jo ren­di­mien­to en el tra­ba­jo o es­cue­la, de­pen­den­cia ex­ce­si­va en te­ner que es­tar co­nec­ta­dos y pro­ble­mas de aten­ción, sue­ño o me­mo­ria.

Tam­bién exis­te una si­tua­ción de cui­da­do cuan­do se ob­ser­van res­pues­tas de eu­fo­ria o ac­ti­va­ción ex­ce­si­va e irra­cio­nal en la compu­tado­ra o el ce­lu­lar, en es­pe­cial en los vi­deo­jue­gos, al igual que de­sin­te­rés por otras ac­ti­vi­da­des vi­ta­les, so­cia­les, fí­si­cas o sim­ple­men­te “of­fli­ne”.

Cuan­to ma­yor sea la de­pen­den­cia, ma­yor es la im­por­tan­cia de acer­car­se a pro­fe­sio­na­les, ya que así co­mo en otras adic­cio­nes, “cor­tar de raíz” no se­rá su­fi­cien­te pa­ra co­rre­gir el pro­ble­ma que ya­ce de tras­fon­do. Mu­chas ve­ces, es­tas TIC se han vuel­to la cor­ti­na de hu­mo pa­ra no en­fren­tar si­tua­cio­nes vi­ta­les del desa­rro­llo del in­di­vi­duo, co­mo po­der ma­ne­jar el es­trés, en­fren­tar pro­ble­mas en el mun­do real, con­fron­tar los mie­dos o a su vez desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des so­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra co­exis­tir en un mun­do don­de ca­da vez pa­re­ce más di­fí­cil ser fe­liz sin un “li­ke”.■

MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­rio@epa­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.