UNA CHAR­LA CON Zulay Ro­drí­guez

La mu­jer de­trás de la po­lí­ti­ca nos con­tó sus luchas y có­mo la edu­ca­ción fue el mo­tor que la im­pul­só a lle­gar a don­de es­tá.

Mujer (Panama) - - Personaje - KA­REN BER­NAL kber­nal@epa­sa.com

Hay co­sas di­fí­ci­les en la vi­da y sen­tar­se 10 mi­nu­tos, sin in­te­rrup­cio­nes, a con­ver­sar con Zulay Ro­drí­guez es una de ellas. En­tre lla­ma­das se­gui­das, men­sa­jes de What­sapp, ins­truc­cio­nes a su asis­ten­te y vi­si­tas de otros can­di­da­tos po­lí­ti­cos, sur­gió nues­tra con­ver­sa­ción. Zulay, li­te­ral­men­te, no pa­ra ni un mi­nu­to, ni si­quie­ra pa­ra de­jar­se ma­qui­llar tran­qui­la­men­te y sa­lir en la por­ta­da de una re­vis­ta. “¿Te das cuen­ta de có­mo es la po­lí­ti­ca? ¡Uno no pa­ra! Las per­so­nas me lla­man a dia­rio pa­ra mos­trar­me su apo­yo, por­que quie­ren real­men­te que al­guien les ayu­de a cam­biar es­te país. Ellos di­cen que soy la voz de los que no la tie­nen”, se­ña­ló co­mo bus­can­do una ex­cu­sa pa­ra que lue­go de trans­cu­rri­da más de una ho­ra des­de el mo­men­to de la ci­ta, no se hu­bie­se co­men­za­do la en­tre­vis­ta.

- Y si lle­gas a ser pre­si­den­ta de Pa­na­má, ¡ten­drás que sa­car tiem­po pa­ra más de 3 mi­llo­nes de per­so­nas!, co­men­té du­do­sa. - Voy a te­ner que ha­cer co­mo Salomón: ha­ré una fi­la y aten­de­ré a ca­da uno. Con­tes­tó con una son­ri­sa, sin pre­ten­sio­nes. En ese mo­men­to hu­bo una me­ta­mor­fo­sis: sa­lió de la cri­sá­li­da Zulay, la mu­jer de­trás de la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial, la que se es­con­de en el per­so­na­je que mu­chos til­dan de “pe­leo­na”; la que no se mues­tra en el pleno de la Asam­blea de Dipu­tados cuan­do se en­fren­ta du­ra­men­te a sus co­le­gas de­fen­dien­do sus idea­les.

Sur­gió en­ton­ces Zulay, la mu­jer cris­tia­na, la es­po­sa y ma­dre de dos hi­jas y de un ni­ño (de 14 años) con au­tis­mo, quien ha si­do víc­ti­ma de bull­ying. Si­tua­ción que, ad­mi­te, la ha for­ta­le­ci­do e inspirado pa­ra que­rer lle­var la dig­ni­fi­ca­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y de la ter­ce­ra edad, co­mo una de las ban­de­ras de su cam­pa­ña pre­si­den­cial.

“Mi hi­jo es un an­ge­li­to. Él es­ta­ba en una esue­la pri­va­da don­de de­bían ha­cer ade­cua­cio­nes; pe­ro me lo aga­rra­ron en el ba­ño 4 ni­ños y lo gol­pea­ron, so­lo por ser di­fe­ren­te. Co­mo ma­dre, me sen­tí im­po­ten­te, frus­tra­da. Creo que el te­ma de los ni­ños con au­tis­mo de­be ser un te­ma de es­ta­do”, sub­ra­ya. Su in­ten­ción, ex­pre­sa, es crear un ins­ti­tu­to pa­ra los ni­ños que su­fren au­tis­mo y los sín­dro­mes de As­per­ger y de Down; au­las en las es­cue­las pa­ra que es­tos ni­ños ten­gan un ofi­cio, una ha­bi­li­dad y un tra­ba­jo; así co­mo cen­tros vo­ca­cio­na­les, que les am­plíen el mer­ca­do la­bo­ral y sean in­de­pen­dien­tes.

Edu­ca­ción y es­fuer­zo, cla­ves pa­ra sur­gir

Zulay Ro­drí­guez cree que la edu­ca­ción es el pi­lar fun­da­men­tal de la so­cie­dad, la cla­ve pa­ra sa­lir de la po­bre­za y la ig­no­ran­cia. En su ca­so, ase­gu­ra que ha­ber es­tu­dia­do tan­to le hi­zo lle­gar a don­de es­tá: ha desem­pe­ña­do car­gos co­mo ofi­cial ma­yor del Se­gun­do Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, asis­ten­te de ma­gis­tra­do y jue­za en di­fe­ren­tes juz­ga­dos. Ade­más, es pro­fe­so­ra de De­re­cho en di­ver­sas uni­ver­si­da­des de la ciu­dad ca­pi­tal y ha es­cri­to sie­te li­bros so­bre De­re­cho. Co­mo po­lí­ti­ca, es dipu­tada del Cir­cui­to 8-6 San Mi­gue­li­to, por el pe­rio­do 2014-2019, pre­si­den­ta del Fren­te Fe­me­nino de su par­ti­do, el PRD, y pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial.

“Na­cí en un ho­gar don­de ve­ni­mos de aba­jo; mi her­ma­na Ro­cío y yo so­mos pro­duc­to de la edu­ca­ción, del tra­ba­jo du­ro. No me gus­ta va­na­glo­riar­me por­que eso so­lo se de­be ha­cer an­te Dios to­do­po­de­ro­so, pe­ro ten­go tres maes­trías, es­tu­dios de doc­to­ra­do, dos li­cen­cia­tu­ras y to­do lo lo­gré a ba­se de es­ta ca­be­ci­ta”, ex­pre­sa.

Cuen­ta Ro­drí­guez que apren­dió el va­lor del es­tu­dio con el ejem­plo de sus pa­dres, quie­nes, a pe­sar de sus orí­ge­nes hu­mil­des, lo­gra­ron sur­gir por me­dio del es­fuer­zo. Su ma­dre, la maes­tra Gladys Lu, hi­ja de un comerciante chino de fru­tas y ver­du­ras, siem­pre estudió be­ca­da por sus bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes. Su pa­dre, Ra­fael Ro­drí­guez Aiz­pu­rúa, estudió be­ca­do en Bra­sil y fue pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la na­ción.

La dipu­tada tam­bién ha te­ni­do que afron­tar si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Su pa­dre fue exi­lia­do dos ve­ces: cuan­do te­nía 17 años y en los años 80, al desem­pe­ñar el car­go de Pro­cu­ra­dor. Zulay, quien es­ta­ba en la es­cue­la se­cun­da­ria du­ran­te el se­gun­do exi­lio de su pa­dre, tu­vo que bus­car la for­ma de sa­lir ade­lan­te jun­to a su her­ma­na y su ma­dre. “Co­mo no se po­día pa­gar la es­cue­la pri­va­da, me to­có su­bir mi pro­me­dio de 4.2 a 4.6 pa­ra po­der con­ti­nuar, por­que no ha­bía di­ne­ro. Mi ma­má te­nía dos tra­ba­jos, yo es­tu­dia­ba con mi her­ma­ni­ta y te­nía que ha­cer ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res en la es­cue­la”. Fue así co­mo en aquel en­ton­ces a Zulay le to­có re­co­ger las toa­llas y dar­le agua a la gen­te de la ban­da de su es­cue­la, el IPA. “Te­nía que ha-

cer la con­ta­bi­li­dad ca­da vez que ha­bía un 'sa­rao', po­ner el tag y re­co­ger el di­ne­ro. Se­guí es­for­zán­do­me y me ga­né una be­ca pa­ra ha­cer una maes­tría en Lon­dres”, sub­ra­ya.

Ro­drí­guez in­sis­te en que la edu­ca­ción es la úni­ca vía pa­ra que las per­so­nas cues­tio­nen la ma­la po­lí­ti­ca y se lo­gre un me­jor Pa­na­má, con un fu­tu­ro pa­ra to­dos. “Cuan­do ca­mino por el país, siem­pre les di­go a los ni­ños que es­tu­dien, por­que es la úni­ca he­rra­mien­ta que los ha­ce in­de­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te y que les ha­ce te­ner con­cien­cia de no ven­der a su país y lu­char por él”, re­co­no­ce.

Zulay, la idea­lis­ta

Des­de chi­ca, Zulay ya sa­bía que te­nía vo­ca­ción pa­ra ayu­dar a los de­más. “Siem­pre fui de­fen­so­ra de las per­so­nas; en la es­cue­la, era de las que apo­ya­ba a los ni­ños más dé­bi­les, de­fen­dién­do­los de quie­nes les ha­cían bull­ying... Era co­mo una 'Bety la fea' es­tu­dio­sa, que pro­te­gía a los de­más”, des­ta­ca.

En­tre anéc­do­tas y afa­nes, Zulay bus­ca en su ce­lu­lar una fo­to­gra­fía del pie del anua­rio de su es­cue­la que da cons­tan­cia de la vi­sión que te­nía de jo­ven: “Un explosivo 19 de ju­nio, co­mo pro­duc­to de un es­ta­lli­do enér­gi­co, nos lle­ga nues­tra de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos, quien con su chis­pa y vi­va­ci­dad in­ten­ta cam­biar al mun­do con so­lo ha­blar... Nues­tra com­pa­ñe­ra desea es­tu­diar De­re­cho pa­ra abo­gar por una ver­da­de­ra jus­ti­cia en nues­tro país y así lo­grar la paz y se­guir des­lum­bran­do a mu­chos”, re­za la frase de­ba­jo de la ima­gen de una Zulay ado­les­cen­te.

Acer­ca de la po­lí­ti­ca, la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial ase­gu­ra que de­ci­dió in­cur­sio­nar ha­ce 8 años al PRD, por­que se iden­ti­fi­có con el idea­rio del par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta. No obs­tan­te, ase­ve­ra que des­de siem­pre se in­vo­lu­cró en es­tos me­nes­te­res: fue com­pa­ñe­ra de luchas de su ma­dre, quien era di­ri­gen­te ma­gis­te­rial de ba­ses medias. “Ella siem­pre me lle­va­ba a la es­cue­la Ve­ne­zue­la, lu­cha­ba con los pro­fe­so­res por me­jo­ras sa­la­ria­les, edu­ca­ti­vas y de las in­fra­es­truc­tu­ras. Yo te­nía 7 años y me po­nían a de­cir ‘po­lí­ti­cos co­rrup­tos, po­lí­ti­cos a la cár­cel’”, re­me­mo­ra.

Ro­drí­guez se con­si­de­ra a sí mis­ma co­mo una “idea­lis­ta”, una “re­vo­lu­cio­na­ria”, que desea com­po­ner el mun­do, “una mu­jer de lu­cha, que quie­re de­fen­der lo co­rrec­to, aun­que sé que no soy Dios ni ten­go la ra­zón en to­do”.

Pre­ci­sa­men­te, ex­pre­sa que su afán por lo­grar un me­jor Pa­na­má es lo que ha im­pul­sa­do sus as­pi­ra­cio­nes por ocu­par la si­lla pre­si­den­cial. “Quie­ro un país don­de ha­ya igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos. El es­tan­dar­te de mi po­lí­ti­ca has­ta aho­ra es de­fen­der a los más dé­bi­les, los que no tie­nen voz, los mar­gi­na­dos, la cla­se me­dia, los sec­to­res po­pu­la­res, a la pequeña y me­dia­na em­pre­sa”, men­cio­na.

En cuan­to a crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do de que quie­re lle­var a Pa­na­má por el ca­mino del so­cia­lis­mo, res­pon­de que es fal­so. “No es­toy pa­ra qui­tar­le al ri­co y dár­se­lo a los po­bres, ¡no! Es­toy pa­ra que el que sea ri­co, le va­ya bien y me­jo­re su em­pre­sa, y el que es po­bre, se con­vier­ta en cla­se me­dia y as­pi­re a es­ca­lar más. Creo en la me­ri­to­cra­cia, el es­tu­dio, el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción; en que la gen­te no se que­de ga­nan­do un sa­la­rio mi­se­ra­ble por 20 años, por­que tie­ne que ha­ber es­ca­la sa­la­rial con ba­se en el es­tu­dio y la su­pera­ción per­so­nal”.

Acepta que le mo­les­tan los abu­sos, las in­jus­ti­cias, la co­rrup­ción, la ma­la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y que los go­bier­nos no ha­gan las co­sas bien pa­ra evi­tar­lo. Es­tas si­tua­cio­nes, di­ce, son las que le ha­cen en­fren­tar­se a la gen­te. “No me pue­do que­dar ca­lla­da. Me da co­ra­je y me opri­me el co­ra­zón cuan­do veo que hay ni­ños que no tie­nen que co­mer, que van a la es­cue­la con el es­tó­ma­go va­cío; adul­tos ma­yo­res y ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad en­ce­rra­dos en sus ca­sas co­mo si fue­ran ani­ma­li­tos, por­que la fa­mi­lia no tie­ne pa­ra el pa­sa­je; per­so­nas que es­tán per­dien­do sus ca­sas o no tie­nen có­mo pa­gar la es­cue­la, por­que no tie­nen tra­ba­jo. Me da co­ra­je que en un país de tan­tos mi­llo­nes ha­ya de­sigual­da­des y ham­bre, no es co­rrec­to”.

Sin em­bar­go, Zulay afir­ma que es una per­so­na hu­ma­na, to­le­ran­te, con­ci­lia­do­ra, tra­ba­ja­do­ra, va­lien­te y au­tén­ti­ca, que pue­de lo­grar un go­bierno trans­pa­ren­te. “No soy una per­so­na que te ha­ce ver una co­sa y ha­ce otra. Real­men­te voy a tra­ba­jar por Pa­na­má y por la mem­bre­sía de mi par­ti­do. Es­te va a ser un go­bierno en el que la em­pre­sa pri­va­da pue­da in­ver­tir y el re­cur­so hu­mano del pa- na­me­ño se pue­da for­ta­le­cer... Co­mo de­cía el ge­ne­ral Omar To­rri­jos He­rre­ra: 'ni pa­ra la de­re­cha ni pa­ra la iz­quier­da', sino que no­so­tros es­ta­mos con Pa­na­má, hay que bus­car ese equi­li­brio eco­nó­mi­co que tan­to ne­ce­si­ta el país”, ase­ve­ra. Con­fie­sa que de lle­gar a ser pre­si­den­ta, le gus­ta­ría ir­se del Pa­la­cio de las Gar­zas, en 2024, co­mo lo hi­zo Michelle Ba­che­let al sa­lir de la pre­si­den­cia de Chi­le. “Yo la ad­mi­ro mu­chí­si­mo. As­pi­ro ser co­mo ella, que sa­lió aplau­di­da y la abra­za­ron por­que hi­zo las co­sas co­rrec­ta­men­te, no ro­bó ni un real, creó em­pleo, dio edu­ca­ción, ayu­dó a la em­pre­sa pri­va­da y qui­tó los privilegios a los mo­no­po­lios. Ella tu­vo un go­bierno co­mo el que no­so­tros que­re­mos ha­cer: par­ti­ci­pa­ti­vo, in­clu­si­vo, hu­mano, que sea de to­dos los pa­na­me­ños y que les de­vuel­va la dig­ni­dad”, re­fle­xio­na.■

To­tal look: Jai­me Lu­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.