MART­HA ARAN­GO

La Ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de Ar­cos Dorados cuen­ta có­mo lo­gra lle­var ade­lan­te un car­go de tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad.

Mujer (Panama) - - Mujer De Éxito - KA­REN BER­NAL kber­nal@epa­sa.com

Mart­ha Xi­me­na Aran­go Fonseca es la ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de Ar­cos Dorados, la ma­yor fran­qui­cia de McDo­nald’s en el mun­do. Pa­ra ella, el éxi­to es apren­der de ca­da ex­pe­rien­cia, sin per­der el fo­co y sien­do fiel a ella mis­ma y a sus va­lo­res. Sus pi­la­res pa­ra lo­grar­lo son: tra­ba­jo en equi­po, se­gu­ri­dad, enfoque, pen­sa­mien­to crí­ti­co, pa­sión y gra­ti­tud. Pa­ra lle­gar a su ac­tual po­si­ción, la co­lom­bia­na (quien re­si­de en Pa­na­má ha­ce más de 20 años), de­bió re­co­rrer un ca­mino lleno de re­tos, es­fuer­zos y cam­bios. "Ini­cié mis es­tu­dios en De­re­cho y lue­go me fui a Mer­ca­deo y Pu­bli­ci­dad. Mis pri­me­ros años tra­ba­jé en pu­bli­ci­dad y ha­ce cer­ca de 10 años mi rum­bo pro­fe­sio­nal cam­bió a un ám­bi­to más in­te­gral, en las co­mu­ni­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas y res­pon­sa­bi­li­dad so­cial", se­ña­la. Hoy, Aran­go es res­pon­sa­ble de los mer­ca­dos de Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca en co­mu­ni­ca­cio­nes ex­ter­nas, in­ter­nas, ser­vi­cio al clien­te y res­pon­sa­bi­li­dad so­cial (que den­tro de su or­ga­ni­za­ción se de­no­mi­na Cor­po­ra­te So­cial En­ga­ge­ment). En es­te sen­ti­do, li­de­ra pro­gra­mas e ini­cia­ti­vas don­de se apo­ya de for­ma con­sis­ten­te a la ni­ñez y la ju­ven­tud; por ejem­plo, en su ges­tión apo­ya a la Fun­da­ción In­fan­til Ro­nald McDo­nald, que en Pa­na­má cuen­ta des­de ha­ce tres años con la Ca­sa Ro­nald McDo­nald, lu­gar don­de se da hos­pe­da­je gra­tui­to a las fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos que vie­nen del in­te­rior a la ciu­dad ca­pi­tal pa­ra tra­ta­mien­to mé­di­co de sus ni­ños.

Jun­to a su equi­po tam­bién brin­da ayu­da al Mo­vi­mien­to Nue­va Ge­ne­ra­ción, que cuen­ta con cin­co cen­tros de aten­ción ubi­ca­dos en Ba­rra­za, Cu­run­dú, El Cho­rri­llo y San­ta Ana, im­pac­tan­do di­rec­ta­men­te a más de 1,500 ni­ños y jó­ve­nes en ries­go so­cial, en­tre los 3 y los 17 años, con apo­yo si­co­so­cial, aca­dé­mi­co, nu­tri­cio­nal, de­por­ti­vo y cul­tu­ral, en­tre otros.

Ade­más lle­va ade­lan­te el plan de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial y Sustentabilidad al 2025 de Ar­cos Dorados, lla­ma­do “La re­ce­ta del fu­tu­ro”, cu­yo ob­je­ti­vo es co­la­bo­rar pa­ra po­ner un equi­li­brio en la ne­ce­si­dad de las per­so­nas, el bie­nes­tar ani­mal y el me­dioam­bien­te.

Se tra­ta de un car­go de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, que la eje­cu­ti­va ha lle­va­do ade­lan­te de ma­ne­ra exi­to­sa, y a con­ti­nua­ción nos di­ce có­mo.

¿Có­mo fue tu re­co­rri­do pro­fe­sio­nal den­tro de la em­pre­sa pa­ra lle­gar al car­go que ocu­pas?

Ha­ce sie­te años soy par­te del equi­po de Ar­cos Dorados li­de­ran­do las co­mu­ni­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas de la com­pa­ñía. A lo lar­go de los años, se han ido su­man­do a nues­tra ges­tión im­por­tan­tes re­tos, co­mo los que in­vo­lu­cra ges­tio­nar lo­cal­men­te el área de Cor­po­ra­te So­cial En­ga­ge­ment. To­dos los días traen nue­vos re­tos y apren­di­za­jes y re­ci­bi­mos la ener­gía que nos dan los jó­ve­nes de nues­tros más de 70 res­tau­ran­tes en el país.

¿Cuál fue la cla­ve pa­ra lo­grar tu desa­rro­llo pro­fe­sio­nal?

Creo que no hay una fór­mu­la per­fec­ta pa­ra cre­cer en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Pe­ro sí de­be te­ner in­gre­dien­tes co­mo pa­sión, de­ter­mi­na­ción, res­pon­sa­bi­li­dad, orien­ta­ción a re­sul­ta­dos y mu­chí­si­mo tra­ba­jo en equi­po.

¿Qué re­tos tu­vis­te que afron­tar pa­ra lle­gar a ser ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes?

El área de co­mu­ni­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas es un área que po­co a po­co ha to­ma­do ma­yor re­le­van­cia en las or­ga­ni­za­cio­nes. El com­par­tir nues­tra ges­tión con el li­de­raz­go y con el res­to de la com­pa­ñía es cla­ve pa­ra que se en­tien­da el apor­te que da­mos, tan­to a la repu­tación co­mo al mis­mo ne­go­cio. Hoy por hoy, las per­so­nas es­tán más aten­tas al impacto que tie­nen las ac­cio­nes de las em­pre­sas en su co­mu­ni­dad; es por ello

“El éxi­to es apren­der de ca­da ex­pe­rien­cia, sin per­der el fo­co y sien­do fiel a ti mis­mo y a tus va­lo­res”.

que el en­torno corporativo co­bra ma­yor re­le­van­cia por su hue­lla, tan­to den­tro co­mo fue­ra de ca­da or­ga­ni­za­ción. Ten­go la for­tu­na de for­mar par­te de una com­pa­ñía que con­fía en mi ca­pa­ci­dad y la de mi equi­po y que nos mo­ti­va a ser no­so­tros mis­mos, apor­tan­do nue­vas for­mas de ges­tio­nar nues­tras áreas.

¿Ser mu­jer te ha he­cho el ca­mino di­fí­cil?

No se me vie­nen a la men­te mo­men­tos en que ha­ya sen­ti­do eti­que­ta­da por mi gé­ne­ro. El re­sul­ta­do de mi ca­mino pro­fe­sio­nal es pro­duc­to de unos pa­sos fir­mes y aten­tos a lo que me ro­dea pa­ra apren­der y en­ten­der que la úni­ca cons­tan­te es el cam­bio, al­go que de­be­mos te­ner siem­pre pre­sen­te. En Pa­na­má, de los cer­ca de 2,500 co­la­bo­ra­do­res que te­ne­mos en nues­tro equi­po, el 60% so­mos mu­je­res; eso di­ce mu­cho de la con­fian­za que nues­tra em­pre­sa tie­ne en no­so­tras.

Uno de los re­tos de las mu­je­res es lo­grar equi­li­brar su vi­da pro­fe­sio­nal con la fa­mi­liar. En tu ca­so, ¿sien­tes que lo­gras­te ese ba­lan­ce?, ¿de qué ma­ne­ra?

Des­de que me con­ver­tí en ma­má, ha­ce 10 años, mi vi­sión de la vi­da cam­bió y de­ci­dí bus­car ese ba­lan­ce pa­ra po­der asu­mir ese re­to, que es uno de los más im­por­tan­tes pa­ra mí. Por for­tu­na, Ar­cos Dorados nos da la opor­tu­ni­dad de to­mar me­dio día los vier­nes y rea­li­zar “ho­me of­fi­ce” cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Ade­más la tec­no­lo­gía es una gran alia­da pa­ra po­der es­tar en va­rios lu­ga­res a la vez, sin de­jar de la­do los ro­les pro­fe­sio­nes y per­so­na­les. Hay días más in­ten­sos que otros, pe­ro yo siem­pre bus­co un par de ho­ras al día, ya sea a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na o en la no­che, pa­ra com­par­tir tiem­po de ca­li­dad con mi hi­jo. Cuan­do via­jo, es sa­gra­do acom­pa­ñar­lo por me­dio de vi­deo­lla­ma­da pa­ra re­zar jun­tos an­tes de dor­mir; los fi­nes de se­ma­na son pa­ra com­par­tir siem­pre en fa­mi­lia y con mis ami­gos.

¿Tie­nes al­gu­na fi­lo­so­fía pa­ra el tra­ba­jo? Dis­fru­ta lo que ha­ces, si no, dé­ja­lo. Cuan­do tra­ba­jas amando lo que ha­ces y sien­do con­sien­te de tu rol, le das el ver­da­de­ro va­lor a tus ca­pa­ci­da­des. Des­de tu car­go lle­vas ade­lan­te va­rios pro­gra­mas de RSE que im­pac­tan a los ni­ños y jó­ve­nes. ¿Cuál crees de­be ser la po­si­ción de las em­pre­sas pri­va­das fren­te a las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les? Las em­pre­sas pri­va­das jue­gan un rol fun­da­men­tal en ca­da país don­de es­tán pre­sen­tes. De­ben ser cons­cien­tes del impacto que su ope­ra­ción tie­ne en la co­mu­ni­dad y de­ben ser pro­mo­to­ras de me­jo­res ciu­da­da­nos, quie­nes co­mo co­la­bo­ra­do­res, ges­tio­nan las ini­cia­ti­vas de las em­pre­sas a las que per­te­ne­cen, con­tri­bu­yen­do así con un me­jor país. La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial par­te de ca­da ser hu­mano y tras­cien­de al en­torno corporativo. Un pro­gra­ma que lle­ves ade­lan­te, que sea sig­ni­fi­ca­ti­vo y que la gen­te no co­noz­ca mu­cho Una de las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas en la re­gión es el des­em­pleo ju­ve­nil. No­so­tros tra­ba­ja­mos muy fir­mes fren­te a es­ta si­tua­ción, ya que des­de nues­tro ini­cios so­mos ge­ne­ra­do­res de pri­mer em­pleo pa­ra mi­les de jó­ve­nes en Pa­na­má y en la re­gión.

Ha­ce un año am­plia­mos nues­tro al­can­ce con el Mo­vi­mien­to Nue­va Ge­ne­ra­ción, pa­ra be­ne­fi­ciar a jó­ve­nes que for­man par­te del mis­mo o de su área de impacto y que al­can­zan la ma­yo­ría de edad, brin­dán­do­les la opor­tu­ni­dad de te­ner su pri­mer em­pleo, a tra­vés de su pro­gra­ma de for­ma­ción e in­ser­ción "Mi pri­mer em­pleo".

Es­te plan es im­ple­men­ta­do en su pri­me­ra eta­pa en la ciu­dad de Pa­na­má, con un ci­clo de pre­pa­ra­ción e in­duc­ción a jó­ve­nes pa­ra su in­ser­ción la­bo­ral en mó­du­los con te­mas co­mo orien­ta­ción ocu­pa­cio­nal y vo­ca­cio­nal, tra­ba­jo en equi­po y co­mu­ni­ca­ción, va­lo­res y plan de vi­da. Una vez cul­mi­na­da la for­ma­ción, los jó­ve­nes son en­tre­vis­ta­dos y lue­go de ser acep­ta­dos en McDo­nald’s re­ci­ben, co­mo to­dos nues­tros co­la­bo­ra­do­res, un plan de en­tre­na­mien­to en ser­vi­cio al clien­te, hos­pi­ta­li­dad, ma­ne­jo y se­gu­ri­dad de ali­men­tos y otros. Gra­cias a es­te pro­gra­ma he­mos lo­gra­do in­ser­tar a más de 100 jó­ve­nes en un año. En Pa­na­má no hay pa­ri­dad sa­la­rial y la­bo­ral. ¿Qué men­sa­je da­rías a las mu­je­res pa­ra que se em­po­de­ren y se arries­guen a ocu­par me­jo­res posiciones? Pri­me­ro, de­be­mos con­ven­cer­nos de que so­mos ca­pa­ces. Cuan­do cree­mos que po­de­mos lo­grar­lo y lo vi­sua­li­za­mos, es­ta­mos más cer­ca de nues­tra me­ta que cuan­do no lo ha­ce­mos. Es po­si­ble ser ma­dre, es­po­sa, je­fa, de­por­tis­ta y to­do lo que que­ra­mos ser, si así lo de­ter­mi­na­mos y nos le­van­ta­mos ca­da ma­ña­na pro­yec­tán­do­lo así. Por su­pues­to, siem­pre de­be­mos pre­pa­rar­nos, apren­der, es­cu­char, com­par­tir con nues­tros com­pa­ñe­ros y nues­tra fa­mi­lia.■

Fo­tos: Au­re­lio Sui­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.