TO­DO LO QUE DE­BES sa­ber so­bre llan­tas

Una guía prác­ti­ca pa­ra man­te­ner tus neumáticos en buen es­ta­do y pro­te­ger tu se­gu­ri­dad per­so­nal y la de to­da tu fa­mi­lia.

Mujer (Panama) - - Sobre Ruedas -

Mu­chos sue­len de­cir que las mu­je­res no co­no­ce­mos de me­cá­ni­ca, y mu­cho me­nos de re­pues­tos y neumáticos, pe­ro eso es­tá a pun­to de cam­biar.

Te­ner in­for­ma­ción cla­ra so­bre llan­tas es in­dis­pen­sa­ble por­que se tra­du­ce en se­gu­ri­dad pa­ra ti y tu fa­mi­lia. Se­gún la fir­ma pro­duc­to­ra de neumáticos Brid­ges­to­ne, en Amé­ri­ca cua­tro de ca­da cin­co con­duc­to­res tie­nen sus llan­tas con ba­ja pre­sión, po­nien­do en ries­go sus vi­das. An­te es­ta reali­dad, exis­ten al­gu­nas co­sas que de­bes to­mar en cuen­ta pa­ra man­te­ner es­ta pie­za au­to­mo­vi­lís­ti­ca en buen es­ta­do:

Re­vi­sa la pre­sión y des­gas­te de las llan­tas men­sual­men­te. Siem­pre es re­co­men­da­ble leer las ins­truc­cio­nes que vie­nen en el ma­nual del ca­rro. La pre­sión de las llan­tas va­ría se­gún el mo­de­lo de neu­má­ti­co que uti­li­ce el ca­rro. En cuan­to al des­gas­te, hay una ma­ne­ra de re­co­no­cer vi­sual­men­te có­mo se han cui­da­do las llan­tas. “Si no­ta que el des­gas­te es en el cen­tro, sig­ni­fi­ca que tie­nen más ai­re del que re­quie­ren; si el des­gas­te es­tá en los la­te­ra­les ex­ter­nos, es que las man­tie­ne con pre­sión ba­ja; y si el des­gas­te es so­lo en un la­do, en­ton­ces se de­be a fal­ta de ro­ta­ción y, ade­más, de­be re­vi­sar de in­me­dia­to la ali­nea­ción”, ex­pli­ca Raúl Za­va­la, su­per­vi­sor de Ope­ra­cio­nes de Tam­bor. Ali­nea­ción y ba­lan­ceo. Se­gún los ex­per­tos de Tam­bor, siem­pre de­bes op­tar por un téc­ni­co ca­li­fi­ca­do que ba­lan­cee y ali­nee tus neumáticos cuan­do los re­em­pla­ces por nue­vos. Ro­ta­ción. Con­si­de­ra ro­tar tus llan­tas ca­da 5 mil ki­ló­me­tros o se­gún in­di­que el ma­nual de tu au­to­mó­vil. Los co­no­ce­do­res acla­ran que con es­ta ac­ción y el ali­nea­mien­to ca­da 10 mil ki­ló­me­tros pro­lon­ga­rá la vi­da de las llan­tas por al me­nos 60 mil ki­ló­me­tros, es de­cir, tres años apro­xi­ma­da­men­te.

Ade­más, man­te­ner las llan­tas en buen es­ta­do pue­de re­sul­tar una de­ci­sión in­te­li­gen­te y traer múl­ti­ples be­ne­fi­cios. Se­gún el fa­bri­can­te Brid­ges­to­ne, se pue­de aho­rrar has­ta 9 cen­ta­vos de dólar por ga­lón de com­bus­ti­ble man­te­nien­do la pre­sión ade­cua­da, eso es más de $9 por con­duc­tor, por año.

Otra ra­zón vá­li­da pa­ra po­ner cui­da­do en tus neumáticos es que po­drías ayu­dar a re­du­cir las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono: por ca­da 10 mi­llo­nes de per­so­nas que uti­li­cen la pre­sión ade­cua­da en sus llan­tas, ha­brá 1.6 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas me­nos de emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono ca­da año. Ya no hay ex­cu­sas pa­ra no cui­dar tus llan­tas; tu bol­si­llo y tu vi­da te lo agra­de­ce­rán.■

MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­na.bachor@epa­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.