LA IM­POR­TAN­CIA DE LOS SE­GU­ROS

Mujer (Panama) - - Finanzas - LARISSE ROQUEBERT www.gru­porg.com.pa

Hoy quie­ro ha­blar­te de la im­por­tan­cia de los se­gu­ros, pe­ro an­tes de­bo co­men­tar­te que la pro­tec­ción que es­tos brin­dan es pi­lar fun­da­men­tal de una bue­na pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra. Por ello, te com­par­to las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes a la ho­ra de ele­gir un se­gu­ro de vi­da:

Per­mi­te que un pro­fe­sio­nal idó­neo te ase­so­re. An­tes de con­tra­tar un se­gu­ro de vi­da, con­tac­ta a un agen­te o co­rre­dor de se­gu­ros pa­ra que te ase­so­re y di­se­ñe una pó­li­za con las co­ber­tu­ras que se ajus­ten a tus ne­ce­si­da­des pre­sen­tes, sin per­der de vis­ta la fle­xi­bi­li­dad que re­que­ri­rás pa­ra adap­tar­la a tus ne­ce­si­da­des fu­tu­ras.

Eva­lúa las opciones del mer­ca­do pri­me­ro. No con­tra­tes la pri­me­ra pó­li­za que te ofrez­can sin an­tes eva­luar va­rias pro­pues­tas. Tu agen­te o co­rre­dor de se­gu­ros te da­rá a con­si­de­rar las opciones que me­jor se ajus­tan a tus ne­ce­si­da­des y a la vez te brin­da­rá las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de ca­da una. Con ba­se en la in­for­ma­ción que re­ci­bas po­drás to­mar la me­jor de­ci­sión. Ten siem­pre pre­sen­te el res­pal­do de la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra que eli­jas. Re­cuer­da que es­tás ga­ran­ti­zan­do el fu­tu­ro de tu fa­mi­lia. Pre­su­pues­ta de acuer­do a tu ca­pa­ci­dad y da­le prio­ri­dad a tu pa­go. Los ex­per­tos su­gie­ren que la pri­ma men­sual de tu pó­li­za no ex­ce­da del 6% de tu in­gre­so men­sual. Al igual que el aho­rro, el pa­go de tu se­gu­ro de vi­da de­be ser una prio­ri­dad, ya que a dia­rio en­fren­tas si­tua­cio­nes de ries­go que, en ca­so de ma­te­ria­li­zar­se, pue­den afec­tar se­ve­ra­men­te las fi­nan­zas de tu fa­mi­lia, por lo que no que­rrás que los tu­yos es­tén des­pro­te­gi­dos en ca­so de que ocu­rra un si­nies­tro. Ac­tual­men­te exis­ten dis­tin­tas mo­da­li­da­des de pa­go (tar­je­ta de cré­di­to, des­cuen­to ban­ca­rio, des­cuen­to de sa­la­rio), que te per­mi­ten man­te­ner tu pó­li­za siem­pre al día. Evi­ta con­tra­tar pó­li­zas que es­tén por en­ci­ma de tus ne­ce­si­da­des. Ca­da eta­pa de la vi­da tie­ne ne­ce­si­da­des dis­tin­tas, y con­for­me cam­bias de eta­pa, evo­lu­cio­nan tus ne­ce­si­da­des. Si con­tra­tas un se­gu­ro de vi­da por una su­ma ase­gu­ra­da to­tal­men­te fue­ra de tu reali­dad o ne­ce­si­dad ac­tual, muy pron­to de­ja­rás de pa­gar­la y op­ta­rás por can­ce­lar­la. La idea es es­tar cla­ro en qué deseas ase­gu­rar y en qué mon­to. Los ex­per­tos su­gie­ren con­tra­tar una su­ma ase­gu­ra­da que co­rres­pon­da a los gas­tos bá­si­cos de la fa­mi­lia por es­pa­cio de 10 años, ya que es­te tiem­po re­pre­sen­ta el pe­rio­do pro­me­dio en re­cu­pe­rar el equi­li­brio fi­nan­cie­ro, lue­go de la pér­di­da de un ser que­ri­do.

To­ma en cuen­ta los fac­to­res que encarecen una pó­li­za de se­gu­ro. Un fac­tor pri­mor­dial es la edad del ase­gu­ra­do al mo­men­to de con­tra­tar el se­gu­ro. El cos­to del se­gu­ro se­rá me­nor si lo con­tra­tas a una edad tem­pra­na, por lo tan­to, es lo más re­co­men­da­ble. Otros fac­to­res que in­flu­yen en el cos­to son los há­bi­tos (si fu­mas, si prac­ti­cas ac­ti­vi­dad fí­si­ca), tu es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud y el ti­po de ofi­cio que desem­pe­ñas.

Me­jor te­ner un se­gu­ro y no ne­ce­si­tar­lo. Una eta­pa cru­cial en la vi­da fi­nan­cie­ra de to­do in­di­vi­duo es cuan­do lo­gra la tan an­he­la­da in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, ad­quie­re bie­nes pa­tri­mo­nia­les y for­ma su nú­cleo fa­mi­liar. En es­te pe­rio­do es pro­ba­ble que se ele­ven los com­pro­mi­sos a ter­ce­ros, por lo que la con­tra­ta­ción de una obli­ga­ción adi­cio­nal (se­gu­ro de vi­da) pue­de re­sul­tar una car­ga pe­sa­da. Sin em­bar­go, no hay ma­yor tran­qui­li­dad que la que se res­pi­ra al sa­ber que la fa­mi­lia se en­cuen­tra pro­te­gi­da. To­do va a de­pen­der de los há­bi­tos de consumo y es­ti­lo de vi­da que se lle­ve.

La con­tra­ta­ción de un se­gu­ro de vi­da es la de­ci­sión más im­por­tan­te que de­be­rás to­mar pa­ra ga­ran­ti­zar­le a tus se­res que­ri­dos una ca­li­dad de vi­da en un fu­tu­ro. Re­cuer­da: siem­pre es me­jor te­ner­lo y no ne­ce­si­tar­lo, que ne­ce­si­tar­lo y no te­ner­lo.■

Li­cen­cia­da en Fi­nan­zas con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Pro­pie­ta­ria y ge­ren­te ge­ne­ral de Gru­po R&G, em­pre­sa con­sul­to­ra en cré­di­to y se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.