Guía pa­ra re­mo­de­lar tu co­ci­na

Mujer (Panama) - - Index -

La cul­tu­ra po­pu­lar sue­le de­cir que la co­ci­na es don­de ha­bi­ta el co­ra­zón del ho­gar; qui­zás sea por eso que uno de los pri­me­ros am­bien­tes es­co­gi­dos por una fa­mi­lia pa­ra re­mo­de­lar sea es­te es­pa­cio.

Eso le lle­vó al­gún tiem­po en­ten­der­lo a Ali­na Ca­rras­co, di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res e in­ge­nie­ra ci­vil pa­na­me­ña. “El pri­mer es­pa­cio don­de la gen­te quie­re in­ver­tir es en la co­ci­na, en un prin­ci­pio no que­ría tra­ba­jar es­tos es­pa­cios, ya que qui­zás no se pue­de de­mos­trar tan­to el te­ma del di­se­ño, pe­ro des­pués, vién­do­lo des­de un pun­to más ho­lís­ti­co e in­te­gral, me di cuen­ta de que a tra­vés de la ali­men­ta­ción tú trans­mi­tes tu amor y ca­ri­ño a tus se­res que­ri­dos. Aho­ra sí abra­zo es­tos es­pa­cios y me en­can­ta rea­li­zar pro­yec­tos en ellos”, ex­pre­sa.

Por eso, en es­ta oca­sión Ali­na Ca­rras­co nos brin­da al­gu­nos pa­sos que de­be­mos te­ner en cuen­ta a la ho­ra de rea­li­zar una re­mo­de­la­ción to­tal en una co­ci­na. ¿Lis­ta? ¡To­ma no­ta!

1. Haz una lim­pie­za pro­fun­da del es­pa­cio

Ca­rras­co men­cio­na que una de las pri­me­ras ra­zo­nes por las cua­les las per­so­nas no tie-

nen es­pa­cio don­de guar­dar los uten­si­lios es por­que, por lo ge­ne­ral, acu­mu­lan ob­je­tos que en reali­dad no ne­ce­si­tan. Uno de los pri­me­ros pa­sos pa­ra pro­ce­der a di­se­ñar nue­va­men­te la co­ci­na es sa­ber con qué co­sas con­ta­mos, y es­to so­lo se pue­de rea­li­zar cuan­do he­mos cul­mi­na­do la lim­pie­za y nos que­da­mos con lo ne­ce­sa­rio. “Es­te es el pri­mer pa­so, sea una co­ci­na u otro es­pa­cio. Lim­piar an­tes de rea­li­zar un di­se­ño re­pre­sen­ta ca­si el 60% de la re­mo­de­la­ción. El pro­ble­ma es que es­te te­ma es de­li­ca­do, por­que re­te­ner co­sas re­pre­sen­ta los ape­gos que uno tie­ne en la vi­da a ni­vel emo­cio­nal, y no to­dos pue­den com­ple­tar­lo al 100%”, di­ce la de­co­ra­do­ra.

2. Co­no­ce tus ne­ce­si­da­des

Otro as­pec­to que se de­be te­ner cla­ro es qué co­sas ac­tual­men­te fun­cio­nan y cuá­les se quie­ren mo­di­fi­car. “La ma­yo­ría de los clien­tes me di­ce: ‘es­ta co­ci­na no me fun­cio­na, es muy chi­qui­ta, no me ca­ben las co­sas’”, se­ña­la Ca­rras­co. Es im­por­tan­te, por lo tan­to, vi­sua­li­zar ha­cia dónde quie­res lle­var la trans­for­ma­ción de la co­ci­na y po­der ex­pre­sar­lo al de­co­ra­dor o ar­qui­tec­to que te es­té ase­so­ran­do en es­te pro­ce­so. Ellos ba­sa­rán su di­se­ño en tus ne­ce­si­da­des, así que, re­cuer­da siem­pre que es im­por­tan­te te­ner­las cla­ras des­de un ini­cio.

3. Es­co­ge el es­ti­lo y la pa­le­ta de co­lo­res

Una vez ten­gas cla­ro qué co­sas ne­ce­si­tas en tu co­ci­na, de­pen­dien­do del es­ti­lo de vi­da que lle­ves y las ne­ce­si­da­des que ten­gas, en­ton­ces pue­des co­men­zar a de­ter­mi­nar qué es­ti­lo y co­lo­res te gus­ta­ría plas­mar en ese rin­cón. La de­co­ra­do­ra se­ña­la que ella tra­ba­ja a tra­vés de re­fe­ren­cias vi­sua­les pa­ra ir en­ten­dien­do me­jor a las per­so­nas y que ellas mis­mas se­ña­len sus gus­tos. Así que, ya sa­bes, Pin­te­rest y las re­vis­tas de de­co­ra­ción se pue­den con­ver­tir en tus me­jo­res alia­dos en es­te pun­to.

4. Bús­que­da de pro­vee­do­res

Cuan­do el pro­fe­sio­nal pre­sen­te el di­se­ño del nue­vo es­pa­cio y tú lo aprue­bes, en­ton­ces co­men­za­rá la bús­que­da de pro­vee­do­res y las co­ti­za­cio­nes. Se­gún la de­co­ra­do­ra, es­ta fa­se re­quie­re a dos ac­to­res prin­ci­pa­les: un con­tra­tis­ta que eje­cu­ta la par­te ci­vil (es­to sig­ni­fi­ca mo­ver tu­be­rías y las sa­li­das de gas de un pun­to a otro, tum­bar paredes, en­tre otras co­sas) y un pro­vee­dor que tra­ba­ja la par­te de mo­bi­lia­rio. “Con años de es­tar cons­tru­yen­do y de­co­ran­do, re­co­mien­do con­se­guir a un con­tra­tis­ta que es­té en­car­ga­do de to­da la obra, de esa ma­ne­ra tú so­la­men­te te di­ri­ges con esa per­so­na por­que es la que tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad”, ex­pli­ca.

A esa per­so­na es a quien se le pre­sen­ta­rán y ex­pli­ca­rán los pla­nos rea­li­za­dos pa­ra lle­var a ca­bo la re­mo­de­la­ción. “Es muy im­por­tan­te tra­ba­jar con un de­co­ra­dor o ar­qui­tec­to que ten­ga los pla­nos en pa­pel, ya que a la ho­ra de bus­car pro­vee­do­res, se­rá más sen­ci­llo que to­dos co­ti­cen lo mis­mo y no so­bre ex­pli­ca­cio­nes ver­ba­les de lo que se quie­re lo­grar”, re­sal­ta Ca­rras­co.

MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­na.bachor@epa­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.