Rouss La­gu­na y sus as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas

Mujer (Panama) - - Index - KA­REN BER­NAL kber­nal@epa­sa.com

La pro­mo­to­ra de bo­xeo y ‘ma­na­ger’ de la ca­rre­ra bo­xís­ti­ca de su es­po­so, An­sel­mo ‘Che­mi­to’ Mo­reno, aho­ra as­pi­ra a ser dipu­tada y nos ha­bla so­bre su vi­sión de

la po­lí­ti­ca lo­cal.

Rouss La­gu­na de Mo­reno ha es­ta­do to­da su vi­da en el mun­do del bo­xeo: es hi­ja de la le­yen­da Is­mael La­gu­na y es­po­sa del bo­xea­dor An­sel­mo “Che­mi­to” Mo­reno, a quien le ma­ne­ja su ca­rre­ra y con quien tie­ne tres hi­jos (Roc­co, Che­mi­to y Vic­to­ria). Mo­vi­da por una preo­cu­pa­ción co­mo ciu­da­da­na, Rouss de­ci­dió cam­biar el mun­do de las cuer­das por el de la po­lí­ti­ca. El pró­xi­mo 16 de sep­tiem­bre bus­ca un lu­gar den­tro de su par­ti­do, PRD, pa­ra lo­grar ser can­di­da­ta a dipu­tada por el cir­cui­to 8-8.

¿Por qué de­ci­dis­te dar es­te pa­so en la po­lí­ti­ca?

Por­que la si­tua­ción po­lí­ti­ca de Pa­na­má es­tá en cri­sis; en­ton­ces, o to­dos nos in­vo­lu­cra­mos por el bien del país, o es­te se rom­pe so­cial­men­te.

¿Qué crees que se ne­ce­si­ta pa­ra ser una bue­na po­lí­ti­ca?

Te­ner se­rie­dad con el com­pro­mi­so que se ad­quie­re, sa­ber que eres un em­plea­do y no un je­fe, y, lo más im­por­tan­te, no pro­me­ter lo que no se pue­de cum­plir.

¿Qué opi­nas de la po­lí­ti­ca pa­na­me­ña?

La po­lí­ti­ca es el ar­te de con­ci­liar por el bien de la ma­yo­ría, pe­ro en Pa­na­má, los acuer­dos son en­tre los que más tie­nen, pi­so­tean­do la pa­si­vi­dad, bon­dad e in­te­li­gen­cia del pue­blo pa­na­me­ño.

¿Qué cam­bia­rías de la po­lí­ti­ca lo­cal?

Hoy se ha­cen mu­chos acuer­dos de re­cá­ma­ra, eso es de mal gus­to. To­do acuer­do pa­ra la apro­ba­ción de le­yes de­be ex­pli­car­se pú­bli­ca­men­te, en el Pleno, y se de­be dar por ra­zo­nes, no por pre­ben­das.

En Pa­na­má es­ta­mos le­jos de lo­grar la pa­ri­dad po­lí­ti­ca. ¿Qué crees que co­mo mu­jer le pue­des apor­tar a la Asam­blea y al país?

En mi par­ti­do, PRD, el 90% de las di­ri­gen­tes de los ba­rrios son mu­je­res y el por­cen­ta­je en la pro­pues­ta elec­to­ral no lle­ga al 20%. Co­mo mu­jer, lle­va­ría a la Asam­blea Na­cio­nal la pu­re­za de la ma­dre, la leal­tad de la es­po­sa y la ex­pe­rien­cia de una em­pre­sa­ria exi­to­sa, que ha lo­gra­do lle­gar con mu­cho es­fuer­zo a plan­tar ban­de­ra en un ne­go­cio y de­por­te his­tó­ri­ca­men­te re­gi­do por hom­bres.

Tú que has es­ta­do tan cer­ca del mun­do del de­por­te, ¿tie­nes en men­te ha­cer le­yes pa­ra que sea ad­mi­nis­tra­do de me­jor for­ma?

Efec­ti­va­men­te, mi pro­pues­ta es ele­var el de­por­te a tí­tu­lo mi­nis­te­rial; es­to nos da­ría más re­cur­sos pa­ra po­der cu­brir to­das las dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas. Re­cien­te­men­te, no pu­di­mos de­fen­der nues­tro tí­tu­lo en una com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal de bas­quet­bol por fal­ta de re­cur­sos, ¡es bo­chor­no­so!

¿Qué di­ce tu fa­mi­lia so­bre tu can­di­da­tu­ra?

Cuan­do to­mé la de­ci­sión de par­ti­ci­par en es­ta con­tien­da elec­to­ral en las pri­ma­rias del PRD, lo pri­me­ro que hi­ce fue ha­blar con mi es­po­so; le di­je que si él no es­ta­ba de acuer­do, yo no com­pe­ti­ría. Pe­ro me res­pon­dió que así co­mo yo lo ayu­do en su ca­rre­ra bo­xís­ti­ca, él me apo­ya­ría en es­te re­to de ser­vi­cio a mi país.

Has di­cho que re­pre­sen­tas a la cla­se me­dia y que te preo­cu­pa la si­tua­ción ac­tual del país. En es­te sen­ti­do, ¿qué cam­bio po­drías ha­cer sien­do dipu­tada?

Co­mo cla­se me­dia, tra­ba­jo muy du­ro des­de los 16 años, pa­gan­do mis im­pues­tos; creo en la res­pon­sa­bi­li­dad so­li­da­ria, pe­ro la cla­se me­dia no aguan­ta un im­pues­to más. Des­de la Asam­blea Na­cio­nal voy a pro­te­ger nues­tro pa­tri­mo­nio ha­cien­do le­yes con las que las ri­que­zas lle­guen a la cla­se más ne­ce­si­ta­da.

Ac­tual­men­te, hay una cam­pa­ña por la no re­elec­ción. ¿Crees que se ne­ce­si­tan ca­ras nue­vas en la po­lí­ti­ca?

Hay po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les que le han per­di­do el res­pe­to al pue­blo, no es nues­tra cul­pa su des­gas­te po­lí­ti­co. Creo en el re­le­vo y en que quien lo ha­ya he­cho bien, que re­pi­ta. Sin em­bar­go, hay que le­gis­lar pa­ra li­mi­tar el nú­me­ro de re­elec­cio­nes.

Uno de los ma­yo­res re­tos que afron­ta la mu­jer que in­cur­sio­na en la po­lí­ti­ca es que es­tá ex­pues­ta a las crí­ti­cas per­so­na­les. ¿Es­tás pre­pa­ra­da pa­ra es­to?

Cuan­do to­mé la de­ci­sión jun­to a mi es­po­so, sa­bía que es­ta­ría ex­pues­ta a las crí­ti­cas de mu­chas per­so­nas que so­lo se de­di­can a ver lo ne­ga­ti­vo en to­do. Soy una mu­jer de ca­rác­ter fuer­te, de­ci­di­da a cum­plir con los re­tos y las me­tas que me pro­pon­go, y en es­te mo­men­to en que mi país es­tá en to­tal cri­sis, de­seo apor­tar mis ideas en be­ne­fi­cio de to­dos, sin im­por­tar las crí­ti­cas.

Tu men­sa­je a la so­cie­dad

La fa­mi­lia es la ba­se de la so­cie­dad y la po­lí­ti­ca, su re­fle­jo. Si la po­lí­ti­ca es­tá mal, es so­lo un sín­to­ma de la en­fer­me­dad en la que vi­ve la so­cie­dad. Me com­pro­me­to a im­pul­sar el de­por­te y la cul­tu­ra por el bien de los ni­ños y jó­ve­nes, y así te­ner una so­cie­dad pre­pa­ra­da.■

“Quie­ro apor­tar mis co­no­ci­mien­tos al país. Me sien­to pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer mu­chas co­sas a be­ne­fi­cio de to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.