SER 'FIT­NESS' es­tá de mo­da!

Es­tar en bue­na for­ma y ser sa­lu­da­ble son ca­ras de una mis­ma mo­ne­da. Des­cu­bre có­mo lo­grar­lo en es­ta no­ta.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar - POR: CAROLINA GIAN­NAT­TA­SIO De­por­tis­ta y cer­ti­fi­ca­da en Nu­tri­ción De­por­ti­va @Ge­tFi­tB­yCa­ro

¡Es un he­cho! La idea de “ser fit” es­tá en to­dos la­dos, y es que to­dos nos que­re­mos ver y sen­tir bien. En la me­di­da en que me­jo­ra­mos nues­tra con­di­ción fí­si­ca, me­jo­ra­mos nues­tro bie­nes­tar ge­ne­ral. Es­tar en bue­na for­ma y ser sa­lu­da­ble son ca­ras de una mis­ma mo­ne­da y son los prin­ci­pios que nos vuel­ven par­tí­ci­pes de la mo­da “fit­ness”. ¡Acep­te­mos que to­do co­mien­za de aden­tro ha­cia afue­ra! Si me­jo­ra­mos nues­tros há­bi­tos ali­men­ti­cios y de­por­ti­vos po­dre­mos al­can­zar la me­ta de ver­nos y sen­tir­nos co­mo que­re­mos.

Ser “fit­ness” no so­lo es­tá de mo­da, sino que es una ten­den­cia que se ha arrai­ga­do. Por to­dos la­dos es­cu­chas gen­te ha­blan­do de una nue­va receta sa­lu­da­ble, de cla­ses de kick­bo­xing, me­dios ma­ra­to­nes, cross­fit, del re­to de 30 días que es­tán si­guien­do, de su ex­pe­rien­cia al de­jar de con­su­mir azú­car y un sin­fín de te­mas re­la­cio­na­dos con un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble. Y si bien las mo­das van y vie­nen, los be­ne­fi­cios del “fit­ness” son tan tan­gi­bles y cuan­ti­ta­ti­vos que no pa­re­ce ha­ber ries­go de que sea un fe­nó­meno tem­po­ral.

Ca­si tan in­tere­san­te co­mo sus be­ne­fi­cios es la for­ma co­mo es­ta mo­da se ha ex­pan­di­do. Ac­to­res, can­tan­tes y otras per­so­na­li­da­des que an­tes pa­re­cían inal­can­za­bles, aho­ra nos com­par­ten los de­ta­lles de sus vi­das gra­cias a las re­des so­cia­les. Com­pa­rar­nos con ellos es inevi­ta­ble y así los con­ver­ti­mos en “in­fluen­cers” o pio­ne­ros de ten­den­cias; aun­que al­gu­nas pue­den re­sul­tar in­com­pren­si­bles, otras ter­mi­nan sien­do una par­te fun­da­men­tal de nues­tros es-

ti­los de vi­da. Las ten­den­cias en­tre los famosos se con­vier­ten en re­tos y los re­tuits y “sha­res” es­par­cen la in­for­ma­ción a un rit­mo nun­ca vis­to. Si bien es­te ex­ce­so de in­for­ma­ción ha­ce que las mo­das sean bre­ves, tam­bién im­pli­ca que las que per­du­ran se mez­clen con mu­chos as­pec­tos de nues­tro día a día.

Lo in­tere­san­te de es­ta re­vo­lu­ción en las comunicaciones es que al te­ner las res­pues­tas a to­das tus du­das al al­can­ce de tus ma­nos, in­cur­sio­nar en el mun­do sa­lu­da­ble se vuel­ve ca­si inevi­ta­ble. En­ton­ces sur­gen las pre­gun­tas: ¿de quién apren­der?, ¿có­mo di­fe­ren­ciar fal­sos pro­fe­tas de pro­fe­sio­na­les? En el ca­so de la nu­tri­ción, es im­por­tan­te crear cri­te­rio y apren­der a no se­guir die­tas ex­tre­mis­tas o que no ten­gan fun­da­men­tos cien­tí­fi­cos, ya que pue­den ser per­ju­di­cia­les pa­ra tu sa­lud, así co­mo frus­tran­tes por su fal­ta de re­sul­ta­dos o sos­te­ni­bi­li­dad.

Mien­tras, en el ca­so de los ejer­ci­cios, es vi­tal sa­ber cuán­to es su­fi­cien­te y cuán­to es de­ma­sia­do. Re­cuer­da que ca­da cuer­po es un uni­ver­so y no to­do pue­de ser apli­ca­do a to­do el mun­do. In­ves­ti­ga bien y ase­só­ra­te con ex­per­tos an­tes de prac­ti­car con tu cuer­po.

Lo im­por­tan­te es que, con tan­ta in­for­ma­ción a la mano, es fá­cil sen­tir­se ins­pi­ra­do a cam­biar el es­ti­lo de vi­da e in­cor­po­rar nue­vas prác­ti­cas “fit­ness”. Por ejem­plo, per­so­nas que an­tes ni se acer­ca­ban a la co­ci­na aho­ra se atre­ven a ex­pe­ri­men­tar con nue­vos pla­tos y com­par­tir­los con sus in­vi­ta­dos o ami­gos vir­tua­les a tra­vés de re­des so­cia­les y, sin dar­se cuen­ta, in­cur­sio­nan en un nue­vo mun­do.

Otro te­ma in­tere­san­te es có­mo ha evo­lu­cio­na­do la mo­da, la ro­pa e in­clu­so el es­te­reo­ti­po de be­lle­za femenina. A me­dia­dos del si­glo pa­sa­do se idea­li­za­ban mu­je­res más vo­lup­tuo­sas, co­mo Ma­rilyn Mon­roe. A fi­na­les de los no­ven­ta, lo “in” era te­ner un cuer­po de mo­de­lo su­per­del­ga­do y no ne­ce­sa­ria­men­te sa­lu­da­ble. Y aho­ra la mo­da es es­tar “fit”, en for­ma, con múscu­los to­ni­fi­ca­dos y ab­do­men de­fi­ni­do. Sin du­da, la op­ción más sos­te­ni­ble.

Eso tam­bién nos po­ne co­mo mu­je­res en una po­si­ción ven­ta­jo­sa, que nos em­po­de­ra y nos mues­tra fuer­tes y ca­pa­ces de en­tre­nar con un ni­vel de exi­gen­cia su­pe­rior al tí­pi­co “ae­ro­bic”, muy de mo­da a prin­ci­pio del 2000. Es­ta­mos en otra era, la “fit­ness”, en la que nos im­por­ta es­tar en for­ma, ser sa­lu­da­bles y ser la me­jor ver­sión de no­so­tras mis­mas.

Si bien es cier­to que es una mo­da, lo im­por­tan­te es que lo que ha­gas sea sos­te­ni­ble en el tiem­po, que real­men­te con­si­gas los be­ne­fi­cios de te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y con­ti­núes con esa prác­ti­ca. Cui­dar nues­tra sa­lud no pue­de ser mo­da, ¡es una obli­ga­ción! Por mi par­te, te in­vi­to a que apro­ve­ches, te de­jes lle­var un po­co por es­ta on­da “fit­ness” y te brin­des la opor­tu­ni­dad de vi­vir una vi­da más sa­na.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.