¡ATEN­CIÓN A LA DE­PRE­SIÓN!

Mujer (Panama) - - Consultorio - MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­rio@epa­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta fa­mi­liar, de pa­re­jas e in­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar in­te­gral, to­dos po­de­mos al­can­zar nues­tro má­xi­mo po­ten­cial.

¡Juan lo que es­tá es de­pri­mi­do!”. Así le de­cían a aquel chi­co que te­nía una apa­rien­cia tris­te, a quien la no­via lo ha­bía de­ja­do. “¿Ella? ¿De­pri­mi­da? Pe­ro si siem­pre es­tá ale­gre cuan­do la veo en la ofi­ci­na”…

La de­pre­sión se pue­de pre­sen­tar de di­ver­sas for­mas. Mu­chos la su­fren, pe­ro por mie­do, ver­güen­za, des­co­no­ci­mien­to, pre­jui­cio y, so­bre to­do, cul­pa, de­ci­den ca­llar­la, ne­gar­la, ma­qui­llar­la, pa­gan­do un pre­cio aún más al­to, que pue­de ser su pro­pia vi­da.

Aun­que la de­pre­sión tie­ne pre­va­len­cia en la mu­jer, tam­bién la pa­de­cen los hom­bres, ado­les­cen­tes y ni­ños. El 10 de oc­tu­bre se ce­le­bró el Día Mun­dial de la Sa­lud Men­tal, y es­te año el le­ma ha­bló de la edu­ca­ción in­clu­si­va y sa­lud men­tal po­si­ti­va, en­fo­cán­do­la en la pre­ven­ción en la ju­ven­tud. Mi ob­je­ti­vo de hoy: in­cluir y edu­car.

Se­gún la OMS, el tras­torno de la de­pre­sión afec­ta a unos 300 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, in­ca­pa­ci­tán­do­las pa­ra lle­var una vi­da “nor­mal” en mu­chas oca­sio­nes. Los sín­to­mas sue­len in­cluir sen­ti­mien­tos de tris­te­za y pér­di­da del in­te­rés y de la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar de lo co­ti­diano. Tam­bién se ob­ser­va una di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se, to­mar de­ci­sio­nes, ex­pre­sión de po­ca va­lía per­so­nal o ba­ja au­to­es­ti­ma, sen­sa­ción de va­cío emo­cio­nal, cul­pa y pen­sa­mien­tos acer­ca de mo­rir; al igual que tras­tor­nos del sueño o del ape­ti­to.

De­bi­do a que exis­ten di­ver­sos ti­pos de de­pre­sión y gra­dos de se­ve­ri­dad, a ve­ces es di­fí­cil de­fi­nir­la co­mo tal. La de­pre­sión tie­ne va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes: al­gu­nos llo­ran to­do el día, otros ca­llan; al­gu­nos duer­men, otros se des­ve­lan; unos au­men­tan de pe­so y otros adel­ga­zan; al­gu­nos son más an­sio­sos e irri­ta­bles y otros más ca­ta­tó­ni­cos; al­gu­nos se de­pri­men por la tem­po­ra­da, otros por un even­to di­fí­cil... y así nos va­mos.

La de­pre­sión pue­de du­rar dos se­ma­nas e in­mo­vi­li­zar a la per­so­na, mien­tras que al­gu­nos in­di­vi­duos lle­van más de dos años pa­de­cién­do­la, pe­ro si­guen cum­plien­do con to­das sus obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas. Por eso es tan im­por­tan­te ha­blar de es­te tras­torno men­tal, es­pe­cial­men­te por su co­ne­xión con el sui­ci­dio, te­ma que en los úl­ti­mos me­ses ha to­ma­do re­le­van­cia en Pa­na­má.

Exis­ten fac­to­res que jue­gan un rol im­por­tan­te en el desa­rro­llo de la de­pre­sión. Uno de ellos es el bio­ló­gi­co o ge­né­ti­co: si uno de los pa­dres o al­guien en la fa­mi­lia ha pa­de­ci­do el tras­torno, es más al­ta la pre­dis­po­si­ción a que los hi­jos pue­dan pa­de­cer­la.

Otro fac­tor es el social. El am­bien­te u ho­gar don­de se ha­yan pre­sen­ta­do di­fi­cul­ta­des emo­cio­na­les, con­flic­tos con­yu­ga­les o se­pa­ra­ción, muer­te de un fa­mi­liar, abu­so fí­si­co, emo­cio­nal y se­xual o ne­gli­gen­cia en los cui­da­dos pue­de lle­gar a ju­gar un pa­pel im­por­tan­te en el desa­rro­llo de una de­pre­sión en el ni­ño o el ado­les­cen­te. Los even­tos ne­ga­ti­vos o es­tre­san­tes en la vi­da de una per­so­na, se­gui­dos de una res­pues­ta afec­ti­va ne­ga­ti­va por par­te de su en­torno, sen­ti­mien­to de aban­dono o aco­so, tam­bién pue­den des­en­ca­de­nar un tras­torno de­pre­si­vo. Sin ol­vi­dar que el abu­so de sus­tan­cias (co­mo el al­cohol) en la fa­mi­lia tam­bién es­tá aso­cia­do al desa­rro­llo de la de­pre­sión en sus miem­bros.

Te pre­gun­ta­rás ¿qué se pue­de ha­cer? Pues, siem­pre bus­car la ayu­da pro­fe­sio­nal, ya que con una eva­lua­ción clí­ni­ca se pue­de de­tec­tar o des­car­tar el diag­nós­ti­co.

De­pen­dien­do del gra­do, exis­ten tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos y de ín­do­le te­ra­péu­ti­ca. Tam­bién son ne­ce­sa­rios cam­bios en los es­ti­los de vi­da, in­clu­yen­do ru­ti­nas, ali­men­ta­ción, ejer­ci­cio y sueño, que pue­den ayu­dar a me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo.

Co­mo ami­gos, pa­dres o pa­re­jas de­be­mos edu­car­nos, no qui­tar­le im­por­tan­cia a la en­fer­me­dad, es­tar pre­sen­tes aun­que la per­so­na te pi­da lo con­tra­rio. Siem­pre bus­car ayu­da si la vi­da de al­guien es­tá en pe­li­gro, va­li­dar la tris­te­za y acom­pa­ñar­lo sin pe­dir que cam­bie. Re­cuer­da: es un tras­torno men­tal, no una de­ci­sión de vi­da. #pon­lea­ten­ció­na­la­de­pre­sión.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.