MARTINA DE AL­VEO

La cos­me­tó­lo­ga cuen­ta su lu­cha con­tra el cán­cer de ti­roi­des y la la­bor social que rea­li­za en el Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Na­cio­nal.

Mujer (Panama) - - Mujer De Éxito - LU­CAS NA­VA­RRO lna­va­rro@epa­sa.com gar­con­lu­cas

La vi­da de Martina to­mó un ines­pe­ra­do gi­ro cuan­do a sus trein­ta y nue­ve años le diag­nos­ti­can cán­cer de ti­roi­des. Ella, aún con sus hi­jos pe­que­ños (ocho y nue­ve años), sa­bía que no po­día dar­se por ven­ci­da y de­ci­dió afe­rrar­se a la vi­da. Es­to le cam­bió to­do el pa­no­ra­ma. Martina sin­tió que era una nue­va opor­tu­ni­dad de vi­da que Dios le es­ta­ba dan­do; sa­bía que de­bía ha­cer al­go con ello y em­pe­zar a va­lo­rar mu­cho más su exis­ten­cia.

Una vez ter­mi­nó to­do el pro­ce­so de ra­dia­ción, la en­ton­ces en­fer­me­ra de­ci­dió ma­tri­cu­lar­se en la ca­rre­ra de Cos­me­to­lo­gía de­bi­do al in­te­rés que sen­tía por el cui­da­do de la piel des­de tem­pra­na edad. Es­tos co­no­ci­mien­tos los uti­li­za­ría pos­te­rior­men­te co­mo par­te de su la­bor social con los pa­cien­tes del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Na­cio­nal. Martina tie­ne die­ci­séis años co­mo so­bre­vi­vien­te.

Tras diag­nos­ti­cár­se­le cán­cer, ¿có­mo le cam­bió su vi­sión de vi­da?

Me la cam­bió por com­ple­to por­que sa­bía que era una nue­va opor­tu­ni­dad. Ni el cán­cer ni na­da me ha de­te­ni­do. Yo le in­cul­co a mis hi­jos que uno de­be ha­cer las co­sas bien y pen­sar en gran­de. Pien­so que te­ne­mos án­ge­les y sien­to que el mío fue mi es­po­so. Gra­cias a Dios, con­ta­ba con los re­cur­sos y me pu­die­ron aten­der a tiem­po la en­fer­me­dad.

An­tes de sa­ber que te­nía cán­cer, ¿se rea­li­za­ba re­vi­sio­nes fre­cuen­te­men­te?

Sí lo ha­cía por­que lo te­nía co­mo po­lí­ti­ca, ya que mi abue­la mu­rió de cán­cer de seno. Co­men­cé a ha­cer­me ma­mo­gra­fías ca­da año a par­tir de mis 40, sin pen­sar que real­men­te

te­nía una com­pli­ca­ción en otro ór­gano.

¿Qué pa­só por su men­te cuan­do se en­te­ró de su cán­cer?

Yo no fui a bus­car los re­sul­ta­dos por­que ya sos­pe­cha­ba que lo te­nía. Cuan­do uno es­tu­dia ca­rre­ras re­la­cio­na­das con la sa­lud, es­cu­cha los tér­mi­nos y sos­pe­cha. En la biop­sia, el doc­tor hi­zo va­rios co­men­ta­rios, y en mi men­te ya sa­bía que te­nía al­go ma­lo, por eso le di­je a mi es­po­so que fue­ra a bus­car los re­sul­ta­dos. Yo reac­cio­né cal­ma­da, mien­tras que él sí llo­ró. Lo vi co­mo una prue­ba que Dios me es­ta­ba en­vian­do y de­ci­dí acep­tar­la.

No era pa­ra es­pe­rar mu­cho tiem­po por­que los nó­du­los es­ta­ban gran­des y co­rría el ries­go con la ci­ru­gía. El doc­tor me de­cía que por la ope­ra­ción po­día que­dar sin ha­bla y te­ner que ir a te­ra­pia de len­gua­je. Mi cán­cer era de la ti­roi­des, uno del que no se ha­bla mu­cho, pe­ro afec­ta la glán­du­la que go­bier­na to­do el or­ga­nis­mo.

¿En qué con­sis­te el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer de ti­roi­des?

El tra­ta­mien­to es la ci­ru­gía y des­pués vie­ne la radioterapia pa­ra erra­di­car el pro­ble­ma. Me to­mó cin­co me­ses en to­tal rea­li­zar­me to­das las ra­dio­te­ra­pias, y la ci­ru­gía du­ró ca­si 7 ho­ras, se­gún lo que di­ce mi es­po­so.

¿Qué día exac­to di­ce us­ted que ven­ció el cán­cer?

Su­pe que ha­bía ven­ci­do el cán­cer el día que fui a mi úl­ti­ma ra­dia­ción. El ra­dió­lo­go me acon­se­jó una do­sis ex­tra de yo­do ria­doac­ti­vo, a pe­sar de que mi ci­ru­jano me ha­bía co­men­ta­do que du­ran­te la ope­ra­ción me ex­tra­jo to­do des­de la raíz. Sa­lí con lá­gri­mas en los ojos por­que una ra­dia­ción más sig­ni­fi­ca­ba es­tar ale­ja­da de mis hi­jos por va­rios días, pe­ro de­ci­dí rea­li­zár­me­la pa­ra es­tar se­gu­ra que sa­na­ría por

“Una de las cla­ves de mi éxi­to es­tá en el amor ha­cia mis clien­tes y có­mo me desen­vuel­vo en mi ca­rre­ra de cos­me­tó­lo­ga”.

com­ple­to. De to­dos mo­dos, aún que­da ese te­mor de que pue­da vol­ver a apa­re­cer, pe­ro he apren­di­do a no pen­sar en el fu­tu­ro y en­fo­car­me en el pre­sen­te.

Ha­ble­mos de la la­bor social que rea­li­za en el On­co­ló­gi­co. ¿Có­mo sien­te que es­to ayu­da a los pa­cien­tes?

Co­mo el pa­cien­te del On­co­ló­gi­co re­ci­be ra­dia­cio­nes y qui­mio­te­ra­pia, eso re­se­ca y da­ña la piel, y mi ayu­da va di­ri­gi­da a es­te ór­gano. Con los re­cur­sos que me apor­tan las per­so­nas, yo les hi­dra­to la piel a las mu­je­res, les pin­ta­mos las uñas, les arre­gla­mos el ca­be­llo y las ma­qui­lla­mos, to­do es­to jun­to a otras chi­cas vo­lun­ta­rias que me do­nan su tiem­po. Tra­to de ir dos ve­ces al año al me­nos. Pa­ra mí, esa es co­mo mi se­gun­da ca­sa por­que re­ci­bo tan­to amor de gen­te que ni si­quie­ra me co­no­ce.

Cuén­te­nos de su par­ti­ci­pa­ción en la Cam­pa­ña de la Cin­ta Ro­sa­da ha­ce dos años.

La pri­me­ra da­ma tu­vo la idea de re­unir a so­bre­vi­vien­tes de cán­cer, no so­lo de ma­ma, sino tam­bién de ti­roi­des, de piel, de es­tó­ma­go, y ni­ños con leu­ce­mia. Fue una cam­pa­ña que in­cluía en­tre­vis­tas, fo­to­gra­fías y gi­ra de me­dios. El año pa­sa­do des­per­té y vi que me en­via­ban fotos de mi ros­tro que es­ta­ban ubi­ca­das al­re­de­dor de la ciu­dad. Es­ta­ba en to­das las pa­ra­das de bu­ses co­mo la ca­ra de la Cam­pa­ña de la Cin­ta Ro­sa­da.

¿Có­mo de­fi­ne us­ted el éxi­to?

Lo de­fino co­mo una ven­ta­na lle­na de opor­tu­ni­da­des, y eso es lo que he te­ni­do. Me sien­to exi­to­sa, no so­lo en lo pro­fe­sio­nal, sino co­mo mu­jer, an­te to­do, por­que he edu­ca­do a dos hi­jos y ten­go un gran es­po­so. Ten­go éxi­to por­que he po­di­do se­guir vi­vien­do, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que con­lle­va te­ner un cán­cer de ti­roi­des.■

Fo­to: Josué Aro­se­me­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.