EN HO­NOR A LA PANAMEÑIDA­D

Mujer (Panama) - - Editorial -

La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de­fi­ne la pa­la­bra pa­tria co­mo “tie­rra na­tal o adop­ti­va or­de­na­da co­mo na­ción, a la que se sien­te li­ga­do el ser hu­mano por víncu­los ju­rí­di­cos, his­tó­ri­cos y afec­ti­vos”. Un con­cep­to bas­tan­te cor­to y rea­lis­ta, com­pa­ra­do con lo que ca­da per­so­na pue­de de­fi­nir y sen­tir.

Pa­ra mí, el con­cep­to tie­ne ma­ti­ces más ro­mán­ti­cos. Es más que ese pe­da­ci­to de tie­rra que te vio na­cer —o que te aco­gió— y que lle­vas en el co­ra­zón. Pa­tria, co­mo di­ce el maes­tro Ru­bén Bla­des, “son tan­tas co­sas be­llas” que, aun­que sue­ne cli­ché, nos que­da­mos cor­tos pa­ra des­cri­bir.

Pa­tria es lo que de­fi­ne la panameñida­d, la iden­ti­dad de un pue­blo: la ma­dre o el pa­dre que se des­pier­ta al al­ba pa­ra pre­pa­rar a sus hi­jos que van a la es­cue­la; el cam­pe­sino con sus ma­nos des­gas­ta­das que la­bra la tie­rra, la gen­te tra­ba­ja­do­ra que día a día se di­ri­ge a sus tra­ba­jos pa­ra for­jar una na­ción...

Pa­tria es res­pe­tar al pró­ji­mo, ser ama­ble con tu ve­cino, ce­der el pa­so a los pea­to­nes, con­du­cir con pru­den­cia y to­le­ran­cia, ayu­dar a un ni­ño o un an­ciano a cru­zar la ca­lle y ser jus­to con una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad...

Y en es­ta edi­ción, no po­día­mos de­jar es­te pro­fun­do te­ma re­le­ga­do. His­to­ria­do­res y so­ció­lo­gos re­co­no­ci­dos nos die­ron sus opi­nio­nes so­bre el sig­ni­fi­ca­do de las fies­tas pa­trias e ins­ta­ron a los pa­na­me­ños a co­no­cer más su his­to­ria y te­ner más sen­ti­do de iden­ti­dad.

Ade­más, en­tre­vis­ta­mos a mu­je­res que des­de di­ver­sos ám­bi­tos de­jan en al­to el nom­bre del país. Una de ellas, Ol­ga Sin­clair, quien ade­más de ser ar­tis­ta rea­li­za una la­bor al­truis­ta con la ni­ñez pa­na­me­ña. Otra de las fé­mi­nas es la gim­nas­ta Vic­to­ria Cas­tro, quien ha re­pre­sen­ta­do al país a ni­vel in­ter­na­cio­nal en una dis­ci­pli­na po­co prac­ti­ca­da en el Ist­mo.

Co­mo pa­tria tam­bién son las tra­di­cio­nes que nos ca­rac­te­ri­zan y de­fi­nen, de­di­ca­mos unas pá­gi­nas pa­ra ex­pli­car el uso de las ves­ti­men­tas tí­pi­cas más uti­li­za­das en es­te mes (así co­mo en otras ce­le­bra­cio­nes cul­tu­ra­les). Ade­más, mos­tra­mos la in­tere­san­te his­to­ria de una con­de­sa pa­na­me­ña en Eu­ro­pa, quien se de­di­ca a mos­trar las cos­tum­bres pa­na­me­ñas en el an­ti­guo con­ti­nen­te.

Por otra par­te, en es­ta edi­ción tam­bién en­con­tra­rás un re­su­men de lo más re­le­van­te del Fas­hion Week Pa­na­má, que se reali­zó el pa­sa­do mes de oc­tu­bre. Allí es­tu­vo pre­sen­te re­vis­ta Mu­jer, con un “stand” muy di­ná­mi­co, una pa­sa­re­la es­pec­ta­cu­lar con la di­se­ña­do­ra Ol­ga Re­cio, y una co­ber­tu­ra com­ple­ta en to­das sus pla­ta­for­mas.

Y, por su­pues­to, que no po­día­mos de­jar de ha­blar so­bre el Día In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer, que se con­me­mo­ra el 25 de no­viem­bre; por­que aún en tiem­pos mo­der­nos se­gui­mos ba­jo un sis­te­ma pa­triar­cal que su­bor­di­na a la mu­jer y ge­ne­ra con­cep­cio­nes en las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res.

Aun­que ha ha­bi­do avan­ces en di­cha lu­cha, aún hay es­fuer­zos por ha­cer, y, en es­te sen­ti­do, que­re­mos ha­cer eco en las fé­mi­nas pa­ra que di­gan ‘ni una me­nos’.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.