JMJ: UN CA­MINO de li­be­ra­ción

Re­clu­sos con­fec­cio­nan los con­fe­sio­na­rios y ro­sa­rios que se­rán uti­li­za­dos en la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud.

Mujer (Panama) - - Actualidad - MA­CA­RE­NA BA­CHOR ma­ca­re­na.ba­[email protected]­sa.com @Ma­qui­ba­chor

La jor­na­da en el ta­ller Li­ber­tad, ubi­ca­do en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio La Jo­ya, co­mien­za tem­prano. Trein­ta y cin­co pri­va­dos de li­ber­tad asis­ten to­dos los días, des­de las 8:00 a.m. has­ta las 4:00 p.m., a tra­ba­jar las cru­ces de ma­de­ra. Es­tas for­man par­te de los 250 con­fe­sio­na­rios que se­rán ubi­ca­dos en el par­que re­crea­ti­vo Omar en enero del 2019, en el mar­co de Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud.

Luis Do­mín­guez es el en­car­ga­do de pin­tar y su­per­vi­sar el li­ja­do de los con­fe­sio­na­rios. “Aun­que no­so­tros no po­da­mos es­tar allí, ya sen­ti­mos que es­ta­mos ha­cien­do al­go im­por­tan­te, y le doy gra­cias a Dios por la opor­tu­ni­dad que nos han da­do a no­so­tros co­mo pri­va­dos de li­ber­tad de apor­tar con una mi­sión tan im­por­tan­te co­mo es la JMJ”, ex­pli­có. Pa­ra mu­chos de los re­clu­sos, el tra­ba­jo de eba­nis­te­ría es el ca­mino ha­cia la li­ber­tad, se­gún Do­mín­guez, quien ex­pli­ca que ha­ber apren­di­do es­te ti­po de ofi­cio en la cár­cel es al­go po­si­ti­vo, ya que le ser­vi­rá de sus­ten­to en el fu­tu­ro, cuan­do cum­pla su con­de­na.

Al­ma De León, coor­di­na­do­ra de Pro­yec­tos del Sis­te­ma Pe­ni­ten­cia­rio, di­jo que es­te tra­ba­jo se rea­li­za con el apo­yo de un ins­truc­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal y Ca­pa­ci­ta­ción pa­ra el Desa­rro­llo Hu­mano (Ina­deh) y es una ma­ne­ra de de­mos­trar a la so­cie­dad la ca­pa­ci­dad que tie­nen los pri­va­dos de li­ber­tad y los de­seos que al­ber­gan de ser per­so­nas di­fe­ren­tes y úti­les.

Je­sús Ra­mos es uno de los reos que ayu­da en la la­bor. Ha­ber si­do to­ma­do en cuen­ta pa­ra es­ta ini­cia­ti­va ha cam­bia­do sus días den­tro del pe­nal. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que cum­pli­ría su con­de­na en me­dio de cua­tro pa­re­des. “Yo soy evan­gé­li­co y agra­dez­co que me ha­yan to­ma­do en cuen­ta por­que aquí he apren­di­do a uti­li­zar las he­rra­mien­tas, a tra­ba­jar con ba­se al res­pe­to y jun­tos ha­cia una mis­ma me­ta. Gra­cias a la JMJ me sien­to in­clui­do y fe­liz de tra­ba­jar pa­ra Dios”, des­ta­có.

Sha­ron Díaz, sub­di­rec­to­ra ge­ne­ral del Sis­te­ma Pe­ni­ten­cia­rio, des­ta­có que es­te ti­po de pro­yec­tos mar­ca al pri­va­do de li­ber­tad, no so­lo en la par­te téc­ni­ca. “Sa­ber que es­tán

apor­tan­do al pro­yec­to país en lo es­pi­ri­tual les ha­ce sen­tir pre­sen­tes den­tro de la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud. Sin im­por­tar la fe que ca­da uno de los pri­va­dos pro­fe­se, son un so­lo equi­po y sa­ben la im­por­tan­cia de tra­ba­jar en un pro­yec­to úni­co co­mo es­te”.

Los con­fe­sio­na­rios

La di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Li­li­beth Ben­net creó dos mo­de­los dis­tin­tos de es­tos con­fe­sio­na­rios, am­bos ins­pi­ra­dos en las lí­neas cur­vas que tie­ne el lo­go de la JMJ y uti­li­zan­do los mis­mos co­lo­res. Pa­ra ella, sus di­se­ños co­bran un sig­ni­fi­ca­do aún más es­pe­cial al ser lle­va­dos a la reali­dad por re­clu­sos, ya que “en ellos es­tá la obra trans­for­ma­do­ra de Cris­to, ca­paz de sa­car lo me­jor de ca­da uno de no­so­tros”.

Ini­cia­ti­vas fe­me­ni­nas

Mien­tras el gru­po de 35 re­clu­sos de­di­ca sus días a rea­li­zar los con­fe­sio­na­rios pa­ra es­te even­to ju­ve­nil, 60 mu­je­res pa­san sus días den­tro del Cen­tro Fe­me­nino de Reha­bi­li­ta­ción Ce­ci­lia Ori­llac de Chia­ri (Ce­fe­re) unien­do cuen­tas pa­ra ha­cer ro­sa­rios (ca­mán­du­las o de­na­rios).

El pro­gra­ma lle­gó al cen­tro de la mano de Luz Án­ge­la Ta­va­res, ca­te­quis­ta de la pa­rro­quia San Ge­rar­do Ma­ría Ma­ye­la, de la ar­qui­dió­ce­sis de Pa­na­má, re­gen­ta­da por la or­den de Mi­sio­ne­ros Re­den­to­ris­tas. Án­ge­la di­ce que el ro­sa­rio ha pro­vo­ca­do con­ver­sio­nes, gra­cias a que al­gu­nas de las pri­va­das de li­ber­tad no se han li­mi­ta­do a la ela­bo­ra­ción, sino que han ad­qui­ri­do el há­bi­to de re­zar­lo, por con­vic­ción pro­pia.

Ese es el ca­so de Dia­na To­rres, coor­di­na­do­ra in­ter­na del pro­yec­to. “Es­to ha ser­vi­do a nues­tro cre­ci­mien­to en la fe, ya que des­de nues­tra pro­pia reali­dad nos sen­ti­mos úti­les sa­bien­do que es­ta­mos ha­cien­do un ro­sa­rio pa­ra que otras per­so­nas pue­dan orar, y eso nos lle­na mu­cho el es­pí­ri­tu”, ma­ni­fes­tó.

En el pro­yec­to tam­bién co­la­bo­ran mu­je­res de otras de­no­mi­na­cio­nes re­li­gio­sas, co­mo la ve­ne­zo­la­na Zu­lei­ma Co­ro­mo­to, quien es ad­ven­tis­ta, pe­ro co­la­bo­ra por­que allí se sien­te “li­bre”.

Las mu­je­res que par­ti­ci­pan en el pro­yec­to no so­lo rea­li­zan ma­nua­li­da­des. Tam­bién es­tu­dian una ca­rre­ra den­tro del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, ofre­ci­da por la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má, lo que les da la opor­tu­ni­dad de ha­cer un cam­bio po­si­ti­vo en sus vi­das.

La in­ten­ción del ta­ller Hi­jas de la Fe es po­si­cio­nar­se co­mo un cen­tro de pro­duc­ción de ar­tícu­los re­li­gio­sos y “sou­ve­nirs” de di­fe­ren­tes ti­pos, con lo que sus co­la­bo­ra­do­ras lo­gra­rían ob­te­ner una en­tra­da eco­nó­mi­ca pa­ra po­der apor­tar en sus ho­ga­res con una mi­ra­da de con­ver­sión y mi­se­ri­cor­dia. Ade­más, es­to ase­gu­ra­ría la con­ti­nui­dad del pro­yec­to den­tro del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.