RE­LA­CIO­NES ABUSIVAS

Mujer (Panama) - - Consultori­o -

Psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta fa­mi­liar, de pa­re­jas e in­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar in­te­gral, to­dos po­de­mos al­can­zar nues­tro má­xi­mo po­ten­cial.

“¿¡Có­mo no me di cuen­ta!? Al prin­ci­pio no éra­mos así, pe­ro al­go pa­só y no sé si tie­ne arre­glo"... Es par­te de lo que es­cu­cho en mi con­sul­to­rio a dia­rio. Cuan­do ini­cié mis es­tu­dios so­bre te­ra­pia de pa­re­jas, tu­ve la ilu­sión de po­der co­no­cer to­dos los “tips” pa­ra ayu­dar a re­pa­rar has­ta las re­la­cio­nes más da­ña­das y, de al­gu­na for­ma, deseé des­cu­brir el se­cre­to pa­ra te­ner una re­la­ción per­fec­ta (que no exis­te ni du­ra mu­cho). Exis­ten mu­chí­si­mas re­la­cio­nes que pue­den me­jo­rar con un tra­ba­jo te­ra­péu­ti­co apro­pia­do, se pue­den sa­nar mu­chas he­ri­das y sen­tir­se me­jor en pa­re­ja; pe­ro tam­bién las hay muy tó­xi­cas y da­ñi­nas, y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo es­pe­cia­lis­tas cui­dar a las dos per­so­nas que con­for­man esas re­la­cio­nes.

Una bue­na ma­ne­ra de vin­cu­lar­se sa­na­men­te es unir­se con la per­so­na sin per­der­se en el ca­mino. Se tra­ta de jun­tar­se pa­ra acom­pa­ñar­se, no por mie­do a es­tar so­lo ni pa­ra lle­nar va­cíos aje­nos que no siem­pre le co­rres­pon­den al otro.

Creo que en el fon­do uno sa­be cuan­do al­go no an­da del to­do bien, y qui­zás no siem­pre fue así, pe­ro en al­gún mo­men­to exis­ten se­ña­les cla­ras de que al­go em­pie­za a cam­biar y no pa­ra bien.

Si em­pie­zas a ais­lar­te de tu círcu­lo ha­bi­tual por crí­ti­cas de tu pa­re­ja ha­cia esas per­so­nas o por­que a tus amis­ta­des les preo­cu­pa cier­tas con­duc­tas de tu pa­re­ja; si te cues­tio­nas cons­tan­te­men­te, em­pie­zas a du­dar de ti mis­ma y bus­cas siem­pre la va­li­da­ción del otro; si cam­bias ra­di­cal­men­te tus há­bi­tos a pe­di­dos de tu pa­re­ja o de­jas de ha­cer co­sas que ha­rías nor­mal­men­te por no que­rer mo­les­tar­la; o si in­clu­so de­jas de ha­blar con cier­tas per­so­nas por los ce­los que le cau­sa, de­bes en­cen­der las alar­mas.

Otros sig­nos de aler­ta son: cuan­do las di­fe­ren­cias se con­vier­ten en pe­leas y el len­gua­je es ca­da vez más agre­si­vo, des­ca­li­fi­ca­dor o hay in­sul­tos. O peor aún, si te aga­rra muy du­ro por los bra­zos, te mo­re­tea, te cla­va las uñas, te da una bo­fe­ta­da, te ti­ra con­tra la pa­red —con­tra la ca­ma o cual­quier otro lu­gar—, o te fuer­za a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. ¿Te has sen­ti­do iden­ti­fi­ca­da? Mu­cho cui­da­do si mien­tras llo­ras, te ale­jas o ter­mi­nan la re­la­ción de­ce­nas de ve­ces, sur­gen fra­ses co­mo: “No en­tien­do por qué me ha­ces eno­jar tan­to”, “es que te quie­ro de­ma­sia­do y no me con­tro­lo”,

“me da mu­cho mie­do per­der­te”, “no sé qué me pa­só, pe­ro no vol­ve­rá a ocu­rrir” , “sin ti, me mue­ro”, “siem­pre es­ta­re­mos jun­tos”, “si so­lo me hi­cie­ras ca­so, na­da de es­to pa­sa­ría” , “tú sa­cas esa par­te de mí” o “nun­ca te vas a ir de mi la­do”.

A ve­ces son ges­tos, con­duc­tas, mi­ra­das... pe­ro de­bes sa­ber que en una re­la­ción sa­na, real­men­te no hay tan­to do­lor, dra­ma ni pe­li­gro.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que real­men­te no es­co­ge­mos nues­tras pa­re­jas al azar, que tie­ne más que ver con nues­tros mo­de­los re­la­cio­na­les apren­di­dos, con nues­tras fi­gu­ras y es­ti­los de ape­go y nues­tras ne­ce­si­da­des en­cu­bier­tas, mu­chas ve­ces des­co­no­ci­das.

La te­ra­pia de pa­re­ja pue­de ser una muy bue­na op­ción pa­ra po­der pro­fun­di­zar en las di­fi­cul­ta­des que ocu­rren en la re­la­ción, así co­mo pa­ra iden­ti­fi­car los re­cur­sos que pue­da te­ner o las li­mi­ta­cio­nes. Pe­ro al­go es muy cla­ro: don­de ha­ya abu­so, vio­len­cia o in­fi­de­li­dad, la te­ra­pia no es via­ble has­ta que se sus­pen­dan esas con­duc­tas, ya que no ha­brá con­fian­za ni com­pro­mi­so, que son mues­tras de amor e in­gre­dien­tes esen­cia­les pa­ra po­der re­pa­rar y sa­nar.

Ca­da his­to­ria es di­fe­ren­te y to­dos an­he­la­mos vin­cu­lar­nos. So­lo re­cuer­da que pa­ra “amar” no se de­be­ría pa­gar un pre­cio tan al­to co­mo per­der nues­tro amor pro­pio y nues­tra dig­ni­dad.■

MA­RI­NE PEY­RON­NET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.